EL PAIS › CONFIRMARON LA CITACION A INDAGATORIA DE MACRI EN LA CAUSA DE LA UCEP

Un compromiso que sigue firme

El juez rechazó un pedido de la defensa para anular la declaración. Los querellantes evalúan pedir que el jefe de Gobierno, que está en París, sea conducido a tribunales por la fuerza pública apenas pise suelo argentino.

El ministro porteño Hernán Lombardi, el ministro de Cultura francés, Frédéric Mitterrand, Mauricio Macri y su mujer.

Mientras el jefe de Gobierno porteño continúa su gira protocolar, ahora por París, su situación judicial en la causa que investiga los abusos contra indigentes cometidos por la Unidad de Control de Espacio Público (UCEP) podría complicarse. El juez de instrucción Facundo Cubas, que a principios de mes lo había citado por tercera vez para que declare hoy como imputado, rechazó la solicitud de la defensa del jefe de Gobierno que intentó impedir que sea indagado. La cita para Macri sigue firme para las 11, pero con su ausencia confirmada, los abogados querellantes están a la expectativa de lo que resuelva el juez, que podría promover su desafuero. Uno de los abogados querellantes, Adrián Albor adelantó a Página/12, que si vuelve a faltar, solicitará al juez que Macri sea conducido por la fuerza pública apenas pise suelo argentino.

Cubas rechazó ayer el pedido hecho por la defensa de Macri cuando el jefe comunal ya estaba en el exterior, para que declarara la nulidad de su citación a indagatoria en la causa que investiga los delitos cometidos contra personas en situación de calle por la UCEP. El argumento de los abogados del líder del PRO fue que la citación fue realizada de oficio por el juez sin que mediara un pedido del fiscal Marcelo Romá, algo que según la defensa, prohíbe el Código Procesal Penal. Cubas rechazó en menos de 24 horas dar marcha atrás con su decisión de llamarlo. En tanto, fuentes judiciales indicaron que en las próximas horas, luego de comprobar su ausencia, el magistrado decidirá si fija una nueva cita para indagarlo o si acciona, como solicitó la querella, pidiendo su desafuero.

Los diputados del bloque Proyecto Sur Liliana Parada y Claudio Lozano presentaron ayer un escrito para que el juez “garantice” que Macri comparezca en el juzgado a su regreso de la gira oficial, en un “plazo máximo de 24 horas”. Luego de ese lapso, solicitaron se proceda a impulsar su desafuero en la Legislatura, algo que es poco probable, ya que el macrismo cuenta con votos suficientes como para impedirlo. Cubas aún no se expidió sobre la procedencia del pedido de Parada, quien denunció el accionar de la UCEP en 2008. Según adelantó a Página/12 el letrado que representa a Graciela Cisneros –una víctima de los abusos de la UCEP– solicitará, ante la nueva ausencia de Macri, que sea interceptado apenas regrese al país y conducido al juzgado de Cubas a prestar declaración.

Los argumentos de la querella están basados en que de acuerdo con la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, al jefe de Gobierno lo asisten las mismas inmunidades que a los legisladores. Pero puntualmente el artículo 78 afirma que su “inmunidad de arresto no implica la de proceso, ni impide la coerción dispuesta por el juez para la realización de los actos procesales indispensables a su avance”. Hoy, la causa de la UCEP está trabada sin la declaración de Macri. Quienes frecuentan los pasillos del juzgado Nº 49 sostienen que Cubas está molesto con la actitud del jefe de Gobierno, que el 25 de febrero había faltado a su segunda convocatoria al alegar ese mismo día que estaba impedido de concurrir ante el juez porque se encontraba en un acto de campaña. Días más tarde, Cubas lo citó para hoy “bajo apercibimiento” de dar curso a su desafuero. Con el nuevo faltazo, el juez tendría que analizar si para obligar a Macri a concurrir a la cita, hace lugar al pedido de Albor para que se lo busque por la fuerza apenas regrese de París y de allí se lo conduzca al juzgado.

El jefe de Gobierno no se inquietó por el revuelo que causó su gira oficial en medio del llamado que tenía ante la Justicia. Ayer, concluyó su visita a la capital de Estados Unidos con reuniones con políticos, congresistas y funcionarios norteamericanos. Al exponer en el seminario organizado por la Universidad George Washington, Macri consideró que “el gobierno argentino hace muchas cosas mal, como aplicar altos impuestos a las ventas al exterior o complicar la exportación de carne. Eso es lisa y llanamente cerrar puestos de trabajo en el país”. Luego, viajó a París, escala donde lo aguardaba su esposa Juliana Awada y el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, con quien compartirá la jornada de apertura de la feria del libro parisina.

Informe: Gabriel Morini

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.