EL PAíS › OSVALDO CHAMORRO DECLARó QUE A CIRO JAMES SE LO PRESENTó JORGE “FINO” PALACIOS

Un espía recomendado por el jefe

El actual titular de la policía porteña relató ante la Justicia la forma en que el abogado detenido por espionaje llegó a esa fuerza. Así confirmó que su designación no era un trámite más.

 Por I. H. y R. K.

Jorge “Fino” Palacios y Osvaldo Chamorro tenían despachos enfrentados. Un día de comienzos de agosto el Fino cruzó el pasillo y golpeó la puerta de su amigo, por entonces su segundo en la Policía Metropolitana. Quería presentarle a Ciro Gerardo James, un viejo incondicional suyo en la Policía Federal, para terminar de asegurarle un lugar en las filas de la nueva fuerza porteña. Con este relato, Chamorro, ahora a cargo de la policía de la ciudad, terminó de confirmar ayer ante el juez Norberto Oyarbide que el nombramiento de James, detenido desde la semana pasada por espionaje ilegal, no era un trámite más, como intentó pintarlo el gobierno de Mauricio Macri, sino una indicación de Palacios, sospechoso de haber ordenado las escuchas al dirigente de Familiares del atentado a la AMIA Sergio Burstein y al empresario Carlos Avila.

En el encuentro con Palacios y James también participó un subcomisario, según contó Chamorro en el juzgado. Era Gabriel Pittaluga, quien igual que James estuvo en Robos y Hurtos de la Federal. Pittaluga y Chamorro tienen un dato biográfico común: ambos fueron desplazados de la Policía Federal en 2004 como parte de un pase a retiro de un centenar de policías dispuesto por el gobierno de Néstor Kirchner. Pittaluga estuvo implicado en una investigación sobre causas armadas que llevó adelante una comisión de fiscales de la Procuración General, encabezada por el ahora juez Daniel Rafecas. “Pittaluga acá no trabaja”, disparó ayer el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro (ver página 17).

Chamorro matizó su relato con frases como “es probable” y “seguramente”, mientras desgranaba datos bien concretos, según pudo reconstruir Página/12. Dijo que tuvo una segunda reunión con James, “igual que con otros abogados”, donde le comentó que aspiraba a un cargo en el área de legales, a estar tranquilo y con un buen sueldo. Según Chamorro, más allá de la recomendación de Palacios, James estaba en condiciones de ser nombrado por sus antecedentes y su experiencia. Señaló que a él le interesaba darle un lugar en vinculación con las fiscalías contravencionales. Descartó que fuera a cumplir tareas de inteligencia, pese a que es una de las habilidades de James que destacan los estudios de su currículum, de la que darían cuenta los objetos secuestrados en un allanamiento en su casa, como una valija de escuchas telefónicas, un analizador de líneas y un aparato para captar imágenes a distancia.

La designación de James en la Metropolitana tenía fecha, dijo Chamorro. Era el 1º de octubre y recibiría el rango de inspector. Quedó demorada, sostuvo, porque debía dejar su cargo en el Ministerio de Educación, donde tenía un contrato de locación de servicios como supuesto asesor en la Jefatura de Gabinete de la cartera. Era una incompatibilidad. Según declaró la responsable del área, Roxana Barroso, había llegado allí por una suerte de recomendación de la Universidad de La Matanza. Esa casa de altos estudios difundió ayer un comunicado donde dice que no tiene “ningún convenio o acuerdo con el Ministerio de Educación de la ciudad (...) la incorporación que haya realizado la cartera educativa porteña es de su entera responsabilidad”. James sería docente de Derecho Penal en esa Universidad, según su currículum en la cátedra del juez de Lomas de Zamora, Gerardo Gayol.

Chamorro señaló que mucha gente que provenía de la Policía Federal se había anotado en la Metroplitana “porque había trabajado con Palacios, porque lo conocía o por su figura”. Cuando días atrás el juzgado le pidió explicaciones sobre la designación de James, mandó una escueta nota que decía que el nombramiento estaba en pleno trámite. Ayer, sin embargo, mostró un gran conocimiento sobre el misterioso personaje amigo del Fino.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge “Fino” Palacios fue quien le abrió la puerta de la Metropolitana a Ciro Gerardo James.
SUBNOTAS
  • Un espía recomendado por el jefe
    Por I. H. y R. K.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.