EL PAíS › DANIEL SCIOLI ASUMIO COMO GOBERNADOR BONAERENSE JUNTO A KIRCHNER

“Restablecer la seguridad es posible”

A última hora de la tarde, el ex vicepresidente juró como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Reiteró que su prioridad será “la seguridad” y prometió “redistribuir” el ingreso. Abundaron los amigos de la farándula y hubo poca militancia.

La redistribución “progresiva” del ingreso y la seguridad serán las prioridades del flamante gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. Ayer por la tarde, durante su acto de asunción en la Legislatura bonaerense, el mandatario también prometió mejoras en educación, salud y justicia. Acompañado por el ex presidente Néstor Kirchner, Scioli consideró que es “necesario un Estado presente y activo, en sinergia con un sector privado emprendedor y una comunidad participativa y organizada”. Dijo, a manera de slogan, que “habrá sólo una dirección y es hacia adelante”; después cruzó hasta la Casa de Gobierno provincial para la jura de su gabinete, una ceremonia más íntima a la que asistieron la actriz Nacha Guevara, el peluquero Roberto Giordano, el publicista Ramiro Agulla y el empresario Mario Montoto.

Luego de asistir al acto de asunción de Cristina Fernández de Kirchner, el ex vicepresidente voló en helicóptero hasta La Plata y llegó a la Legislatura a las 19.15 acompañado de su esposa, Karina Rabolini. Allí, saludó a la (poca) gente que se acercó hasta la Plaza San Martín, cruzada de punta a punta por dos líneas de vallas que unían la Legislatura con la Casa de Gobierno. El operativo de seguridad, desmedido para la ocasión, convirtió la entrada a la Legislatura en un VIP donde rebotaron a una carabinera que llegó tarde y sin uniforme de granadera, aunque la chica, fusil al hombro, juraba que sus ropas las tenía un colega.

Adentro el clima no era muy distinto. Los integrantes de la Asamblea General –46 diputados y 23 senadores– habían jurado maratónicamente un rato antes, debido a las demoras en el escrutinio. Así y todo, Scioli entró al recinto con una sonrisa de punta a punta y habló durante casi media. “Nuestro objetivo es la construcción de una sociedad con igualdad de oportunidades y posibilidades”, afirmó el gobernador que, en sintonía con el gobierno nacional, dijo que el pueblo bonaerense “percibe a la seguridad como el más grave de sus problemas” y aseguró tener la convicción “de que restablecer la seguridad es posible”. Su expectativa, agregó, es “desplegar una gestión con mucha acción y de fuerte participación de todos los sectores”.

Pese a las críticas en su entorno por la organización del acto, en manos del ahora ex gobernador, Scioli le dedicó un párrafo de su discurso para destacar “el esfuerzo de Felipe Solá por acompañar esta recuperación nacional y provincial”. Pese a contar con una amplia mayoría en la Legislatura bonaerense, el flamante gobernador confió en contar durante su mandato “con una oposición constructiva, que nos ayude a alcanzar los consensos necesarios para atacar el núcleo duro de la pobreza, el desempleo y la indigencia”.

Durante la ceremonia estuvieron, además de Kirchner, el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quienes llegaron junto al ex presidente poco antes de la jura de la fórmula gubernamental y del traspaso de mando que hizo el ex gobernador Felipe Solá. El gobernador bonaerense aprovechó para recalcar “la acertada política nacional de mantenimiento de superávit fiscal y externo gemelos, junto al contexto internacional de creciente demanda de bienes producidos en nuestro territorio, nos sitúan en una posición privilegiada para hacer frente a las exigencias de la provincia”. Gracias a esta coyuntura y con el apoyo de la Nación, Scioli prometió mejoras en los servicios de infraestructura social, salud, educación, justicia y seguridad.

Por otro lado, el gobernador prometió “atender cuidadosamente el aspecto fiscal” y ponderó la creación de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires, ya que esta iniciativa “es un importante avance para mejorar los ingresos públicos y combatir eficazmente la evasión”. También aseguró que el Banco Provincia será “el soporte de las estrategias de crecimiento y competitividad” de las empresas, en especial de las Pymes. Mención aparte merecieron los productores rurales, a quienes nombró como “custodios de la riqueza y fertilidad de nuestro suelo, desde el cual alimentamos al país y al mundo”.

Una vez terminado su discurso, Scioli cruzó la Plaza San Martín y se dirigió hacia la Casa de Gobierno provincial. Allí, acompañado por algunos famosos, designó a su gabinete: Alberto Pérez, uno de sus hombres de confianza, estará frente del Ministerio de Gobierno; su hermano José Scioli será el secretario General de la Gobernación; su contador, Rafael Perelmiter, fue nombrado ministro de Economía; el ministro de seguridad será el fiscal Carlos Stornelli; la cartera de Trabajo será del Carlos Cuartango, mientras que en Salud estará Claudio Zin. El broche de oro lo puso un ex funcionario de Duhalde, Alfredo Atanasof, a cargo de la Secretaría de Promoción de Inversiones, Exportaciones y Cooperación Internacional.

Compartir: 

Twitter
 

El ex gobernador Felipe Solá, el ex presidente Kirchner y el gobernador Daniel Scioli.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.