EL PAIS › HOMENAJE EN EDUCACION

Por los maestros

 Por Karina Micheletto

El Ministerio de Educación de la Nación también celebró ayer los 30 años de democracia, y lo hizo en un acto en el que se recordó a tres docentes y luchadores gremiales desaparecidos –y en ellos, a los más de seiscientos que corrieron la misma suerte durante la última dictadura cívico-militar–: Isauro Arancibia, Marina Vilte y Graciela Lotufo. Sus rostros fueron retratados en murales por estudiantes de magisterio en el marco del proyecto “Memoria: un desafío educativo”, destinado a la formación docente, que lleva adelante el ministerio junto al Espacio Cultural Nuestros Hijos, de Madres de Plaza de Mayo. La emotiva celebración reunió en el salón Maestro Alfredo Bravo del Palacio Sarmiento, donde quedarán emplazados los murales, al ministro de Educación, Alberto Sileoni; la directora del ECuNHi, Teresa Parodi; funcionarios, representantes de los gremios docentes, docentes y estudiantes de magisterio de diversos puntos del país.

“Estos compañeros van a estar ahora aquí, guiándonos, recordándonos cuál es el camino”, expresó Sileoni. “En ellos también recordamos a los luchadores que ya no están, y a los que luchan todos los días al frente del aula. A los docentes que construyen escuelas generosas, que no están apurados por echar a los ‘malos’ para tener mejores resultados.” Visiblemente emocionada, Teresa Parodi recordó su origen docente. “Hoy veo los rostros de esos queridos compañeros, hechos por futuros docentes, en el espacio de las Madres, y todo cierra. Estamos viviendo un tiempo maravilloso.”

Stella Maldonado, secretaria general de Ctera, recordó que Arancibia –uno de los fundadores de Ctera– fue asesinado a los pocos minutos del golpe junto a su hermano Arturo, en la sede gremial de Tucumán, por un grupo de tareas comandado por Domingo Bussi. Su cuerpo recibió más de cien balazos. Jujeña, maestra rural, coplera, Vilte fue otra de las fundadoras de Ctera, mientras que Lotufo, secuestrada el 14 de abril de 1977, fue docente y gremialista del sector privado en Rosario. Durante todo el año, en el espacio de las Madres que funciona en la ex ESMA, el área de Derechos Humanos del Infod, el programa Educación y Memoria del Ministerio de Educación de la Nación y el área de Educación del ECuNHi organizaron una serie de encuentros con estudiantes de institutos de formación docente de todo el país. Junto al grupo Arte, Memoria Colectivo, los futuros docentes pintaron estos murales que hoy simbolizan mensajes como el de Arancibia: “No hay maestro cierto y auténtico que no luche por la liberación de su pueblo”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Luciana Granovsky
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.