ECONOMíA › LA CENTRAL FABRIL CAMBIO DE POSICION FRENTE A LAS LICENCIAS NO AUTOMATICAS

La UIA busca corregir el mal paso

La Unión Industrial emitió un comunicado para expresar su apoyo a la medida que resguarda a la producción nacional de las importaciones. Dos días antes la había criticado, pese a que beneficia al sector, junto a la Sociedad Rural y el G-6.

 Por Tomás Lukin

La Unión Industrial Argentina expresó institucionalmente su apoyo a la decisión del Gobierno de incrementar en un 50 por ciento la cantidad de productos sujetos a licencias no automáticas de importación. El breve comunicado de la central fabril fue difundido ayer, dos días después de que la entidad se sumara a la crítica que hizo el Grupo de los 6 –del que participa, junto a las otras grandes cámaras empresarias– a la ampliación del esquema de protección comercial. El malestar de las autoridades nacionales ante el cuestionamiento de una medida que los tiene como beneficiarios directos y la presión de los asociados de la UIA que demandan esas políticas motivaron la nueva declaración –enmienda– de la entidad. El texto destaca la validez de la herramienta para monitorear el comercio desleal, aunque reclama la gestión eficiente de las licencias para no afectar la importación de insumos cuya producción local es insuficiente.

Las nuevas licencias no automáticas (LNA) benefician a un grupo de fábricas metalúrgicas, autopartistas, textiles y electrónicas asociadas a la UIA al entorpecer el ingreso de productos, fundamentalmente de origen asiático, que compiten con los bienes nacionales. La cantidad de artículos sujetos a licencias trepó el mes pasado de 400 a 600. El Gobierno estima que esa política permitiría reducir en unos 6000 millones de dólares el nivel de importaciones.

Sin embargo, el martes el G-6 cuestionó esa política: “Las restricciones a las importaciones implementadas pueden alentar represalias comerciales por parte de los países afectados y restringir la productividad de las empresas locales”, sostuvieron en ese comunicado. Del grupo participan la Sociedad Rural, la Bolsa de Comercio, la Cámara de la Construcción, la Asociación de Bancos de Capital Argentino, la Cámara de Comercio y la UIA

El mensaje transmitido ayer refuta directamente la posición tomada por la central fabril hace tres días y tuvo una buena recepción en la Casa Rosada. En sintonía con el posicionamiento expresado por cámaras asociadas a la UIA como la metalúrgica Adimra hace un mes, el texto remarca que las LNA son un instrumento para administrar el comercio aceptado dentro de las normas de la Organización Mundial del Comercio: “Son válidas para el monitoreo del comercio frente a la competencia desleal. Más aún en un contexto de inestabilidad global en donde la liquidación de stocks a nivel internacional puede generar daños permanentes en el tejido industrial y social de nuestro país”. A su vez, el párrafo final sostiene que “las LNA son acciones complementarias de otras políticas que sustentan la competitividad de los sectores productivos para dar sustentabilidad y desarrollo en el largo plazo”.

Entre los directivos de la UIA comentan que el comportamiento público errático de la entidad está vinculado con la fuerte disputa interna de poder que existió durante el verano y concluyó con la designación del empresario textil José Ignacio de Mendiguren al frente de la entidad. No obstante, por el momento la presidencia de la Unión Industrial es ocupada por Miguel Acevedo, de Aceitera General Deheza, mientras que De Mendiguren se encuentra en Bruselas participando de las negociaciones comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea.

El comunicado sobre las LNA expresa también la posición de empresas que, a pesar de las excepciones existentes, experimentaron complicaciones con el ingreso de algunos insumos que no se producen en el país y ahora están sujetos al monitoreo que realiza el Ministerio de Industria. Por eso reclaman que las LNA “sean gestionadas con la máxima eficiencia y sin afectar las importaciones de productos que son esenciales para el desarrollo de las actividades productivas”.

La cúpula de la entidad fabril emitió ayer un segundo comunicado donde explica lo sucedido en Bruselas. Las autoridades de la UIA expresan elípticamente su satisfacción ante la ausencia de avances en el tratado que pretende liberalizar el 85 por ciento del intercambio entre ambas regiones al expresar que las tratativas quedaron demoradas “por la defensa de la política agrícola común europea”. Lo que la UIA rechaza es la apertura a las importaciones de productos industriales europeos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno amplió de 400 a 600 los productos alcanzados por las licencias no automáticas de importación.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.