EL PAIS

Bajar la jornada laboral y cobrar un impuesto a las grandes herencias

Esas son dos medidas incluidas en el plan económico que presentará mañana Elisa Carrió. El programa ha sido preparado por un equipo liderado por Rubén Lo Vuolo, resumido en doce documentos. Propone pagar la deuda con un bono a 30 años y al FMI, en pesos.

Mañana, Elisa Carrió se convertirá en el primer candidato a Presidente en presentar una plataforma completa de gobierno. Página/12 tuvo acceso exclusivo a los doce documentos que conforman el plan económico. El ARI pone todos los cañones apuntando a la creación de empleo. Para eso propone un plan de desarrollo industrial con eje en una agencia pública para la definición de estrategias de inversión, que analice proyectos y defina instrumentos de promoción. Además, el equipo económico que comanda Rubén Lo Vuolo quiere reducir la jornada laboral y promover el desarrollo de emprendimientos regionales. En materia social Carrió plantea mantener el plan Jefes y Jefas de Familia y sumarle un ingreso ciudadano a la niñez para todos los menores de 18 años y otro para los mayores de 65. Para financiar estos planes se reimplantaría el impuesto a la herencia de grandes patrimonios, se eliminarían exenciones al impuesto a las ganancias y se crearía un impuesto de emergencia a las remesas de utilidades al exterior. Con respecto a la deuda pública, el ARI propone extender los plazos de pago a treinta años, con tres de gracia, y negociar quitas de capital e intereses. A los organismos internacionales propone pagarles en pesos. Carrió asegura que revisará todas las renegociaciones que mantuvo el Estado con las empresas de servicios públicos privatizados y que creará una nueva empresa petrolera estatal.
El plan económico de Rubén Lo Vuolo se nutrió de trabajos de distintos centros de investigación, como Cepal, Flacso y Ciepp, entre otros. El documento no realiza estimaciones en cuanto a los resultados de las políticas que propone. No promete cuántos empleos se van a crear ni qué nivel de crecimiento va a tener la economía. En cuanto a la evolución del PBI, se afirma que el país entrará en un período de crecimiento sostenido y armonioso. Lo que sigue es un resumen de los doce documentos del plan
- Empleo: Se afirma que la creación de empleo “será el objetivo central del conjunto de las políticas económicas”. Y que se tendrá en cuenta al reorganizar el sistema de educación, al promover las pymes, modificar normas laborales, aplicar políticas monetarias, fiscales y financieras. La principal arma a utilizar para crear empleo será la promoción de nuevos emprendimientos productivos. Para eso proponen crear una agencia pública que analice proyectos de inversión y defina a cuáles apoyan financiera y técnicamente. La otra propuesta fuerte de creación de empleo es la de reducir la jornada laboral para distribuir mejor los puestos disponibles.
- Ingresos: La idea es mantener el Plan Jefes y Jefas de Familia y sumarle un ingreso ciudadano a la niñez para los menores de 18 años, administrado por las madres. Serían 60 pesos para los menores de 5 años, 80 pesos para chicos de entre 6 y 15, y 100 pesos hasta los 18 años. Proponen que sea obligación de los padres mantenerlos en el sistema educativo. También plantean la implementación de un ingreso universal para los adultos en edad de jubilarse. En cuanto a los salarios, se quiere promover un aumento en base a negociaciones colectivas.
- Producción: El ARI plantea la necesidad de regenerar los eslabones productivos entre empresas de distintos tamaños, de hacer cumplir la ley de compre argentino y promover una modificación en la ley antimonopolio, que permita el nacimiento y desarrollo de nuevas empresas. También sugieren que el Estado promocione las exportaciones de bienes diferenciales de alto valor agregado.
- Agro: Los principales puntos referentes al desarrollo agropecuario pasan por la restricción y limitación de la adquisición de tierras por extranjeros, la revisión de los criterios de fijación de tarifas de insumos de uso generalizado y la creación y desarrollo de infraestructura para las economías regionales. También se plantea el fortalecimiento delos organismos de ciencia y tecnología y la implementación de políticas de protección del suelo.
- Comercio exterior: La creación del consejo federal de promoción de exportaciones es la forma en que el ARI propone organizar el diseño de una política específica para aumentar las ventas externas. Quieren crear consorcios de exportación integrados por pymes apoyados por el Estado. El documento expresa la “total prioridad al Mercosur, como plataforma para negociar con el ALCA y la Unión Europea”. Se afirma que es imprescindible que el pacto regional avance en la coordinación de políticas macroeconómicas.
- Privatizadas: El ARI plantea revisar todas las renegociaciones que se realizaron desde la privatización de los servicios públicos. Remarca que cada sector debe analizarse de manera separada. Se asegura que, en un primer momento, se intervendrán todos los entes de control. Luego se diseñarán nuevos marcos regulatorios. Plantean la creación de un ente regulador que agrupe a todo el sector energético, que haga efectivo el control del cumplimiento de la ley de hidrocarburos. Con respecto al sector petrolero en particular, se propone la creación de una empresa nacional que compita en el mercado y se asocie a otras empresas estatales latinoamericanas. También quieren aumentar las retenciones a los hidrocarburos y exigir a las empresas que liquiden el 100 por ciento de las divisas que resultan de las exportaciones en Argentina.
- Política monetaria: Para intentar controlar la inflación y el precio del dólar, Lo Vuolo propone regular la oferta monetaria en base a un indicador de la evolución de los precios con metas decrecientes. “El tipo de cambio efectivo debe ser competitivo para el país, pero consistente con la necesidad de promover un sistema productivo integrado”, dice el documento. Es decir, un dólar ni muy alto ni muy bajo. También se expresa que el Banco Central debe recuperar su función de prestamista de última instancia.
- Sistema financiero: El ARI tiene la intención de revisar las medidas indiscriminadas tomadas luego de la devaluación, que sirvieron para licuar pasivos de grandes grupos económicos. También afirman que liberarían las restricciones que aún pesan sobre los depósitos, relacionándolos con el cobro de los créditos. Lo Vuolo quiere buscar alguna forma de garantizar los depósitos para regenerar la confianza. También quiere fortalecer el Banco Nación, para ponerlo al servicio de las pymes y las actividades agroalimentarias.
- Política fiscal: “El objetivo es alcanzar un superávit fiscal operativo estructural sostenible en el largo plazo”, comienza el documento referido a la cuestión fiscal. Para lograrlo pone el énfasis en el aumento de la recaudación. Proponen eliminar la mayoría de las exenciones al impuesto a las ganancias, reemplazo del impuesto a los ingresos brutos por un IVA provincial, modificar el régimen de monotributo, aumentar retenciones a los hidrocarburos, crear el impuesto a la herencia y cobrar un impuesto especial a los depósitos en el exterior.
- Deuda: El ARI propicia la negociación de un estiramiento de los plazos. En concreto, ofrecer un bono a 30 años, con tres de gracia y una fuerte quita de capital e intereses. Con respecto a la deuda con los organismos internacionales proponen pagarles en pesos.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.