SOCIEDAD › EDUARDO VASQUEZ, SENTENCIADO A 18 AÑOS POR EL CRIMEN DE SU MUJER, WANDA TADDEI

El femicidio que tuvo su condena

El Tribunal Oral condenó al ex integrante de Callejeros a 18 años por haber quemado viva a su esposa. Como atenuante consideró que el músico actuó bajo “emoción violenta”, una figura que despertó polémica.

 Por Pedro Lipcovich

El fallo del tribunal que condenó a Eduardo Vásquez a 18 años de cárcel, por haber quemado viva a su esposa, Wanda Taddei, suscitó el debate sobre la aplicabilidad del atenuante “emoción violenta” a los casos que se definan como de femicidio. Los magistrados consideraron probado el acto criminal y le aplicaron esa pena que el propio abogado de la querella consideró elevada pero que, de no haber mediado aquel atenuante, hubiera sido de prisión perpetua. Después, varios investigadores y militantes en cuestiones de género se manifestaron decepcionados por la inclusión del atenuante, que, en esta perspectiva, disminuiría el valor ejemplarizador del fallo y, en todo caso, no debería aplicarse al femicidio –asesinato de una mujer por su condición de tal–. De hecho, en proyectos legislativos para incluir esta figura en el Código Penal se excluye el atenuante por emoción violenta. El debate se ampliará cuando, el viernes 22, se conozcan los fundamentos del fallo. Por lo demás, el veredicto fue recibido con serenidad por todas las partes. La mayor expresión de emoción provino de la madre de una joven que murió quemada, crimen por el cual su novio, imputado, sigue en libertad: es una de las 50 mujeres que –según estimación de una ONG– murieron quemadas vivas a partir del caso, emblemático, de Wanda Taddei.

A las 16.24 de ayer, ante una sala repleta que los había esperado en total silencio, se presentaron los jueces Pablo Gustavo Laufer, Patricia Mallo y Luis Fernando Niño –del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 20 de la Capital Federal– y, en un breve acto, dieron lectura al fallo por el cual Eduardo Vásquez fue condenado a 18 años de prisión por “homicidio calificado por el vínculo y atenuado por emoción violenta”, de acuerdo con los artículos 45 y 80 inc. 1º del Código Penal. Los fundamentos del fallo se expondrán el 22 a las 17.30.

La mayor parte del público presente –familiares de Wanda, más unos pocos allegados a Vásquez– se retiró en silencio. Una mujer, sin embargo, enarboló una pancarta y exigió una condena mayor, en nombre de las víctimas de Cromañón, la discoteca incendiada el 30 de diciembre de 2004; Vásquez era baterista del conjunto Callejeros, que actuaba aquella noche. Otra mujer rompió a llorar: era Elsa Jerez, madre de Fátima Guadalupe Catán, quien, el 18 de agosto de 2010, cuando tenía 24 años y estaba embarazada, sufrió quemaduras que le causaron la muerte tras cinco días de agonía. Su novio, imputado por el caso, sigue en libertad.

La señora Jerez se hallaba en la sala como parte de un grupo organizado por la ONG Mujeres del Sur. Paola Rezano, de esta entidad, dijo a este diario que “estamos mal. Creíamos que a Vásquez le iban a dar cadena perpetua. El caso Wanda es emblemático y, si no hay una condena ejemplificadora, seguirán matando mujeres”.

Leonardo Rombolá, abogado de la familia de Wanda, manifestó “sorpresa por la atenuación por emoción violenta. No la había planteado la fiscalía ni tampoco la defensa. De todos modos, para una persona que, como él, no tenía antecedentes penales firmes, es una condena alta. Hace poco, a un hombre que acuchilló a su mujer, en Córdoba, le dieron sólo tres años. En fin, veremos cuáles son los fundamentos del tribunal y el señor Jorge Taddei tomará o no la decisión de apelar”.

Jorge Taddei, padre de Wanda, también aguardará “para ver qué fundamentos tuvo el tribunal. En todo caso hay que ser prudentes, y nosotros confiamos en la Justicia. El dolor de haber perdido a mi hija lo seguiría teniendo por más que hubiese sido cadena perpetua. Ella seguirá bajo tierra y nosotros seguiremos llorándola”.

Eduardo Guarna, abogado de Vásquez, comentó que su defendido “está muy emocionado porque le dieron 18 años en vez de los 35 que esperaba”, aunque “no está contento porque quería la absolución”. Oscar Ciruzzi, el fiscal, se mostró “disconforme: Vásquez bajo ningún punto de vista estaba alterado”.

Carlos Rozanski, camarista en lo Criminal Federal de La Plata, estimó que “la muerte de Wanda es femicidio y, juzgada como tal, es un contrasentido utilizar el atenuante de la emoción violenta. Por eso el femicidio debe ser una figura penal independiente: el asesinato de una mujer por el hecho de serlo requiere que todo el proceso judicial esté atravesado por la visión de género”.

En la misma dirección, Mabel Burin, directora del Programa de Estudios de Género y Subjetividad en UCES, dijo a este diario que “en el femicidio no se trata de emociones: se trata de un sistema de pensamiento, un paradigma de dominio y posesión sobre la otra persona, que configura una autorización interna para matar. Y, en una cultura patriarcal, donde Ricardo Barreda pudo ser considerado un héroe por matar a todas las mujeres de su familia, un crimen como el de Vásquez se presta a la identificación de otros hombres, ya que ‘si él pudo hacerlo, yo también puedo’. Por eso hay que deslegitimar nítidamente la violencia de género”.

Wanda Taddei sufrió quemaduras gravísimas, causadas por alcohol encendido, el 10 de febrero de 2010, y murió tras 11 días de agonía. Vásquez permaneció en libertad hasta el 4 de noviembre de ese año. Luego de este crimen, 50 mujeres murieron quemadas vivas, según la estadística del Observatorio de Femicidios de La Casa del Encuentro.

A los 18 años de cárcel dictados ayer se sumará un año por tenencia de droga ilegal, que mientras no tuviera otra condena estaba en suspenso, y eventualmente se sumarán cuatro años por el incendio en Cromañón, que todavía no están firmes.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared