EL PAíS › ROSA CASTRO, MADRE DE UNA VíCTIMA DEL CIBERACOSO

“Yo no me quedé cruzada de brazos”

Rosa Castro fue una de las impulsoras de la ley de grooming, para lo cual juntó más de dos millones de firmas para su tratamiento legislativo. Oriunda de Cipolletti, Río Negro, vivió de cerca lo que es el ciberacoso cuando su hija de 13 años fue contactada vía Facebook por un hombre de 35, que se hacía pasar por un adolescente para mostrarse desnudo frente a ella y masturbarse, todo sin mostrar la cara. Pero el acosador fue más allá y le pidió encontrarse para tener relaciones sexuales, lo que hizo que la chica hablara con su madre.

El episodio data de junio de 2009, cuando la víctima tenía 13 años y fue contactada por la red social por un supuesto adolescente llamado Juan Manuel, de 14, que no bien empezaron a hablar le pidió que le habilitara la cámara web. Ahí comenzó a mostrarse desnudo y masturbarse, al tiempo que le pedía que ella hiciera lo mismo. Ella lo rechazaba pero quería verle la cara porque él decía que era de un colegio de la zona. Finalmente, él le pidió que se encontraran para tener sexo.

“Yo pensé que era una travesura de chicos y le dije que lo bloqueara. Naturalicé el tema hasta que después me di cuenta de que podía haber otras chicas en riesgo”, contó Castro.

Sin embargo, una amiga de su hija mayor lo contactó. “Una amiga de mi hija mayor lo buscó y le hizo lo mismo que él hizo con mi hija. No le dijo que nos conocía y él se mostró abiertamente dejando ver su cara. La chica hizo muchas capturas de pantalla y, en diciembre, revisando las fotos me di cuenta de que el acosador era el hijo de mi jefe que me había echado en septiembre sin justificación después de once años de trabajo en su cadena de farmacias. El hijo de mi jefe la conocía desde los dos años. Ahí lo denuncio y empieza la lucha.”

El principal problema con el que se encontró Castro es que en el país no existía la figura de grooming. “Me presenté como querellante en mayo y recién ahí el juez se entera de la causa, ya que la manejaba el secretario del juzgado, que era amigo del acusado. Después me dijeron que el grooming no existía y la Justicia paralizó la causa. Me asesoré con Marcelo Velasco, que me dijo que había un vacío legal en cuanto a los delitos informáticos y le hicimos juicio por exhibiciones obscenas. Lo encontraron culpable en 2012 y fue condenado a una pena de un año en suspenso, confirmada por el Tribunal Superior.”

Además, Rosa se reunió con la diputada María José Bongiorno, que tenía un proyecto de ley redactado para prevenir el ciberacoso y empezó a juntar firmas para que se tratara en el Congreso, junto a Roxana Domínguez, madre de otra víctima. Juntas atravesaron todas las instancias: la aprobación en el Senado en noviembre de 2011, las modificaciones y aprobación en Diputados en septiembre de 2013 y ahora la sanción del proyecto original por la Cámara alta.

Pero, más allá de la lucha pública, Castro tuvo que ocuparse de su familia. “Era complicado buscar trabajo en Cipolletti. La gente me decía ‘te metiste con un pesado’ y mis dos hijas tenían que ir solas por la calle. Nos fuimos a otro pueblo y perdimos dos años: yo, sin trabajo, y mi hija perdió dos años de escuela. Se sentía culpable pero se salvó por poder hablarlo, de lo contrario quizá no la tendría conmigo. Hoy está estudiando, habla de grooming, me acompaña a las charlas. Volví a Cipolletti porque mi lucha no podía hacerla desde lejos. Al lado de otras historias, lo de mi hija es un cuento de Disney, hay casos terribles que terminan en muertes o trata de personas. Pero yo me moví, no me quedé cruzada de brazos.”

Rosa hoy da charlas para aconsejar a los chicos sobre los peligros de Internet e impulsó otra ley que está cerca de aprobarse en la Legislatura de Río Negro. “Voy a escuelas a dar charlas para que los chicos se cuiden. Si les ves las caras y lo que te cuentan te querés morir. Es muy fuerte. Con Roxana les decimos cómo enfrentar estas situaciones y cómo defenderse. En este sentido, la Legislatura de Río Negro está por sacar una ley de difusión y prevención del grooming.”

Informe: María Julieta Rumi.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.