SOCIEDAD › SEMINARIO PARA DEFENSORES SOBRE VIOLENCIA DE GENERO

Un llamado a denunciar

La psicoanalista Eva Giberti evaluó que en “los últimos años hubo un incremento en la crueldad de los ataques”. Estela de Carlotto llamó a “animar a las mujeres a denunciar el maltrato”.

En el marco del Día de la Lucha contra la Violencia de Género, defensores del Pueblo de Iberoamérica llamaron a visibilizar el problema que en Argentina se lleva la vida de una mujer cada tres días. La coordinadora del programa nacional “Las víctimas contra las Violencias”, Eva Giberti, evaluó que en “los últimos años hubo un incremento en la crueldad con que se producen los ataques contra las mujeres” y destacó que la batalla no es contra la violencia, sino contra los patrones culturales que la sostienen. En tanto, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, llamó a “animar a las mujeres a que denuncien el maltrato”.

“Tienen que saber defenderse y poder denunciar, saber que hay espacios que protegen a la mujer victimizada, golpeada física y emocionalmente”, exhortó Carlotto ante el centenar de defensores del Pueblo que participaron de un seminario sobre erradicación de violencia contra las mujeres, realizado ayer en Buenos Aires. El defensor del Pueblo adjunto, Anselmo Sella, consideró que “constituyen una de las consecuencias más nefastas de las estructuras” de la sociedad actual.

Ese edificio sociocultural al que se refirió Ansella es lo que, en palabras de Giberti, “se llama patriarcado”. “En la familia, la tradición patriarcal insiste en hacerles creer a los hombres y las mujeres que el género femenino es una propiedad privada y que, por lo tanto, el varón puede tomar decisiones corporales sobre ella, puede golpearla, puede violarla y, sobre todo, exigirle que lo sirva”, detalló a este diario. Entonces, “en los casos de violencia física los golpeadores no son hombres con antecedentes policiales porque no se pelean con otros, pegan sólo a su mujer, o a veces a sus hijos, lo que demuestra que no son enfermos, sino que lo que tienen es necesidad de disfrutar del abuso de poder”.

La Justicia, afirmó la psicoanalista, actúa “con frecuencia creciente dictando la exclusión del hogar del sujeto por tres o cuatro meses, sabiendo muy bien que el señor no se va a quedar tres meses afuera”. Aún mayor es el daño si “no ha conseguido separarse internamente de ese sujeto, es decir desamorarlo y sentir desconfianza de él”.

Desde 2006, cuando comenzó a funcionar su programa, se incrementaron las llamadas de auxilio. Al llegar a la casa de las víctimas, los profesionales del equipo comenzaron a registrar “cada vez más casos de mujeres quemadas”, sobre todo desde 2009, lo que habla de un “aumento de la crueldad en los ataques físicos hacia la mujer”.

En la lógica del sistema prostibulario la radiogafía es aún más dura. “La captación, la imposibilidad de rechazar a un cliente, el pago de sólo el 30 por ciento de lo que se cobra por sus servicios son todas formas de explotación sexual que violentan a las mujeres”, explicó el fiscal especialista en la investigación de trata de personas, Marcelo Colombo. Sin embargo, muchas de esas mujeres “comienzan a regentear prostíbulos para salir de su realidad”, e incluso “representan el 36 por ciento de las condenadas hasta el momento por proxenetismo”.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

Un centenar de defensores del Pueblo participaron de un seminario sobre erradicación de violencia.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.