EL PAíS › HUBO PEDIDOS PARA SUSPENDER EL ACTO EN LA PLAZA

La oposición en contra del festejo

Dirigentes de diferentes espacios políticos de la oposición cuestionaron ayer la realización del acto oficial por los 30 años de democracia en Plaza de Mayo e incluso algunos reclamaron que se suspendiera debido a la situación crítica que se vivía en algunas provincias por las protestas policiales y los saqueos, con su saldo de víctimas fatales.

Los repudios a los festejos oficiales y los pedidos de suspensión comenzaron a oírse ayer temprano, aunque a última hora del lunes el diputado Ricardo Alfonsín ya había solicitado se declarara “día de duelo” por los “muertos, saqueos y violencia en vastos sectores del territorio argentino”. No obstante, Alfonsín acudió a la entrega de los premios Azucena Villaflor que el Ejecutivo organizó ayer en el Museo del Bicentenario, donde se lo vio sonreír y aplaudir con entusiasmo varios tramos del discurso de la presidenta Cristina Kirchner.

El radicalismo envió ayer por la mañana un pedido orgánico al gobierno de Cristina Kirchner por la suspensión de los festejos debido a que “hay muertos, saqueos y violencia en vastos sectores del territorio argentino”. “Los sucesos que estamos viviendo en estos días aconsejan suspender los festejos programados para hoy por el gobierno nacional. Cuando hay muertos, saqueos y violencia en vastos sectores del territorio argentino, no son momentos para shows, sino para trabajar enérgicamente a fin de superar ese trance y reparar los daños”, enfatizó el espacio a través de un comunicado. Para la UCR, “el mejor modo de celebrar la democracia es ofrecerles a los argentinos una alternativa de progreso y de bienestar”, indicaron en el mensaje firmado por el Comité Nacional de la UCR, la Convención Nacional del partido y los jefes de los bloques de legisladores nacionales.

Quien no concurrió al acto en la Rosada fue el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y también se manifestó contra los festejos. Por los mismos hechos que sirvieron de argumento a Alfonsín, a los que Macri comparó con lo ocurrido en 2001, el referente del PRO consideró que la celebración debería haber sido postergada. “Hoy festejamos algo que deberíamos haber postergado por respeto a todo lo que está pasando en el país”, opinó en una entrevista radial, en donde también apuntó que el festejo “es una decisión del gobierno nacional. Espero que salga todo fantástico”.

Por su parte, la diputada de la Coalición CívicaUnen Elisa Carrió sostuvo que ayer fue un día “de duelo y no de festejo por los hermanos muertos en estas jornadas que estamos viviendo”, al tiempo que afirmó que “el duelo del país debe ser generalizado”. “La indiferencia del Gobierno frente a los muertos y los saqueos habla de algo muy raro que está ocurriendo”, remarcó Carrió y convocó “a la paz y la no violencia”.

En tanto, el FAP que preside el socialista Hermes Binner consideró que “no podemos festejar si hay muertos en las calles del país”. “Los argentinos trabajamos mucho para consolidar la democracia, pero aún quedan deudas pendientes en la sociedad que terminan siendo el caldo de cultivo para la acción de grupos minoritarios”, consideró la agrupación a través de un comunicado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.