SOCIEDAD › LOS VECINOS RETOMARON LAS PROTESTAS DESPUéS DE LA REPRESIóN

Vuelve el corte en Tinogasta

No dejan pasar los enormes camiones que llevan explosivos e insumos a los emprendimientos mineros de esa zona de Catamarca y reparten folletos. Después de la violencia del viernes, la policía mantuvo su distancia.

 Por Carlos Rodríguez

En la noche del viernes, a partir de las 21, los vecinos de Tinogasta, en la provincia de Catamarca, restablecieron el “corte informativo” que vienen realizando sobre la ruta 60, para impedir el paso de camiones que traen insumos a cinco emprendimientos mineros que hay en la zona. De ese modo retornaron al lugar de donde habían sido desalojados por la policía. “Lo que hacemos es repartir folletos entre los que cruzan por la ruta, dado que sólo impediríamos el paso de los camiones que trabajan para las mineras, pero hasta ahora no llegó ninguno”, informó a Página/12 Pablo Olmos, de la Asamblea Ciudadana de Tinogasta. Ocho camiones con insumos –presumiblemente explosivos, cianuro y otros productos químicos– están varados en la zona de Fiambalá, cerca del Paso de San Francisco, que une a la Argentina con Chile. Del otro lado de la frontera se encontrarían otros seis camiones que “tampoco están avanzando”. Anoche la situación en Tinogasta era “tranquila, sin problemas”, luego de “la violenta represión del viernes del grupo (policial) Kuntur (Cóndor), donde resultaron lesionadas 16 personas, una de ellas discapacitada”, informó Olmos.

“Se trata de camiones de gran porte, de diez ejes y 80 ruedas, que pueden transportar hasta 45 mil kilos”, precisó Olmos. Algunos de los vehículos irían hacia San Juan, hacia la planta de la empresa Barrick Gold, mientras que el resto se dirigiría a tres de los cinco emprendimientos mineros que hay en los alrededores de Tinogasta, los de Las Papas, Los Aparejos y Piscis. “En nuestra zona los trabajos recién están en la etapa de exploración, pero es posible que en el cerro Las Papas (se llama así porque allí se cultiva la papa andina) ya empiece la explotación a partir de marzo.”

Los pobladores de Tinogasta, que el viernes marcharon para pedir la renuncia del intendente local, Hugo Avila, ayer denunciaron que “la gobernadora Lucía Corpacci es la que tiene que hacerse responsable por la seguridad de los pobladores de Tinogasta”. El viernes, el ministro de Gobierno y Justicia de la provincia, Francisco Gordillo, sostuvo que la policía actuó “en cumplimiento de una orden judicial, respetando sobre todas las cosas el derecho que tienen todos de transitar la ruta”.

Los vecinos insistieron ayer en que “sólo se interrumpe el paso de los camiones, dado que al resto de los automovilistas se les entrega folletos con información sobre las razones del bloqueo que realizamos”, recordó Olmos. Agregó que algunos de los emprendimientos mineros “podrían afectar zonas protegidas por el Convenio de Ramsar”, en alusión al acuerdo mundial para proteger los humedales de “importancia internacional como hábitat de aves acuáticas”. Olmos dijo que “a estos lugares llegan aves que vienen del norte del continente y por eso son áreas que deben ser protegidas”.

Además de los casos de Belén y Tinogasta, en Catamarca, donde hubo desalojos por la fuerza, otros hechos similares se produjeron el viernes en la localidad catamarqueña de Santa María y en su vecina Amaicha del Valle, en la provincia de Tucumán. “En estos casos, hubo forcejeos y algunos golpes, pero no se dio la represión que ocurrió sobre todo en Tinogasta, porque la gente se había organizado bien y tenía claro que no debía ofrecer resistencia para evitar actos de violencia”, le explicó a este diario la abogada Nidia Gautier.

En la madrugada del viernes, cuando se produjo el desalojo en Santa María y Amaicha, Gautier se hizo presente de inmediato “porque vivo cerca y me avisaron con tiempo. Lo que se están haciendo son procedimientos atípicos, porque no hay una orden judicial, sino que se realizan por orden de los gobiernos”. La abogada sostuvo que presentaron “un hábeas corpus preventivo para evitar que se repitan estos hechos y le solicitamos al gobierno de (José) Alperovich, que se abstenga de seguir con estos operativos a la madrugada porque los bloqueos son absolutamente pacíficos”. La abogada denunció que “cuando los 50 vecinos se fueron de la ruta, se refugiaron en la vivienda de uno de ellos y fueron rodeados. El gobierno lo niega, pero tenemos pruebas de lo que ocurrió”.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos en la ruta 60, nuevamente cortada desde la noche del viernes.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.