EL PAíS › EL CASO DE UNA ADOLESCENTE CON DISCAPACIDAD

Una luz roja ignorada

El caso de una adolescente con discapacidad mental que fue violada por tres personas de su entorno familiar conmueve a Bahía Blanca. Renuncias en el Patronato donde estaba internada.

 Por Mariana Carbajal

A pocos días de que en Mendoza un juez negara un aborto no punible a una nena de 12 embarazada en una violación por la que está detenido su padrastro, en Bahía Blanca se presenta otro caso, rodeado de escándalo: una adolescente de 18 años con discapacidad mental, que está institucionalizada en el Patronato de la Infancia de esa ciudad desde hace diez años, sufrió abusos sexuales y quedó embarazada durante una visita a familiares, a pesar de que desde el 24 de julio existía un informe de profesionales de la institución que habían alertado del riesgo al que se exponía a la muchacha. Ahora se espera que se le permita interrumpir la gestación.

El caso conmueve a la ciudad de Bahía Banca. El Patronato de la Infancia de Bahía Blanca es una ONG centenaria, que funciona con el viejo sistema de institucionalización de chicos y recibe –por su atención, cuidado y educación– dinero de becas de la provincia de Buenos Aires y también colaboración de empresas privadas. La negligencia que quedó al descubierto con el drama de la adolescente, generó el descabezamiento de la entidad: en los últimos días fue destituido su director, Antonio López; la vicedirectora, Susana Camblor; y parte del equipo técnico, entre ellos una asistente social y un psicólogo.

La jovencita declaró la última semana en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 1, a cargo de Eduardo Alberto Quirós, y señaló a tres personas de su entorno familiar como las autoras de los abusos. La habrían violado en reiteradas oportunidades durante las últimas vacaciones de invierno que pasó en la casa de sus parientes. Lo más dramático es que la muchacha, que tendría una edad mental de alrededor de 10 años, había alertado de que la manoseaban cada vez que los visitaba. Llevaría un embarazo de más de unas ocho semanas. La denuncia la presentó en la Comisaría de la Mujer la secretaria del Patronato, madrina de comunión de la muchacha, la abogada María Fernanda Petersen.

El director del Hospital Interzonal José Penna de Bahía Blanca, Alberto Taranto, dijo a la prensa local que no había recibido ningún pedido de aborto no punible, pero que si se lo pedían, no tendría ningún inconveniente en llevarlo adelante, dado que encuadra en las excepciones previstas en el Código Penal.

En el caso interviene el Tribunal de Menores. PáginaI12 intentó contactar a Petersen, pero en su estudio se informó el viernes que está fuera del país y regresaría hoy. De todas formas, en el estudio jurídico se confirmó que existe un pedido de aborto no punible en la Justicia. Desde la colectiva feminista Autoconvocatoria Mujeres pidieron a través de un comunicado de prensa que “no se retrase más el aborto”.

La agrupación dejó en claro que “repudiamos la situación planteada en torno de la abusada y solicitamos que no se permita un nuevo atropello a su subjetividad, como sería la negativa o, aun peor, la dilación –jamás inocente– de la interrupción del embarazo solicitada”. Mara López, de Autoconvocatoria de Mujeres, dijo a PáginaI12 que esperan que el aborto no punible no se trabe y se repita la historia de la niña mendocina.

Compartir: 

Twitter

En Bahía Blanca debieron renuciar el director, la vice y parte del equipo técnico del Patronato de la Infancia.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.