SOCIEDAD › LA OMS ANUNCIO QUE LA GRIPE A SE ENCUENTRA EN LA FASE 6 MUNDIAL

Una pandemia muy anunciada

La gripe A H1N1 alcanzó el nivel máximo en la gradación de enfermedades de incidencia mundial, según lo anunció la titular de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan. Será de “severidad moderada”, pero prevé un escenario “sombrío”.

 Por Pedro Lipcovich

“Pandemia”, pero “moderada”: el esfuerzo por conciliar estos dos términos marca la situación de la gripe A en el mundo, tal como la definió ayer la Organización Mundial de la Salud. Desde hace casi un mes y medio, la OMS anunciaba como “inminente” la pandemia que reconoció ayer, al declarar la “fase 6”, de alerta máxima. “En estos primeros días de la pandemia, tenemos razones para creer que será de moderada severidad”, estimó Margaret Chan, titular de la OMS, pero advirtió que “el virus fija las reglas y puede cambiarlas en cualquier momento”. La OMS prevé también “un cuadro sombrío” cuando la enfermedad se difunda hacia los países y poblaciones más vulnerables. También preocupa a la OMS que “el nuevo virus infecta preferentemente a gente joven” y que “la mayoría de las infecciones severas y fatales se produjeron en adultos de entre 30 y 50 años”, a diferencia de la gripe estacional, cuya letalidad elige a personas mayores y más debilitadas. En esta fase, la OMS recomienda “poner límite al testeo de pacientes y rastreo de contactos, que exigen mucha dedicación y pueden agotar rápidamente los recursos”.

La fase 6 de alerta, “pandemia”, fue declarada oficialmente por Margaret Chan, directora general de la OMS. El requisito formal de esta fase –“ya hay brotes del virus que se contagian a nivel comunitario en al menos otro país de una región de la OMS distinta a la primera en que se detectó”– ya venía cumpliéndose en realidad, pero faltaba explicitar la conclusión: “Una epidemia global está en marcha”. Ayer, Chan anunció que “el mundo está en los comienzos de la pandemia de influenza de 2009”, pero tranquilizó: “Ninguna pandemia había sido detectada tan pronto ni vigilada tan estrechamente” y “el mundo podrá recibir todo lo que se invirtió, en los últimos cinco años, en la preparación para la pandemia”.

Sin embargo, “sabemos que el panorama puede cambiar con rapidez. El virus es quien fija las reglas, y el de la influenza puede cambiarlas, sin ritmo ni razón, en cualquier momento”, señaló Chan. “Tenemos buenas razones para creer que esta pandemia, al menos en sus primeros días, será de moderada severidad. Pero sabemos que esto puede variar, incluso de un país a otro”, previno.

Hasta ahora, “la inmensa mayoría de los pacientes sólo experimentan síntomas moderados y logran una recuperación rápida y completa, aun en ausencia de todo tratamiento médico –destacó Chan–. En todo el mundo, la cantidad de muertes es pequeña. Cada una de ellas es trágica, ciertamente, pero no esperamos un salto súbito y dramático en el número de infecciones severas o fatales”.

Sin embargo, “sabemos que el nuevo virus infecta preferentemente a gente joven. En casi todas las áreas, la mayoría de los casos se produjeron en personas por debajo de los 25 años, y entre un tercio y la mitad de las infecciones graves y fatales se presentan en personas previamente saludables, sobre todo de entre 30 y 50 años de edad. Este modelo es diferente del que se presenta en las epidemias de gripe estacional, cuando la mayor parte de las muertes ocurren en personas ancianas y debilitadas”, puntualizó la titular de la OMS.

En cuanto a la proporción de casos graves, “en algunos países, alrededor del dos por ciento de los casos desarrollaron enfermedad severa, a menudo con muy rápida progresión a neumonías con riesgo de muerte. Algunos de los casos severos, aunque no todos, se presentaron en personas con enfermedades crónicas subyacentes. Las condiciones más frecuentes incluyen: enfermedades respiratorias, especialmente el asma; enfermedad cardiovascular, diabetes, trastornos autoinmunes y obesidad”. Chan puntualizó que, “sin ninguna duda, las mujeres embarazadas tienen riesgo aumentado de complicaciones. Esto cobra mayor importancia en el caso de un virus como éste, que preferentemente infecta a personas jóvenes”.

Pero “nuestra mayor preocupación es que no sabemos cómo se comportará este virus en el mundo en desarrollo”, reconoció la titular de la OMS: “Si bien la pandemia parece ser de severidad moderada en los países mejor situados, es prudente prever un cuadro más sombrío cuando el virus se difunda hacia áreas con recursos limitados, pobres sistemas de salud y alta prevalencia de problemas médicos subyacentes”.

En cuanto a la posibilidad de una vacuna, “la OMS mantiene estrecho diálogo con los fabricantes. La producción de vacunas para la gripe estacional se completará pronto y su entera capacidad quedará disponible para asegurar la mayor provisión posible, en los meses venideros, para la vacuna contra la pandemia”, que de todos modos no estará disponible esta temporada en el hemisferio sur (ver nota aparte).

Según indica la OMS, “los países que ya presentan una amplia trasmisión deben concentrarse en el apropiado manejo de los pacientes. Deben poner límite al testeo e investigación de pacientes, ya que esas medidas exigen mucha dedicación y pueden agotar rápidamente los recursos de un país”.

Entretanto, “todos los países deben prepararse para afrontar, en el futuro próximo, casos nuevos o un mayor desarrollo de casos. Aquellos donde ya se presentaron brotes deben estar preparados para una segunda ola de la infección”.

La entidad mundial “recomienda no restringir los viajes ni cerrar fronteras”. Entre las medidas de precaución individual que indica la OMS, se destacan “el lavado frecuente de manos, con agua y jabón o con geles a base de alcohol”, “evitar en lo posible tocarse la boca y la nariz”, “mantener la aireación de las viviendas” y “no usar barbijo a menos que uno esté enfermo”.

Los casos de gripe A se elevaron a 28.774 en 74 países, con 144 fallecidos. Según los datos oficiales de la OMS (que a veces van por detrás de los anunciados localmente), el país más afectado es Estados Unidos, con 13.217 casos y 27 muertos; sigue México con 6241 casos y 108 fallecidos; Canadá tiene 2446 casos y cuatro muertos; Australia, 1307 casos; Gran Bretaña, 822; Japón, 518; España, 357; China, 174; Alemania, 95; Francia, 73.

En América latina, Chile encabeza con 1694 casos y dos muertos; Argentina, 343 casos (ver aparte); Costa Rica, 104 casos y un muerto; República Dominicana, 91 casos, con un muerto; Ecuador, 73; Brasil, 52; Uruguay, 36; Colombia, 35 casos, con un muerto; Panamá, 221; El Salvador, 69.

“Las pandemias de influenza, sean moderadas o severas, son eventos muy importantes debido a que casi toda la población mundial es susceptible a la infección”, concluyó la OMS.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.