EL PAíS › OPINION

El petitorio

 Por Eduardo Aliverti

¿Por qué Ruckauf está contento? ¿Alguien en su sano juicio es capaz de creer que antes de cometer un delito se piensa en la condena que correspondería?
¿Por qué no le informan al señor Blumberg que al señor Arslanian, quien por cierto tiene varios flancos para ser criticado duramente, lo acostaron de una sola patada cuando descabezó a la cúpula de la Bonaerense y que quien lo hizo acostar fue el fugado Ruckauf, precisamente?
¿La izquierda y los sectores progresistas no deberían pensar que están cometiendo un serio error al optar por una táctica que aparece y es usada como de confrontación directa con el señor Blumberg y que le hacen el juego a una derecha que justamente encontró en el señor Blumberg al instrumento perfecto?
¿Por qué hay una “Cruzada Axel” y no hubo, digamos, una “Cruzada Bru”?
¿Por qué en este mismo momento hay una mayoría de argentinos que no tiene ni la más remota idea de quién fue, digamos, Miguel Bru?
¿Por qué los intendentes peronistas del conurbano no han gastado un segundo en desmentir las acusaciones de que operan con las mafias policiales?
Si uno toma nota de que, para evitar lo que se sospecha es la financiación en negro de algunos secuestros, el Senado acaba de aprobar la penalización del penalizado juego clandestino, y entonces uno siente que lo toman por boludo, ¿uno es un boludo?
¿Por qué en Radio 10 están contentos?
Si el asesinato de Axel vale lo mismo que los de Santillán, Bulacio, Kosteki, y porque lo vale, y porque efectivamente no hay muertos malos y muertos buenos o, en todo caso, porque en todas estas muertes hay la complicidad de la Policía, ¿por qué no lo dejamos más claro –en nuestras solicitadas, en nuestros artículos periodísticos, en nuestras declaraciones– quienes pensamos distinto que el señor Blumberg?
¿Por qué Aldo Rico está contento?
¿Los “progres” no deberíamos pensar que hay que sumar a Blumberg de alguna manera, en lugar de entregar su tragedia así como así a las fauces de los terroristas mediáticos?
Quienes de buena fe firman las planillas de la “Cruzada Axel” para endurecer penas, ¿saben aunque sea de muy lejos que hay aprobadas desde hace 6 años más de 20 leyes que endurecen penas?
¿Por qué Mariano Grondona está contento?
Quienes creen de buena fe que la inseguridad se arregla con más policía en la calle, ¿podrían responder con una mano en el corazón de cuál policía hablan?
¿Por qué Ambito Financiero está contento?
Si hay 1508 casos de gatillo fácil denunciados hasta fines del año anterior y el Estado, en enfrentamientos de las fuerzas de seguridad, mata una persona cada 60 horas, ¿cuál vendría a ser la mano dura que se reclama?
¿Por qué resucitó Jorge Casanovas?
¿Por qué en este mismo momento hay una mayoría de argentinos que no tienen la más pálida idea de quién es Jorge Casanovas?
¿Estará muy pero muy mal pensar que en estos millones de ciudadanos que con sus firmas quieren sumarse a la batalla contra la inseguridad hay más un sentimiento de aglomeración colectiva, para recuperar algún tipo de identidad con algo, que buena información respecto de lo que firman?
¿Por qué no hay un petitorio para saber quiénes les liberan las zonas a los delincuentes? Si estamos preocupados por nuestros hijos y siendo que Axel es el hijo de todos, ¿por qué le vamos a dar más libertad y más armas a una policía plagada de asesinos y corruptos? ¿Qué queremos? ¿Más Axel?
¿Por qué Patti está contento?
¿Nunca nadie en este país pidió justicia por su hijo?
¿Acaso el grueso o muy buena parte de quienes hoy exigen la más dura de las manos policiales no son los mismos que a la vuelta de la esquina suscribieron que hay la Maldita Policía?
¿O es que acaso es cuestión de que la clase media aspira a que la mafia la proteja de los mafiosos?
Veamos la siguiente ecuación. País capitalista subdesarrollado. Alta conflictividad social en uno de los diez conglomerados urbanos más importantes del mundo. Necesidad sistémica de una policía que controle y reprima los resultados de sus políticas de exclusión social. Entonces: liquidar marginales, asistencializar pobres con planes de ayuda estatal y satisfacer a los sectores medios, esto último sin que la lógica mafiosa de una policía funcional a esos intereses adquiera dinámica propia y termine también con el Axel Blumberg Tipo. ¿Estamos firmando que las leyes y la policía se dediquen a proteger a la “ciudadanía” y limpien a los borrados del mapa? ¿Firmamos por Axel pero no firmaremos ni haremos campaña por el próximo morochito asesinado del conurbano?
¿Estamos firmando por salvarnos solos?
Por si no quedó claro: Blumberg es una víctima igual que todas y requiere de toda solidaridad activa que sea necesaria.
Pero yo no firmo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El petitorio
    Por Eduardo Aliverti
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.