EL PAíS

Tres represores detenidos en sus casas y protegidos por un arsenal

El juez Arnaldo Corazza allanó los domicilios de Osvaldo Sertorio, Rodolfo Aníbal Campos y Horacio Elizardo Luján y comprobó que a pesar de la prisión, los policías tenían numerosas armas de guerra.

 Por Alejandra Dandan

La justicia federal de La Plata encontró un arsenal en las casas de tres represores de la policía de la provincia de Buenos Aires que están detenidos y con prisión domiciliaria. En los allanamientos, el juez Arnaldo Cora-zza encontró desde pistolones, carabinas, revólveres de bajo calibre hasta armas de guerra. La denuncia se conoció hace casi dos meses, a partir de la presentación de un querellante. En este momento, la querella tiene además un nuevo informe del Registro Nacional de Armas que puede disparar nuevos operativos y allanamientos en las casas de otros represores.

“Lo más importante es comparar esto con el caso de Febres”, sugiere Alejo Ramos Padilla, abogado querellante en la causa de la Comisaría V e impulsor de la denuncia original de la portación de armas. “Si Febres tenía cianuro y estos tienen armas, estoy convencido de que la situación debe estar sucediendo en muchos otros casos, porque nadie controla a los detenidos en esas condiciones”.

A comienzos de noviembre, Ramos Padilla presentó una denuncia con un informe de la Dirección del Registro Provincial de Armas bonaerense, según el cual tres de los ocho policías imputados en la causa de la Comisaría V poseían un arsenal a su nombre. Con esos datos, publicados en exclusiva por Página/12, Ramos Padilla pidió a la Justicia dos medidas: los allanamientos en las casas donde los policías continúan detenidos y gozando del beneficio de la prisión domiciliaria y la suspensión de ese beneficio.

A casi dos meses de esa fecha y mientras se prepara la elevación a juicio oral, la Cámara de Apelaciones de la Plata le giró el expediente a Corazza para que decidiera los procedimientos. En ese contexto, el juez aceptó. Allanó el domicilio de Osvaldo Sertorio, Rodolfo Aníbal Campos y Horacio Elizardo Luján.

A modo de ejemplo, en la casa de Mar del Plata donde Sertorio cumple su detención, la Justicia encontró, entre otras cosas, una caja de madera sin inscripción en un entrepiso con una escopeta desarmada de doble caño a nombre de Ariel Sertorio, un estuche de cuero color marrón con un fusil mauser con mira telescópica. con ocho cartuchos y dos vainas del mismo fusil, una carabina cal 22 marca Remington, una escopeta sin marca ni numeración visible, en desuso, un revólver calibre 38 tipo lechucero con inscripción Jhonson Armas & Cycle-Works-Fit Chburgmaff.usa, un revólver calibre 32 sin marca ni numeración visible, un trabuco de colección oxidado doble caño sistema lefughef, una pistola en desuso calibre 22 sin marca ni numeración visible, pistolas calibre 22 en desuso y oxidada sin marca ni número visible, pistola cal 9 Browning’s de la policía de la provincia, 61 cartuchos descartables con fotocopia de cargo policial de numero 6568 fechado 19.04.1962, 2 cargadores pistola cal 9, caja de 50 proyectiles cal 9 Remington Luger y bolsa con 27 proyectiles 9 mm.

Sertorio era uno de los hombres de mayor peso en el campo clandestino que funcionó entre mediados de 1976 y 1977 en La Plata. La Comisaría V dependía de la Dirección General de Seguridad bonaerense, y Sertorio estuvo como comisario entre el 24 de junio de 1976 y el 25 de noviembre de 1977. Fue él quien le aseguró alguna vez a “Chicha” Chorobik de Mariani, que aún busca a su nieta, que la buscara, que estaba viva, aunque luego nunca lo admitió. En su casa de Mar del Plata, a años de aquel momento y en medio de un proceso de prisión donde no existe ningún control evidente, el procedimiento se encontró con una casa con comedor, cocina y baño en la planta baja y las habitaciones arriba. En el entretecho y en el piso de madera del primer piso estaban ubicadas las armas.

Con Sertorio, Campos y Luján, Ramos Padilla pide la revocatoria de la prisión preventiva domiciliaria para el resto de los procesados: Rodolfo González Conti, Juan Fiorillo, Luis Vicente Petraul y Alejandro Agustín Arias Duval. Entre la documentación que refuerza su pedido ahora cuenta con un nuevo documento, emitido por el Registro Nacional de Armas el 7 de diciembre pasado. Según ese informe, Sertorio, Campos y Luján no son los únicos que poseen armas. También tienen armas a su nombre por lo menos dos más: González Conti y Fiorillo, que también podrán ser allanados.

Compartir: 

Twitter
 

Sertorio le dijo a María Isabel “Chicha” Mariani que su nieta estaba viva. Luego se desdijo.
Imagen: Marcelo Di Filippo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.