EL PAíS

El socialismo al poder

 Por Juan Carlos Tizziani
Desde Santa Fe

Dos hechos se conjugarán hoy en Santa Fe para el comienzo de un tiempo histórico distinto. El gobernador electo Hermes Binner asumirá su cargo después de 24 años de hegemonía del Partido Justicialista. El primer cambio de signo político en la postdictadura, pero también el ascenso al poder del primer socialista que gobernará una provincia en la Argentina. Binner jurará, a las 10, ante la Asamblea Legislativa y después del discurso caminará junto a la vicegobernadora radical Griselda Tessio las cuatro cuadras que separan la Legislatura de la Casa Gris, donde el gobernador saliente Jorge Obeid le entregará el bastón y la banda. La foto marcará el fin de una época y el comienzo de otra. Aunque para eso tuvieron que pasar tres lustros: seis gobiernos del PJ (desde 1983 hasta ahora), cuatro gobernadores (José María Vernet, Víctor Reviglio, Carlos Reutemann y Obeid, estos últimos con dos turnos cada uno) y la caída de la tramposa Ley de Lemas, con la que ganaban los que perdían, como ocurrió en 2003, cuando Binner duplicó en votos a Obeid pero no pudo llegar al gobierno.

“Hemos trabajado muchos años para este momento, así que no lo dejaremos pasar”, comentó a Rosario/12 un secretario designado por Binner que coordinaba ayer en la Casa Gris los preparativos. Después de la asunción de los ministros, a la noche, ya está preparado un festival de la democracia a la vera del puente Colgante, con Mercedes Sosa y Jairo, que terminará con fuegos artificiales.

Binner ganó los comicios del 2 septiembre con casi 900 mil votos, es el segundo gobernador más votado en la historia institucional de Santa Fe. Pero desde entonces, en los 90 días de la transición, menudearon los escándalos políticos con Obeid. Ayer, el gobernador electo ratificó su primera medida de gobierno: un decreto similar al 222 que firmó el presidente Néstor Kirchner en 2003 para renovar la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El anuncio se explica. El 3 de septiembre, al día siguiente de las elecciones, y antes de recibir a Binner en su despacho de la Casa Gris, Obeid mandó a la Legislatura los pliegos de dos miembros de la Corte Suprema de Justicia de la provincia: el abogado radical Daniel Erbetta y el entonces presidente del Colegio de Magistrados de Santa Fe, Agustín Bassó, un conspicuo integrante de la familia judicial. “No mande los pliegos”, le pidió Binner que argumentó en la campaña la necesidad de hacer en la provincia lo mismo que había hecho Kirchner para renovar la Corte nacional. Pero Obeid desoyó el reclamo. Al final, Erbetta y Bassó fueron votados por la mayoría automática del PJ en la Legislatura, otro producto de la Ley de Lemas.

El encontronazo dejó secuelas políticas, Binner y Obeid nunca más volvieron a reunirse hasta hoy, en que uno le cederá los atributos del mando al otro. Ayer, Obeid descartó la posibilidad de su vuelta para un tercer mandato, en 2011. Y hasta apeló a una metáfora para explicar el retiro. “Prefiero retirarme como Monzón y no como Tyson”, dijo por la emisora LT9. “Monzón se fue con la corona puesta e invicto, Tyson pelea por monedas”, aclaró.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El socialismo al poder
    Por Juan Carlos Tizziani
    Desde Santa Fe
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.