SOCIEDAD › CONTROVERSIA ENTRE CIUDAD Y NACION

Qué es lo que debe cambiar

 Por Eduardo Videla

“La reforma impulsada por el Consejo Federal de Educación apunta a homologar los títulos de las escuelas técnicas, no de toda la secundaria, como se está diciendo. Y ni siquiera alcanza a todas las técnicas, sino a seis especialidades”, dijo a Página/12 María Rosa Almandoz, titular del Instituto Nacional de Educación Técnica (INET), que depende del Ministerio de Educación de la Nación. La aclaración contradice lo dicho ayer por el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, quien ayer le reclamó al gobierno nacional porque “no se pronuncia” sobre el conflicto porteño. “La reforma impulsada por el Consejo Federal de Educación, con la cual nosotros estamos de acuerdo, busca revertir” la actual situación de la escuela secundaria, dijo Bullrich.

El conflicto en las escuelas porteñas se inició en las técnicas, pero se trasladó a las artísticas y a los bachilleratos. “Hay falta de información y como no se informa a los estudiantes, parece que no hay intención de bajar el nivel de conflictividad”, estimó Almandoz. Ante una consulta de este diario, la funcionaria explicó que la homologación exigida por el Consejo Federal de Educación es “sólo para las carreras técnicas cuyos títulos requieren matriculación: en la Ciudad hay dieciséis títulos técnicos y sólo seis necesitan homologación”, afirmó.

Aclaró además que las adecuaciones exigidas por el Consejo son “en todo caso, requisitos mínimos, es decir que si en la Ciudad se dictan más horas que las requeridas, no es necesario reducirlas”. Según explicó, la resolución del organismo federal establece el mínimo para la formación en las escuelas técnicas, en seis años; no menos de 30 horas reloj semanales; una carga horaria mínima para todo el plan de estudios de 6480 horas reloj y contenidos mínimos para una carga horaria de 5920 horas reloj.

Los plazos para la adecuación de esos planes vence a fin de este año. “Pero no se aplicarán penas al que no cumpla”, aclaró Almandoz. Como informó este diario en julio último, el Ministerio de Educación porteño inició este cambio sin consultar a docentes y directivos y presentó los planes en mayo de este año en el ministerio nacional. Pero los cambios propuestos fueron objetados “por no cumplir con las condiciones sobre carga horaria”.

Por entonces comenzó la movilización de estudiantes y docentes de escuelas técnicas que, enterados de las modificaciones, reclamaron porque los nuevos planes recortaban horas de materias específicas para incluir otras del área humanística. “Reducían la cantidad de horas de dibujo técnico y agregaban otras de arte”, comentó Almandoz. La gestión de dos legisladores permitió que Educación abriera el debate e hiciera modificaciones en el ciclo básico, que comprenden los dos primeros años de la carrera. Respecto del resto, abrió la discusión con docentes y directivos –no aceptó la inclusión de estudiantes– pero sin que termine esa etapa, el jefe de Gabinete de Bullrich, Diego Fernández, anunció esta semana que el año próximo comenzarán a implementarse los cambios en ocho escuelas técnicas. No obstante, ni esta propuesta ni los cambios para el ciclo básico fueron presentados hasta el momento en el Ministerio de Educación, confirmó Almandoz.

Hasta ahora son doce las provincias que adecuaron los contenidos curriculares de sus escuelas técnicas a los lineamientos mínimos exigidos por el Consejo Federal de Educación. Las seis carreras que requieren de homologación son: maestro mayor de obra y las tecnicaturas en Química, Electrónica, Electromecánica, Mecánica Automotor y Aeronáutica (que no se cursa en la ciudad).

Bullrich insistió ayer en que “lo que estamos haciendo es aplicar una decisión política del gobierno nacional. Esto consiste en que los títulos de las escuelas medias y técnicas del país tengan validez en toda la Argentina”. Sostuvo que esa reforma “la están impulsando los equipos técnicos, docentes y directivos de las escuelas en diálogo con alumnos que tienen una participación informativa”. El ministro insistió en negar una apertura al diálogo con los estudiantes, trámite que delegó hace una semana en los directivos. Esa decisión no logró destrabar el conflicto sino que, por el contrario, lo profundizó.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.