SOCIEDAD › LOGRAN BAJAR LAS EMISIONES RADIACTIVAS EN DOS REACTORES DE LA CENTRAL AVERIADA

Trabajo heroico en la central

Por primera vez desde que se inició la crisis en los reactores de Fukushima, los operarios lograron que la situación no se agrave. Restablecieron además la conexión eléctrica en uno de los equipos para poner en marcha las bombas.

A una semana del terremoto y el posterior tsunami, las autoridades japonesas y la empresa Tepco, responsable de la central nuclear de Fukushima, lograron al menos que la temperatura no suba en dos de los reactores affectados. Ayer, durante la mañana dos helicópteros lanzaron 30 toneladas de agua y los siguieron 11 cañones lanzaagua operados por policías y bomberos, que después debieron retirarse por la alta radiación. Por la tarde, cinco camiones cisterna del ejército japonés tomaron la posta con una ventaja: pueden operar sin que los soldados deban salir de los vehículos. La principal preocupación es enfriar el reactor 3 porque, según las autoridades, contiene plutonio. Mientras tanto, los operarios de Tepco, la empresa operadora de la central nuclear, lograron restablecer en parte suministro eléctrico en el núcleo 2 (ver nota central) y en adelante intentarán que funcionen los sistemas de refrigeración de la planta.

“La situación sigue siendo muy grave pero no empeoró desde el jueves pasado”, estimaron ayer desde el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA). Según la televisión japonesa NHK, la radiación descendió cerca de 20 puntos, hasta los 292 microsieverts por segundo. El martes esta cifra se elevaba a 400, provocando principalmente mareos y vómitos a quienes estuvieron expuestos. A partir de los cinco mil microsieverts por segundo, la exposición se considera mortífera.

La compañía Tepco puso como prioridad restablecer la alimentación eléctrica en los otros cinco reactores de la planta Fukushima I para que funcionen las estaciones de bombeo de agua del mar. “No podemos decir cuándo, pero queremos restaurar la fuente de energía tan pronto como sea posible”, dijo ayer el vocero de Tepco, Naohiro Omura. De todos los reactores, el 3 y el 4 son los que más preocupación generan.

El reactor tres contiene plutonio, un material mucho más nocivo y cancerígeno que el uranio, y ayer recibió buena parte de las descargas de agua de los helicópteros. La pileta del cuarto núcleo está casi seca y allí se almacena el combustible usado que, de no estar refrigerado, puede emitir radiación. En Tepco señalaron que “los esfuerzos por enfriar con agua al reactor tres fueron efectivos porque pudo verse cómo del edificio afectado surgía vapor”. El enfriamiento de los reactores 5 y 6 aún no comenzó porque, según el vocero gubernamental, Yukio Edano, “todavía queda algo de tiempo” hasta que la situación sea peligrosa.

Mientras tanto, “los valientes de Fukushima” continúan refrigerando la planta con agua. Según la OIEA, son veintitrés los heridos por las diversas explosiones de los reactores y hay otra veintena de afectados por la radiación, entre ellos bomberos y policías. Sin embargo, y pese a la peligrosidad, el gobierno japonés informó ayer que se pidieron 20 operarios más y se recibieron muchísimas candidaturas, entre otras, la de empleados de la firma operadora Tepco que habían sido evacuados hace una semana.

“Puede que sea muy difícil para los trabajadores del equipo de emergencia acercarse a los reactores. Las dosis (de radiactividad) que podrían experimentar podrían ser potencialmente letales en un período muy corto”, dijo ayer Gregory Jaczko, director de la Comisión Reguladora Nuclear estadounidense. Los operarios, elevados a la categoría de héroes, fueron felicitados ayer por el primer ministro nipón, Naoto Kan: “Ellos se esfuerzan en estos momentos por verter agua, están haciendo todo lo posible sin pensar siquiera en el peligro”.

Según el ministro de Defensa japonés, Toshimi Kitazawa, ya están en camino sistemas de bombeo especiales enviados por Estados Unidos. Desde ese país, cuyo presidente Barack Obama ofreció nuevamente ayuda a su par nipón durante una conversación telefónica, también se entregaron cien trajes de protección contra las emanaciones radiactivas y mascarillas para los operarios de la planta y pronto arribarán 33 expertos del Departamento estadounidense de Energía y nueve de la Autoridad de Regulación de ese país. Obama debió aclarar que la radiación no afectará a su país (ver recuadro).

El vocero del gobierno japonés, Yukio Edano, comentó que ayer, por los elevados niveles de radiación, debieron retirarse los dos helicópteros y los camiones cisterna, aunque aún continúan operativos los cinco vehículos militares que lanzan agua a las piletas de refrigeración. “Esta acción continuará durante todo el día de mañana (por hoy)”, dijo Edano. Por otra parte, este vocero aclaró que en Tokio, ciudad con una población de 35 millones, los niveles de radiactividad son inofensivos para la salud y que gracias al ahorro energético se pudo evitar un gigantesco corte de luz.

Sin embargo, alrededor de 30 mil japoneses siguen huyendo del nordeste, donde se encuentra Fukushima, hacia el sur del país, por temor a las radiaciones, aunque el cerco de evacuación oficial es de 30 kilómetros a la redonda de Fukushima. Desde hace días escasean el combustible y también los alimentos, mientras bajan las temperaturas y empiezan a fallar los cajeros automáticos.

Ayer, un informe de OIEA indicó que en los reactores 1 y 3 las barras de combustible están cubiertas por agua sólo hasta la mitad y que, en el reactor 2, el nivel del líquido está ligeramente por arriba de la mitad de las barras. Graham Andrew, integrante de este organismo, concluyó que “aunque la situación no ha empeorado en Fukushima, la radiactividad ha aumentado en la zona de evacuación en torno de la planta, por lo que el cuadro sigue siendo muy grave”.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados japoneses realizan tareas de búsqueda en la zona afectada por el tsunami.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.