SOCIEDAD › VIOLENTO ENFRENTAMIENTO EN MATADEROS ENTRE VECINOS Y EX VILLEROS DUEñOS DE UN TERRENO

Ni el derecho a la propiedad privada

Son 85 familias de la Cooperativa Los Bajitos, que compraron un terreno y están construyendo dos torres. Con la Metropolitana que mira, vecinos atacaron el lugar, rompieron el portón y quemaron las instalaciones.

 Por Carlos Rodríguez

“Lo que está pasando con estas 85 familias es que les están negando el derecho liberal más elemental: el de tomar posesión de la propiedad privada que han adquirido legalmente.” Lorena Sfeir es la apoderada de la Cooperativa Los Bajitos, integrada por los vecinos que vivieron hasta 2008 en el asentamiento conocido como La Lechería, en el barrio porteño de La Paternal, pegado a las vías del Ferrocarril San Martín. En julio de 2007, mediante un convenio con el Ministerio de De-sarrollo Social del gobierno porteño y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, los vecinos adquirieron un terreno de 38 metros de frente por 86 de largo en la calle Basualdo 1753, en Mataderos, para construir 88 viviendas en dos edificios torre que se convertirían en vivienda “digna y definitiva” para las 85 familias. Lo insólito es que cuando tratan de ingresar a su propiedad, acompañados por técnicos que realizan estudios relacionados con la futura construcción, los legítimos dueños del terreno son agredidos en forma verbal y física por vecinos del barrio que actúan como patotas, ante la pasividad de la Policía Metropolitana.

El episodio de mayor violencia se produjo el viernes, cuando unas 50 personas ingresaron al predio, destrozando el portón de entrada con un camión, y les prendieron fuego a las instalaciones. “Los vecinos, cuando llegan al lugar, enseguida aparecen de todos lados y expresan una serie de prejuicios, porque dicen que no quieren que los ‘villeros’ se instalen ilegalmente en el barrio, cuando en realidad se trata de personas que sólo están tratando de ejercer su derecho a la propiedad privada”, insistió Sfeir. Lo extraño es que la Policía Metropolitana, creada por Mauricio Macri, entre otras cosas, para defender a rajatabla la propiedad privada, en este caso no mueve un dedo para garantizar la seguridad de personas que sólo quieren comenzar obras de construcción en un terreno propio.

La situación de violencia existente en los alrededores del predio fue constatada ayer por Página/12. Un fotógrafo del diario, además de tener que identificarse puntillosamente ante el personal de la Metropolitana, fue hostigado por personas de civil que dijeron tener vinculación con el gobierno porteño. De acuerdo con la información que circula en el barrio, los vecinos creen que los que ingresan al predio son personas que quieren ocuparlo en forma ilegal para levantar viviendas precarias. Al mismo tiempo, han recibido promesas de funcionarios porteños en el sentido de que el terreno va a ser destinado a la instalación de una plaza.

“El terreno no es fiscal, fue comprado por la Cooperativa Los Bajitos en julio de 2007 y por esa razón se adelantó el desalojo de La Lechería, que fue consensuado con Macri”, recordó la abogada Lorena Sfeir. El acuerdo fue finalizado con el Ministerio de Desarrollo Social porteño, cuando su titular era María Eugenia Vidal, actual vicejefa de Gobierno. Para sellar el acuerdo y darles una cobertura a las familias hasta tanto se construyeran los dos edificios en torre, las autoridades porteñas ofrecieron un subsidio, por única vez, de 12.000 pesos. De las 85 familias, 49 optaron por no hacer uso del subsidio para alquilar una vivienda transitoria sino que decidieron reunir el monto total para invertirlo en la construcción de las casas definitivas.

En la actualidad, esas 49 familias viven en avenida Escalada y Roca, en la zona sur de la ciudad, en una casa de departamentos recibida en comodato por dos meses. Pasado ese tiempo, tuvieron que presentar un recurso de amparo para evitar su desalojo. Su situación se complica porque, mientras se construían los dos edificios iban a levantar viviendas precarias en el predio de Mataderos, que no pueden ocupar por la presencia agresiva de los vecinos del barrio. Las otras 36 familias que conforman la Cooperativa Los Bajitos, aceptaron en su momento cobrar el subsidio de 12 mil pesos y hoy viven en forma transitoria en la Villa 31 y en distintos asentamientos del Gran Buenos Aires.

La apoderada de la Cooperativa Los Bajitos le dijo a este diario que “la situación planteada en Mataderos es insostenible. Los vecinos ‘insurgentes’, por así decirlo, hacen todo lo posible para que no podamos movernos en el terreno que fue comprado legalmente. Ya tuvimos episodios de violencia como cuando le arrojaron un botellazo a una de las propietarias o lo que ocurrió el viernes, cuando una patota de 50 personas entró con un camión luego de romper el portón y atacar al guardia de seguridad privada que habíamos contratado para que custodiara el predio”.

Sostuvo que los miembros de la cooperativa “no quieren entrar en la guerra que nos proponen y, por eso, este lunes (por mañana) haremos una presentación ante la Fiscalía de Instrucción 38, para que se tomen los recaudos necesarios para garantizar la seguridad de los legítimos propietarios del terreno”. Ya se han realizado varias denuncias ante la comisaría 48 de la Policía Federal, pero los agentes no pueden intervenir porque la zona le corresponde a la Metropolitana. “El viernes por la noche, después de prenderle fuego a todo, los integrantes de la patota no dejaban ingresar a los bomberos y la Policía Metropolitana se limitó a mirar, sin tener ningún rol activo”, aseguró Sfeir. Esa noche, además de provocar el fuego, se robaron una heladera y un generador de energía eléctrica. El sueño de los ex vecinos de La Lechería es construir dos edificio en torre, con planta baja y cuatro pisos.

Compartir: 

Twitter
 

Volviendo a colocar las rejas arrancadas por vecinos sospechosamente organizados como una patota.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.