EL PAíS › EL LIDER DE PRO ACOMPAÑO A LOPEZ MURPHY A HACER CAMPAÑA

Macri salió a pasear con el Bulldog

El jefe de Gobierno electo y el candidato a presidente de Recrear se mostraron juntos a pesar de los chisporroteos.

 Por Werner Pertot

Una mañana primaveral de sábado se reencontraron los socios de PRO. Pese a que en su viaje por Europa aseguró que él piensa que ganará Cristina Fernández de Kirchner, el jefe Mauricio Macri se esforzó por vender a su candidato, Ricardo López Murphy, a quien su partido apoya en la Capital pero enfrenta en la provincia de Buenos Aires. Juntos, caminaron por Belgrano entre seguidores con remeras amarillas, como una forma de hacer las paces. “Para reconciliarse tendría que haber pelea. Acá no la hubo”, le dijo Macri a Página/12. Tal vez no estaba informado de la casi ruptura que impulsó su fuerza cuando se conoció la doble candidatura del Bulldog.

A menos de un mes de las elecciones presidenciales, Cabildo y Juramento es algo así como el corazón de los panfleteadores, el centro universal de los pega-afiches, plagado de stands con cómodas sombrillas desde donde las fotos siempre sonríen. Allí desembarcaron los socios de PRO, a quienes acompañaban los candidatos a senador y diputado, Carlos Melconian y Federico Pinedo; Esteban Bullrich, quien secunda en la fórmula a López Murphy, e incluso los peronistas Cristian Ritondo y Diego Santilli.

De entrada, el Jefe cubrió de elogios al líder de Recrear: “Tiene coherencia, propuestas no agresivas y soluciones para los argentinos”, recitó. Como una pareja que se reconcilia, ambos intentaron no meterse en temas irritantes. Probaron, en cambio, uno que tienen en común: la inseguridad. “No hay una política de seguridad seria”, sostuvo Macri, quien recordó el asesinato de Francisco White. “No quiero imaginar lo que pasó”, dijo “¿No era que se habían acabado los secuestros y los problemas de seguridad estaban controlados?”, se relamió el Bulldog.

Macri y López Murphy hicieron malabares para no confrontar por la candidatura de este último a diputado, en la que enfrenta al primo del empresario, Jorge Macri. “No es lo mejor, pero ya está. Las cosas son como son. No jorobemos, esto también le ha pasado a la doctora Carrió”, le planteó el Bulldog a Página/12. “Estamos trabajando juntos en la fórmula presidencial. Mauricio pidió que corten boleta y me voten”, sostuvo.

“Dijimos que con eso (la doble candidatura) no estamos de acuerdo”, retrucó Macri a este diario. Se lo veía, sin embargo, distendido. Incluso sonrió ante los pedidos de los vendedores ambulantes que lo pusieron en su lugar de futuro jefe de Gobierno. “Mauricio, ¿no me conseguís una habilitación?”, probó confianzudo uno que extendía sus collares frente a una parroquia. Otros en cambio, optaron por gritarle cuando pasaba: “¡Macri! ¿¡Nos vas a dejar trabajar a los vendedores!?”.

El empresario nunca llegó a responderles. Lo rodeaba ya un enjambre de periodistas, que a su vez era sitiado por señoras armadas con cámaras descartables, niños con remeras amarillas que se quejaban (“repartimos estos papelitos y nos vamos a la plaza”, calmaba una madre PRO), y curiosos que no paraban de sacar fotos con sus celulares. López Murphy cosechó abrazos y consejos, sobre todo de los jubilados, mientras que Macri optó por abandonarlo a mitad de la caminata.

El Bulldog siguió solo. Cuando una militante del ARI, que estaba desarmando su puesto, lo vio acercarse, levantó bien en alto la imagen de Elisa Carrió y comenzó a gritar: “¡Esta es la próxima presidenta! ¡Esta es la que vale, la genuina!”. López Murphy atinó a sonreír. También logró que una integrante del espacio de Pino Solanas y Claudio Lozano se escondiera, horrorizada, detrás de un puesto de flores. Otro de los militantes de Proyecto Sur lo esperó estoico y le entregó un volante:

–Esto no es PRO –le soltó.

“Espero que no le moleste”, concedió. “No, ¿cómo me va a molestar? Si miré hasta lo que me dieron”, dijo López Murphy y exhibió un colorido tríptico con el rostro de Cristina Kirchner. El candidato de Recrear-PRO aprovechó para presentar su nuevo eslogan de campaña: las “30 preguntas que Cristina no se anima a contestar y yo sí”. La primera es “¿por qué Cristina no camina por las calles, como nosotros?”. El volante que sujetaba, por lo pronto, no le dio una respuesta.

Compartir: 

Twitter
 

El ex ministro de Economía y Defensa de la Alianza Ricardo López Murphy, junto a Macri.
Imagen: DYN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.