SOCIEDAD › ARCE DECLARó EN LA FISCALíA Y DIJO QUE ES INOCENTE

“Era un lobo con piel de cordero”

La definición de Arce corresponde al padre de Rossana Galliano. El fiscal cuenta con un testimonio clave de la reunión en que el viudo, con su madre, habrían negociado el crimen con los hermanos Leguizamón. Hoy declara la suegra de la víctima.

La mujer habría presenciado el momento en que José Arce y su madre, Elsa Aguilar, negociaban el asesinato de Rossana Galliano. Habría sido en casa de los hermanos Leguizamón, con ambos presentes. En la reunión, Arce habría usado un Nextel para decirle a alguien: “Necesito un arma, traela que la veo y la compro”. “Ya está todo arreglado”, habría dicho Arce. Días después, Rossana era baleada en la puerta de su casa. La identidad de la testigo está reservada, pero fuentes judiciales confiaron a Página/12 que se trataría de una antigua socia de la remisería de Gabriel Leguizamón, acusado de la autoría material de la muerte de Rossana. Días después del asesinato, Gabriel pagó una vieja deuda a la testigo: seis mil pesos, en billetes de moneda argentina y dólares norteamericanos. Luego, todos se fueron de vacaciones. El testimonio resultó clave para la detención de los cuatro imputados, el martes último. Otro testigo, un oficial de la policía, habría declarado que por el crimen se pagaron 20 mil dólares y que “si bien el pago lo hizo la madre de José Arce, él estuvo involucrado en el plan, ya que debía hacer salir a Rossana con un llamado al celular”.

Luego de su primera noche como preso en la comisaría, José Arce fue trasladado a la fiscalía de Campana, pasado el mediodía, e insistió ante la prensa en que está “tranquilo” porque es “inocente”. Agregó que su complicada situación judicial se debe al interés que guía a sus ex suegros: “Quieren mis propiedades y a mis hijos”. Acto seguido, Arce declaró durante dos horas ante el fiscal de Zárate-Campana Marcelo Pernici, quien lo indagó bajo acusación de homicidio calificado por el vínculo. Arce desmintió haber encargado a los hermanos Pablo y Gabriel Leguizamón que asesinaran a su mujer, del mismo modo que negó haberles pagado 20 mil dólares a cambio y hasta haber sostenido trato frecuente con ellos; afirmó que tampoco conocía a quienes aportaron los datos que sustentan la imputación; también rechazó la hipótesis según la cual instigó el crimen en connivencia con su madre, Elsa Aguilar.

Es “un lobo disfrazado con piel de cordero”, declaró Reinaldo Galliano, el padre de Rossana, quien agregó estar “convencido de que es el responsable de la muerte de mi hija, en base a la forma de ser de él, de su temperamento de asesino”. La ronda de indagatorias continuará hoy, con la declaración de Aguilar.

“No existe ninguna vinculación de José Arce ni de Elsa (Aguilar) con este homicidio”, afirmó el abogado Ramiro Rúa, a cargo de la defensa del viudo y su madre. La flaqueza de la tesis del fiscal, sostiene Rúa, reside en que “ninguno de los testigos es preciso en tanto a cómo fue y cuándo se hizo el supuesto pago a los Leguizamón” y los relatos no comportan “testimonios directos”. No opina lo mismo el fiscal Pernici, quien en una entrevista radial aseguró que existieron “elementos suficientes” para dictar los arrestos. “Pregúntenles a ellos, yo estoy tranquilo”, respondió Arce al salir en la fiscalía, preguntado por las motivaciones que los hermanos Leguizamón podrían haber tenido para asesinar a Rossana.

El maltrato en el hogar de los Arce-Galliano era de larga data, según reconoció en una entrevista radial el propio padre de Rossana. “Muchas veces le dijimos que no se casara, que era un lobo disfrazado de cordero. Después de cuatro años de matrimonio empezaron los problemas”, reconstruyó, mientras que Graciela, su esposa, la madre de Rossana, recordó que su hija había hecho al menos tres denuncias policiales por violencia doméstica. La presión sobre Rossana, recordó, había llegado a tal punto que “cuando (ella) tenía problemas de pánico, que él le causó, nunca la dejó que se haga un tratamiento”. No sólo Arce era “violento”, sino que además Aguilar era “autoritaria”, y “siempre dijo que mi hija no era para su hijo”, recordó la mujer.

Para hoy se aguarda la declaración de Aguilar. Arce solicitó ser trasladado de la comisaría a la Unidad Penal 41, para mayores de 50 años.

Compartir: 

Twitter
 

José Arce, trasladado a la fiscalía, no se privó de hablar con los medios.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.