EL PAíS › CARLOS HELLER-VILMA IBARRA, LA FORMULA PORTEÑA DE NUEVO ENCUENTRO

“Aspiramos a lograr la unidad”

La fuerza que lidera Martín Sabbatella presentó a sus candidatos para la ciudad. Subrayaron que buscarán coincidir en la primera vuelta en un frente con los sectores que apoyan al gobierno nacional en el distrito.

 Por Miguel Jorquera

Nuevo Encuentro ya tiene su propia fórmula porteña. Carlos Heller y Vilma Ibarra son los candidatos a jefe de Gobierno y vice de la Ciudad. “Vamos a trabajar para instalar nuestra fórmula y nuestras propuestas y paralelamente expresar nuestra vocación de encontrar coincidencias con otros espacios para construir una síntesis que nos permita derrocar al macrismo”, sentenció Heller. “Aspiramos a lograr la unidad en la primera vuelta, si no veremos cómo coincidimos en la segunda”, explicó Ibarra. Ambos apuestan a construir un frente con el kirchnerismo “para poner a la Ciudad en el mismo rumbo que la Nación”, sin condicionamientos sobre quién sea el candidato del Frente para la Victoria, si Daniel Filmus, Carlos Tomada o Amado Boudou.

Mientras Heller e Ibarra posaban para los fotógrafos en el lanzamiento de la fórmula en la sede de Nuevo Encuentro, su principal referente, Martín Sabbatella, y la legisladora Gabriela Cerruti se mostraban para respaldar la decisión del espacio, pero cediendo el protagonismo a los candidatos.

–Desde diferentes sectores se planteó la necesidad de construir un frente para derrotar al macrismo en la ciudad. ¿Por qué no se logró hasta ahora?

Carlos Heller: –Porque la ciudad está fuertemente cruzada por lo que pasa en la Nación. Y es muy difícil construir coincidencias para la Ciudad si se tienen visiones contrapuestas sobre lo que pasa en el país. Para lograrlo, no digo que tengamos la misma manera de pensar, pero sí visiones compartidas, porque no es fácil construir un frente con alguien que piensa opuesto a nosotros sobre el rumbo que tiene la Argentina.

Vilma Ibarra: –La verdad es que con una fuerza política como la de Pino Solanas nos hemos encontrado con visiones totalmente contrapuestas en el ámbito nacional. De hecho, en el Congreso, la fuerza que lidera Pino formuló todos sus debates y sus acuerdos vinculados al Grupo A. Pensamos que hay un rumbo valioso para defender en la Argentina y que es el debate central de octubre: si seguimos en ese rumbo, con todo lo que falta hacer pero que se puede lograr siguiendo este camino, o si se da marcha atrás.

–Con estas definiciones, la posibilidad de coincidir en un frente con otras fuerzas se limita casi exclusivamente al kirchnerismo.

V. I.: –Hay algunos otros sectores, pero creo que las dos patas centrales van a ser el Frente para la Victoria y Nuevo Encuentro. Vamos a hacer una apelación muy grande a votantes y militantes de otros sectores. No creo que todos los votantes de Solanas le hayan dado el voto para hacer esa oposición frontal, tan dura, al gobierno nacional.

C. H.: –Estamos dispuestos a lograr un frente común con todos los que tengamos visiones compartidas en sostener este rumbo. Lo que falta, que es mucho, está todo en esta dirección, y un cambio de dirección nos va a alejar de la solución de los problemas y los va a agravar.

–El kirchnerismo tiene tres precandidatos en la ciudad: Filmus, Boudou y Tomada. ¿A ustedes les resulta indiferente cualquiera de los tres?

C. H.: –Si nosotros estamos dispuestos a hacer acuerdos de distintos espacios, no lo podemos condicionar a que tal o cual sea el candidato. Nos estaríamos contradiciendo. Cualquiera de los tres candidatos podría representar a ese espacio en un acuerdo con nosotros.

V. I.: –Nosotros venimos con nuestras candidaturas para hacer una propuesta a los vecinos y construir un espacio común, porque así creemos que tenemos posibilidades ciertas de ganarle a Macri.

–Los nombres tienen en algún momento una representación importante. Ustedes han manifestado que apoyarán la candidatura de Cristina Kirchner porque es la única que garantiza la continuidad del rumbo. ¿Les da lo mismo cualquiera de los tres precandidatos del kirchnerismo?

C. H.: –Si lo pensamos haríamos mal en expresarlo, porque sería algo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros: no respetar a una fuerza con la que estamos buscando un acuerdo.

–¿Lo podrán lograr?

C. H.: –No lanzamos estas candidaturas de mentiritas, sino con predisposición de ir hasta el final de las elecciones. Vamos a explicar nuestras propuestas y trabajar para nuestras candidaturas. Y en paralelo trabajaremos para encontrar un acuerdo que sintetice un espacio común.

V. I.: –Tenemos vocación de construir ese acuerdo para la primera vuelta. Si no hay acuerdo en primera vuelta será en la segunda.

–¿De qué depende el acuerdo? ¿De la elaboración de un programa conjunto?

C. H.: –No hay muchas diferencias. La propuesta que elaboramos para 2007 con Filmus sigue vigente. Los problemas de Buenos Aires son los mismos y están agravados. Todo lo que Macri prometió que iba a hacer, y con lo que logró el apoyo de un importante sector de la ciudadanía, no se resolvió. Empeoraron: no hicieron los subtes, ni las viviendas, ni los desagües que prometió, ni la solución de los problemas de la basura ni del tránsito, ni la educación que iba a mejorar. Está todo peor. Hay que trabajar con la Nación y la provincia para resolver los problemas comunes en el ámbito metropolitano, como el tema del Riachuelo, la basura, el transporte.

–¿Cómo explican que en los sondeos el macrismo recoja aún una importante intención de voto?

V. I.: –Macri aprovechó mucho el momento más duro para el gobierno nacional, durante la crisis con el campo, para posicionarse y explicar todo lo que no hizo justificando su ineficacia, en su enfrentamiento con el Gobierno. Creo que todo esto empieza a quedar a la luz y que esta indefinición sobre la fecha de las elecciones en la ciudad responde a sus temores sobre si será candidato a presidente o intentará retener el gobierno de la ciudad.

C. H.: –A diferencia de 2007, ahora la gente lo conoce a Macri. Las encuestas, si bien no lo miden a él, sino a Michetti y a Rodríguez Larreta, en el mejor de los casos hablan de que un tercio de la ciudadanía porteña lo estaría apoyando. Los otros dos tercios se dividen en distintas alternativas que piden cambios y habrá que ver cómo se sintetiza eso en el momento de la elección y en una segunda vuelta. Quien llegue a una confrontación en una eventual segunda vuelta tiene muchísimas posibilidades de ganar.

–La expresión más cruda del enfrentamiento de Macri con el gobierno nacional se reflejó en las tomas del Indoamericano y ahora del complejo habitacional de Soldati. ¿Cómo se soluciona eso?

C. H.: –Si Macri hubiera hecho las viviendas que prometió, seguramente ese conflicto no lo hubiéramos tenido. Tomemos este último ejemplo: 120 viviendas para resolver el problema de familias indigentes que viven a orillas del Riachuelo y que son ocupadas por otros indigentes que también tienen el mismo problema. Macri debe a esta altura más de 30 mil soluciones habitacionales como había prometido. Como no resuelve el problema de fondo lo plantea como un problema de competencias.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Heller, Martín Sabbatella y Vilma Ibarra, ayer, en la sede porteña de Nuevo Encuentro.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.