EL PAíS

“Sangre, sudor y lágrimas”

Carmen Argibay estuvo detenida nueve meses en la cárcel de Villa Devoto durante la dictadura militar, integró la Corte Internacional de Justicia de La Haya y es miembro de la Corte Suprema de Justicia desde 2005. Votó en contra de la anulación de los indultos por considerar que en el caso de Santiago Omar Riveros existía “cosa juzgada”, aunque cree que las normas que impiden el juzgamiento de delitos de lesa humanidad son inconstitucionales. Así explica los argumentos del fallo que le costó “sangre, sudor y lágrimas”.

“Seguiré diciendo que los indultos son inconstitucionales, pero eso no debería importar porque es sólo una opinión personal. Lo que tengo acá, no son los indultos, sino la cosa juzgada que para mí es inalterable.”

“En este caso, acá hubo un fallo de la Corte, una decisión de la Corte. A mí no me gusta, yo no estoy de acuerdo, pero me lo tengo que aguantar porque si no, pasado mañana, va a venir otro y va a decir a mí no me gusta el de ustedes y entonces vamos a seguir dando vueltas en una sociedad que tiende tanto a lo pendular.”

“Nos vamos siempre de un lado para el otro y esto es muy peligroso porque, además, ponerle el cartel a quién le voy a aplicar rigurosamente la Constitución y a quién no; porque la cuestión es quién pone el cartel. Yo tengo muy arraigada la defensa de los derechos humanos para todo el mundo.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.