PIRULO DE TAPA

CASABLANCA

El gobierno de Marruecos fue tajante: el crucero no podía ni remotamente entrar al puerto de Casablanca. Los pasajeros del lujoso buque de la línea Holland American Line que llegaban de Barcelona se quedarían sin ver los famosos zocos y la mezquita de Hasán. El problema, explicaron las autoridades, fue que el viaje organizado por la agencia RSVP se componía de dos mil homosexuales de varias nacionalidades.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.