SOCIEDAD › SCIOLI PUSO EN MARCHA UN NUEVO ESCALAFON EN LA POLICIA BONAERENSE

Vuelve el comisario al pueblo

El nuevo esquema reemplaza el que impulsó Arslanian en 2004, con nueve grados, por uno que tiene cinco subescalafones y 17 grados. Dicen que es para “dar mayor movilidad” en los ascensos. Así, el actual capitán volverá a ser comisario.

La Policía Bonaerense puso desde ayer nuevamente en uso la figura del comisario, que había desaparecido con la reforma iniciada por León Arslanian en 2004. Lo hizo en el marco de la puesta en marcha de un nuevo escalafón, que, según el gobernador Daniel Scioli, permitirá “optimizar la operatividad” de la fuerza provincial y “recomponer la cadena de mandos”. No se trata de una vuelta atrás que desconoce aquella reforma, sino de una modificación: no se vuelve al viejo esquema de oficiales y suboficiales existente en la antigua Bonaerense, sino que se divide el actual en cinco subescalafones que “permiten mayor movilidad y posibilidades de ascenso a los efectivos con mayores aptitudes o mejor capacitación”. Así, de los nueve grados existentes actualmente pasará a haber diecisiete. Arslanian defendió su reforma al sostener que “cada grado tiene que ver con una función, y no hay 17 funciones” en la policía.

Hasta ahora, con la reforma de Arslanian existía un solo escalafón con nueve grados: se comenzaba como oficial y se ascendía a sargento, subteniente, teniente, teniente primero, capitán, inspector, comisionado y superintendente, la máxima jerarquía. En ese esquema, quien está a cargo de las comisarías tiene el grado de capitán. Debajo de él se aglomera el 75 por ciento de los 54.000 efectivos, lo que –a criterio de quienes impulsaron la nueva reforma– producía un aplastamiento de la pirámide, con pocas posibilidades de ascenso.

En el nuevo esquema hay un subescalafón general (lo que sería la tropa) y un subescalafón comando, con mayor nivel de mando. Se agregan además los subescalafones técnico, administrativo y profesional. “Todos los ingresos a la fuerza se producen desde el subescalafón general. Después de un año de capacitación, al 25 por ciento con mejores promedios se lo ubica en el subescalafón de comando y el resto queda en el general, donde permanecerá el actual esquema de grados pero hasta el grado de inspector (mayor)”, explicó a Página/12 una fuente del ministerio.

–¿No es otra forma de dividir la fuerza en dos castas, como cuando existían oficiales y suboficiales?–preguntó este diario.

–No, porque en aquel esquema, ningún suboficial podía pasar a ser oficial. En cambio ahora, si los del subescalafón general hacen un curso de capacitación, de entre seis meses y un año, pueden pasar al de comando.

Aquí es donde aparece la figura del comisario. En el subescalafón de comando se retoman las viejas jerarquías: desde subayudante y ayudante puede ascenderse a subinspector, inspector, principal, subcomisario, comisario, comisario inspector, comisario mayor y comisario general.

“No es volver atrás. No se vuelve para atrás en nada, vamos para adelante, hacia la operatividad de la fuerza. En este cambio se toma en cuenta lo que funcionó bien y se siguen sumando nuevas iniciativas”, expresó Scioli durante el anuncio que realizó ante la plana mayor de la fuerza, encabezada por Juan Carlos Paggi, en la Casa de Gobierno bonaerense.

Scioli recordó que durante su gobierno llevó a cabo la reforma del Código de Procedimiento Penal bonaerense, con la que, “se acabó con la puerta giratoria” en la Justicia. Y luego ironizó: “Muchos dicen ‘tengo un plan’ y no saben por dónde empezar. Nosotros avanzamos en la lucha contra la delincuencia para mejorar la seguridad ciudadana”.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, aseguró que “cuando asumimos encontramos una organización desmotivada, sin los recursos necesarios para combatir el delito, suboficializada, rota la cadena de mandos, con un escalafón en el que nadie creía y que generó estancamiento y confusión”.

En cambio, el ex ministro León Arslanian defendió su reforma al sostener que “estaba muy bien tener un escalafón unido porque no hay 17 funciones”. “Cada grado tiene que ver con una función, es decir que para cada función hay un grado”, afirmó.

El nuevo escalafón fue aprobado por la Legislatura el 19 de marzo último. Según fuentes del ministerio, la modificación no sólo agrega grados sino que “abre las escalas salariales y hace más transparentes los ascensos”.

Compartir: 

Twitter
 

No se vuelve al viejo esquema de oficiales y suboficiales, pero habrá cinco subescalafones.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.