SOCIEDAD › UN CHICO DE 15 AÑOS, ACUSADO DE APUÑALAR A LA HERMANA Y AL SOBRINO

El Manso que dejó de serlo

Lo llaman “El Manso”, por ser fanático de Marilyn Manson. Ayer fue detenido junto a un hermano de 18 años, acusado de cómplice. La policía cree que mató de 78 puñaladas a su hermanastra y de 30 a su sobrino. Las hipótesis de la play station y un crimen ritual.

El Manso fue a cenar a lo de su hermanastra. Ella lo recibió con una pizza y se fue a dormir después de comer; él se quedó jugando con su sobrino de 15 años con la play station. El Manso también tiene 15. Alrededor de la 1, cuando su sobrino se durmió, el Manso le asestó 30 puñaladas con un cuchillo de cocina. Después fue hasta el cuarto de su hermanastra y continuó la faena, clavándole el cuchillo 78 veces. Luego tiró una bolsa de basura en el pubis de la mujer, la que roció de alcohol y la prendió fuego. Todo al ritmo de la música heavy metal: le dicen “Manso” porque es fanático de Marilyn Manson. Ayer, a dos semanas de este crimen, el joven “dark” fue detenido. También su hermano de 18 años, acusado de haber sido cómplice. El crimen fue reconstruido por una fiscalía de Pilar, donde aún intentan develar por qué el Manso se convirtió en un asesino.

Las víctimas, Patricia Delias (una kiosquera de 31 años) y su hijo Gastón Guzmán vivían en la calle Misiones al 1600, en la localidad de Manuel Alberti. Sus vecinos de ese barrio humilde, de construcciones bajas, llamaron al 911 cuando vieron salir humo de la casa. Cuando entraron, los policías encontraron ambos cuerpos tirados en el cuarto de Delias rodeados de papeles de diarios parcialmente quemados y restos de alcohol. Las entradas no habían sido violentadas y, aunque estaba todo revuelto, en principio no faltaban objetos de valor. Este último motivo hizo sospechar a los investigadores de la subdelegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Pilar de que se trataba de un crimen pasional.

Con el correr de los días, los forenses fueron encontrando más y más puñaladas en los cuerpos y establecieron que el asesino fracturó los cráneos de ambas víctimas a golpes con una pala, ya secuestrada en la causa. Luego aparecieron cuatro supuestos amantes de Delias. Los investigadores armaron un perfil amoroso de la víctima. Contaron que había tenido dos parejas estables años atrás y que estaba de novia desde hacía varios meses. “Ese era el novio oficial, pero además, tenemos en la mira a otros dos hombres que habitualmente tenían una relación sentimental con la mujer. En principio, todos ellos están siendo investigados”, había dicho un jefe policial que participa de la pesquisa. Hubo dos allanamientos, en busca del novio “legal”, pero no lo encontraron.

“Hablamos con el entorno familiar de las víctimas, con sus amigos, con sus vecinos. Así empezaron a aparecer más pistas. Entre las personas consultadas apareció alguien que contó que le habían vendido una play station que pertenecía a las víctimas. Otras personas tenían los celulares. Y en un barrio así a nadie le sobran 800 mangos para comprar una play station, esto no es Palermo Hollywood”, le dijo a Página/12 una fuente del destacamento de Pilar. Además, varios vecinos habían visto salir de madrugada al Manso y su hermano, quien también fue detenido como posible encubridor del crimen. Al menos, eso le imputa el fiscal de Pilar a cargo del caso, Alejandro Musso.

Ayer por la madrugada fueron en busca de los dos principales sospechosos. El Manso vive en la calle Colombia al 1700, partido de Tortuguitas, y su hermano, de 18 años, en un lugar a pocas cuadras de allí. Ambas casas son las típicas de clase media baja de la zona y fueron allanadas por la Jefatura Departamental y la sub DDI de Pilar. El Manso quedó demorado en un patronato de menores y su hermano en una comisaría de Tortuguitas. La fuente consultada por este diario no descartó la hipótesis de un “crimen ritual”, aunque apuntó al problema familiar o al simple robo como otros motivos.

El Manso y su hermano tienen el mismo padre que su hermanastra, pero distintas madres. Uno de los investigadores reveló que el joven de 15 años tiene, como únicos antecedentes, algunas entradas en comisarías tras haber sido denunciado por sus vecinos por matar perros a puñaladas. También se supo que el Manso tenía en su poder muchas cartas que hablan sobre su sufrimiento y la muerte y que podrían estar vinculadas con el hecho. El Manso, que por el perfil de su personalidad será sometido a pericias psicológicas, quedó a disposición de la fiscalía del Fuero Penal Juvenil de San Isidro, ya que el fiscal Musso se declaró incompetente justamente por la edad del imputado.

El dato que determinaría la inocencia o culpabilidad del Manso, como autor material del doble crimen, es una huella digital parcial en la botella de alcohol con la que se roció el cadáver de la mujer. Por otro lado, la policía rastrilló un descampado en Tortuguitas donde encontró incinerada la ropa ensangrentada con la que el adolescente habría cometido los asesinatos.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos cuentan que en el momento del doble crimen se escuchaba desde la casa música de Manson.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.