EL PAíS › EL DESAFIO INMEDIATO DE CONTENER PRECIOS SIN ENFRIAR LA ECONOMIA

Lousteau pasó a jugar en Primera

Es el segundo ministro de Economía más joven de la historia. Como sus antecesores en el gobierno de Néstor Kirchner, su margen de acción estará subordinado a la política global. Dice que en el Palacio de Hacienda buscará consolidar su poder con trabajo.

Nació un 8 de diciembre de 1970, Día de la Inmaculada Concepción, pero ayer sólo juró por la Patria. Con apenas 37 años, es el segundo ministro de Economía más joven de la historia detrás del radical Jesús Rodríguez, que en mayo de 1989 asumió el cargo durante los últimos dos meses del gobierno de Alfonsín, en plena crisis hiperinflacionaria y con sólo 34 años. A Martín Lousteau, en cambio, la oportunidad le llega luego de cinco años de crecimiento ininterrumpido y con las principales variables macro controladas. Su principal desafío será contener la suba de precios sin apelar a recetas ortodoxas que enfríen la economía. El margen de acción con que cuenta es acotado, pues Néstor Kirchner y Cristina Fernández ya dejaron en claro que la función de un ministro no es decir lo que se debe hacer, sino preguntarle al Presidente qué quiere y mostrarle la mejor opción para lograrlo.

Es el primer ministro de Economía recibido en la Universidad de San Andrés, institución privada que, junto con la Torcuato Di Tella, supo aprovechar la crisis de la educación pública para comenzar a formar algunos cuadros políticos que antes salían inexorablemente de la Universidad de Buenos Aires. Su formación de posgrado la realizó en la London School of Economics and Political Science, una escuela creada a fines del siglo XIX para formar a “los economistas del socialismo del futuro”.

Cuando regresó a Buenos Aires, se integró a la Fundación Unidos del Sur, financiada por el millonario Francisco de Narváez. Allí conoció a Javier González Fraga, con quien luego escribiría Sin atajos, un libro donde se reivindican preceptos económicos ortodoxos, como el superávit fiscal, combinados con ideas heterodoxas, como la crítica a las recetas monetaristas que proponen enfriar la economía para frenar la inflación. Su ingreso a la función pública se produjo en 2003, cuando asesoró a Alfonso Prat Gay, entonces presidente del Banco Central. De Narváez, González Fraga y Prat Gay militaron en la oposición durante las últimas elecciones presidenciales, pero eso no afectó las chances de Lousteau, quien fue tomando distancia de sus antiguas amistades.

Su adhesión al modelo económico estuvo influenciada por el ascenso que experimentó en la función pública de la mano del gobernador bonaerense Felipe Solá, quien primero lo nombró ministro de la Producción y luego lo puso al frente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Su experiencia en el Banco Provincia puede servir de ejemplo para tratar de descifrar lo que intentará hacer en el Ministerio de Economía. Cuando asumió la presidencia del Banco no controlaba el directorio, pero llevó consigo un reducido grupo de asesores de confianza que estuvieron permanentemente en tensión con las estructuras tradicionales de la entidad.

Ahora la situación es similar. Todo indica que Lousteau podrá designar en las próximas horas a Hugo Secondini al frente de la Secretaría de Finanzas, en reemplazo de Sergio Chodos, pero el resto de los puestos parecieran estar cubiertos por hombres de Julio De Vido, Alberto Fernández y pingüinos puros como Javier de Urquiza. Por lo tanto, es probable que el flamante ministro intente hacerse fuerte con una estructura propia de asesores.

De hecho, fuentes cercanas a Lousteau dejaron trascender, por ejemplo, que la intención del ministro no es confrontar con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en caso de que el funcionario sea confirmado, sino ir quitándole poder a fuerza de trabajo. Esa será una pulseada que habrá que seguir de cerca porque sus dos últimos antecesores apostaron a lo mismo y no terminaron bien. De hecho, Moreno fanfarronea con funcionarios cercanos sobre cómo se “cargó” a “la piba” y “el gordo”, en referencia directa a los ex ministros Felisa Miceli y Miguel Peirano.

Compartir: 

Twitter
 

Martín Lousteau, ministro de Economía, organizó un equipo de asesores propios para apoyar su gestión.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.