SOCIEDAD › DETUVIERON A UN VIGILADOR PRIVADO POR EL ROBO EN EL BOCA RATON

Era el lobo entre las ovejas

Un ex gendarme robó la casa en el country donde trabajaba como jefe de seguridad nocturna. Su cómplice era custodio en otro barrio privado, que fue el que entró a la casa para no ser reconocido por los asaltados.

Los vecinos del country Boca Ratón, en la zona de Pilar, descubrieron ayer que estaban siendo custodiados por el enemigo. El caso comenzó el fin de semana pasado, cuando un matrimonio que vive allí denunció que le habían robado una suma cercana a los cien mil dólares, aunque algunas versiones elevan la cifra a 500 mil. Ayer, en declaraciones a la prensa, el jefe de la DDI de San Isidro, Marcelo Peña, confirmó que fueron detenidos los dos autores del robo. Resultaron ser un ex gendarme que ahora trabajaba como vigilador privado y era el supervisor del turno noche del country Boca Ratón, quien fue secundado por el custodio de otro barrio privado. El que entró a la casa para robar fue el vigilador que no trabajaba en el lugar del hecho, quien además tenía “varios antecedentes” por delitos contra la propiedad, precisó Peña.

Los agentes de seguridad privada devenidos ladrones fueron descubiertos, informó Peña, a partir de la “declaración clave de un testigo que dijo con absoluta precisión: ‘fueron tal y tal’”, explicó el jefe policial. “Así llegamos a descubrir que estaba involucrado el jefe de supervisores, el ex gendarme Jorge Paredes y otro vigilador que tiene frondosos antecedentes cuyo nombre es Mario Fressoni”, informó Peña. Para lograr las detenciones, ordenadas por el fiscal de Pilar Marcos Petersen Victorica, se realizaron allanamientos en los partidos de La Matanza y en Moreno.

“En la casa de Fressoni se secuestraron tres pistolas que pertenecían a las víctimas del hecho, 20.000 dólares y 19.000 pesos, capuchas, precintos y relojes. En la de Paredes encontramos otro revólver robado a las víctimas”, dijo el jefe policial. Peña sostuvo que “el ladrón pudo hacer lo que quería, justamente porque el supervisor manejaba todo”. El hecho ocurrió el domingo pasado en el country Boca Ratón, en el kilómetros 11 de la ruta 125, en Villa Astolfi, partido de Pilar, que cuenta con vigilancia privada permanente.

Cerca de las 4.30 del domingo 23, la pareja integrada por Gabriel Viazzo (36) y María Pigino (29) llegó a su casa situada en el lote 171 de ese predio. Una vez adentro, el matrimonio fue sorprendido por un delincuente armado, que estaba solo y se hallaba en el dormitorio matrimonial vaciando la caja fuerte. Ante el arribo de los dueños de casa, el asaltante los amenazó con armas y luego comenzó a cargar en un bolso el dinero y una serie de objetos de valor.

El vocero detalló que el delincuente se apoderó del dinero y de tres armas que había en la casa: una carabina 22, una pistola 22 y una 44. El ladrón dejó al matrimonio encerrado en una habitación y escapó con el botín a pie, por el mismo agujero que había realizado en el cerco perimetral para entrar al country. Los investigadores dijeron desde el día del robo que sospechaban de los vigiladores del country, pertenecientes a la empresa Maipú, porque se determinó que el cerco del predio tiene sensores y que al ser cortado por el ladrón, éstos activaron la alarma y nadie del personal intervino.

En el sector por el cual huyó el asaltante había instaladas dos cámaras de seguridad que fueron secuestradas con el fin de establecer si quedaron registrados el ingreso y la huida del asaltante. “Se trató de un robo entregado”, dijo una fuente policial desde el mismo día en que ocurrió el hecho. Las víctimas realizaron la denuncia en el destacamento de Villa Astolfi, donde dejaron constancia de que salieron ilesos, dado que el delincuente no ejerció violencia sobre ellos.

Peña dijo que el robo se hizo en una casa que “no tiene rejas, porque (sus moradores) estaban en la tranquilidad de que alguien los cuidaba. Por eso se habían mudado de la Capital Federal al country”. Para estar “más seguros, contrataron seguridad privada, pero hay que tener en cuenta que, como en cualquier lugar, dentro de la seguridad puede haber gente buena o mala como en cualquier trabajo que nos cruzamos en la vida”.

Compartir: 

Twitter
 

El robo fue la semana pasada y el botín fue de por lo menos 100.000 dólares, quizá medio millón.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.