EL PAíS › JULIO COBOS RECIBIO CRITICAS DE SUS ALIADOS POR JUNTARSE CON DE NARVAEZ

Un encuentro que trajo desencuentros

 Por Sebastian Abrevaya

Después del voto no positivo fue el kirchnerismo. Después de la reunión con Francisco de Narváez, la UCR y la Coalición Cívica. Una vez más, los aliados del vicepresidente Julio Cobos pasaron a ser sus más grandes críticos y sus opositores se convirtieron en sus defensores. “Me pareció muy mal, me parece que debe dar explicaciones de por qué en este momento y en estas circunstancias termina sacándose fotos con De Narváez; en el peor momento, en la peor situación, es absolutamente inexplicable”, cuestionó ayer Margarita Stolbizer, la primera candidata a diputada por el Acuerdo Cívico y Social de la provincia de Buenos Aires. En cambio, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, consideró que el encuentro de Cobos y De Narváez “habla de un gesto democrático, republicano, de la Argentina que va a comenzar el 28 de junio”.

El revuelo que causó la reunión con De Narváez el día que debía prestar declaración indagatoria ante el juez Federico Faggiona- tto Márquez en la causa que investiga a Mario Segovia por tráfico de efedrina, obligó al vicepresidente a salir del silencio que lo caracteriza luego de sus polémicas reuniones. Emitió un breve comunicado en el que se escudó en su rol institucional: “Es un deber de todo funcionario público recibir a los legisladores, sean del partido que fueren”. Y además, a su modo, subió la apuesta. Les retrucó a sus detractores que “pensar la política en términos de amigos o enemigos es propio de otros tiempos”.

Sin embargo, esos argumentos no fueron suficientes para los aliados del vicepresidente, que vieron cómo se prestaba a favorecer al principal competidor del frente panradical –que sus hombres también integran– en la provincia de Buenos Aires. “Nos cayó mal. A dos meses de la muerte de (el ex presidente radical Raúl) Alfonsín, esa foto me cayó peor”, reconoció ayer el titular de la UCR, Gerardo Morales, después de tomarse un día para digerir la bronca. En declaraciones hechas a la prensa en la sede del Comité Nacional, Morales aseguró que “en el marco de una campaña electoral y a pocas semanas de los comicios, nada de lo que se hace es casual y menos institucional”.

Los operadores bonaerenses de Cobos respaldaron el discurso “institucional” del vice y recordaron que la propia Elisa Carrió “hace menos de un mes lo llamó a De Narváez para darle su solidaridad”. “Si ellos creen que la reunión se hizo en respuesta a la impugnación de las colectoras están reconociendo que lo que hicieron está mal”, dijeron fuentes del cobismo, en relación con la eliminación de las colectoras por la Justicia electoral, a pedido de la UCR.

La primera en capitalizar el enojo radical con Cobos fue Lilita, quien sumó puntos de cara a las presidenciales de 2011. “Las personas no cambian, las personas son siempre las mismas, lo que sucede es que a veces engañan a la sociedad, y Cobos es esto”, afirmó Carrió. El candidato a diputado del ACyS por Capital Federal, Alfonso Prat Gay, también cuestionó la actitud, que consideró “inoportuna” y “poco feliz”.

Desde el Gobierno, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, se limitó a decir que “es momento de trabajar, no de fotos sociales”, mientras que Néstor Kirchner evitó el tema en los actos de campaña que tuvo por el conurbano bonaerense.

De recorrida proselitista por el partido de San Martín junto al ruralista Alfredo De Angeli, el candidato de Unión-PRO volvió a bajarle el tono al encuentro con Cobos al decir que la causa judicial “no fue el eje del encuentro”. “Cuando me iba, me dijo: ‘Mi solidaridad, lo que está pasando me parece que no corresponde’”, relató el empresario colombiano.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.