SOCIEDAD › EN LA PROXIMA FASE NO SE CONTROLARAN MAS LOS AEROPUERTOS NI SE CERRARAN COLEGIOS

Una etapa llamada tránsito

El viceministro de Salud de la Nación, Carlos Soratti, describió a Página/12 las nuevas metas contra la gripe A. Se concentrarán esfuerzos en casos graves, en aceitar el servicio de atención y en la difusión de medidas sanitarias a la sociedad.

En coincidencia con la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, las autoridades sanitarias de Argentina informaron que el país pasa de la fase de contención a la de mitigación de la influenza A H1N1. En esta fase se reconoce que el virus de la gripe A ya se estableció en el país y que se abandonará el esfuerzo de los controles fronterizos y del contagio (cierre de colegios, por ejemplo) y se concentrarán los esfuerzos en la atención de los casos más graves, en fortalecer los servicios y en la difusión de recomendaciones a la sociedad. “La situación de esta influenza en el país –transición de la etapa de contención a la de mitigación– surge luego de reconocer que se va a dar una expansión en el número de casos y que se va a producir circulación comunitaria del virus”, afirmó a Página/12, en entrevista telefónica, el secretario de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio Salud de la Nación, Carlos Soratti.

–¿Ahora que OMS declaró el nivel 6, de pandemia, en qué situación se encuentra el país?

–Por un lado, la Organización Mundial de la Salud declara la fase 6 de la pandemia en base a reconocer que, además de la circulación viral en los países de América del Norte, hay circulación del virus en otros países del mundo. Juntamente con eso se hacen aclaraciones y recomendaciones. Una de las aclaraciones, por ejemplo, es que el grado de severidad de la influenza A H1N1 es moderada, quiere decir que, en general, los sistemas sanitarios mostraron capacidad de responder, que la mayoría de los casos se resolvió sin necesidad de hospitalización. Se reconoce, además, que hay tres tipos de categorías de países en el mundo, según que presenten una circulación del virus en forma sostenida y que no hayan confirmado casos en el otro extremo. Y los países que están en transición. Argentina está en este último grupo.

–¿Cómo lo define?

–En que se sabe que se va a producir la expansión en el número de casos y se va a desarrollar la circulación comunitaria (no de un país a otro sino dentro del mismo país). En nuestro caso, la estrategia de contención fue positiva porque limitó en su comienzo la expansión, pero ahora se reconoce que, inevitablemente, por las características en el mundo y por las de la transmisibilidad, es previsible que la influenza se extienda.

–¿Se mantendrán los controles fronterizos?

–Una vez en la etapa de mitigación, no. Durante el período de contención es necesario porque el esfuerzo se pone en contener el ingreso al país por medio de controles en las fronteras más importantes, en catalogar los casos sospechosos y en aislarlos. Ahora iniciamos un proceso hacia la mitigación, en la que los esfuerzos se van a concentrar en la atención de los pacientes, en fortalecer los servicios, en difundir y comunicar normas, recomendaciones a la sociedad en general, como cuáles deben ser los cuidados para evitar la transmisión; y se va a continuar monitoreando el desarrollo que vaya teniendo la ocurrencia de la enfermedad.

–¿Esto quiere decir que si antes se detectaba un caso en un colegio y se aislaba el aula o se cerraba el colegio, ahora ya no se pondrá el esfuerzo allí?

–Así es. No se van a controlar más los aeropuertos ni se va a poner el acento en el cierre de los colegios, porque el esfuerzo va a estar puesto en la capacidad de los servicios de salud y la comunicación. En informar para que se sepa que una persona con fiebre se quede en la casa, que con más de 38 grados haga la consulta médica, que hay que lavarse las manos con frecuencia, cubrirse con la cara interna del codo al toser o estornudar o utilizar pañuelos descartables de papel, que en las escuelas, donde se detectaron los principales focos de contagio, se limpien las aulas dos veces por turno, que se limpien adecuadamente los teclados de las computadoras, las manijas de las puertas, el tubo del teléfono, evitar la proliferación del virus donde se pueda mediante las normas de aseo.

–Hemos notado diferencias en el sistema de prevención, especialmente en las instituciones de salud privadas. En algunos casos, por ejemplo, colocaban barbijo a toda la familia y en otros sólo al niño que podía tener síntoma, pero al resto de la familia que había estado en contacto directo con él, no. ¿Existe una norma preventiva obligatoria?

–Por supuesto. La comunicación del protocolo se realizó hacia todas las direcciones de epidemiología de cada jurisdicción provincial y de ahí se distribuyeron a todos los efectores de salud, entre los que están incluidas, por supuesto, las instituciones privadas. Además, también participaron desde el principio todas las cámaras representantes. La parte privada está obligada, y se intenta lograr un acción general, más allá de que puedan encontrarse dificultades particulares.

–¿Cuál es la región que concentra la mayor cantidad de casos confirmados?

–La ciudad de Buenos Aires y la región Metropolitana.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Graciela Ocaña; Carlos Soratti, a la derecha; y el gobernador Jorge Capitanich, en Resistencia.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.