SOCIEDAD › LA FAMILIA DE LA EMBARAZADA ASESINADA PIDE MEDIDAS A CASACION

Pedido de cárcel por Erica

La familia de Erica Soriano, desaparecida desde 2010 en la localidad bonaerense de Lanús, pidió al Tribunal de Casación Penal que vuelva a detener a la ex pareja de esta joven embarazada, Daniel Lagostena, liberado en diciembre por falta de pruebas. El juez y el fiscal que instruyeron la causa lo imputaron de “homicidio simple y aborto en concurso ideal, en el contexto de violencia familiar”, pero una cámara de apelación ordenó la libertad del procesado, luego de que la defensa de Lagostena presentara un planteo de hábeas corpus. La hipótesis de los investigadores es que el hombre asesinó a su pareja porque ésta pensaba dejarlo y luego se deshizo del cuerpo tirándolo al Río de la Plata o en un horno crematorio perteneciente a una funeraria de su familia.

“Estamos ante determinado tipo de delitos, características graves del hecho, condiciones personales negativas del imputado, probada presunción de fuga y entorpecimiento probatorio”, sostuvo en su presentación el abogado Marcelo Ma-zzeo. Las condiciones personales “negativa” obran en varios tramos de la causa, donde sus ex parejas dicen haber sido golpeadas, en algunos casos hasta el desmayo, y también amigos de la pareja afirman que Lagostena, de 51 años, controlaba las llamadas, tickets de viaje y hasta los mensajes de Soriano, de 30.

En su escrito, Mazzeo planteó que sobre este hombre, liberado el 28 de diciembre pasado por la sala III de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora, “pesa una imputación seria y fundada, pues el encartado entonces debe continuar el proceso en detención. Sin vueltas, sin complicaciones y sin análisis sesgado de la cuestión”. El juez de Garantías 9, Gabriel Vitale, al pedir su detención en mayo del año pasado, tomó en cuenta cruces telefónicos, que sitúan a Lagostena y familiares haciendo llamadas y movimientos inusuales, y un resto de ropa que apareció en la chimenea de la casa que la pareja compartía y Soriano planeaba abandonar.

“Los jueces de Cámara (de apelaciones) hicieron lugar a un hábeas corpus y de este modo impidieron que los hechos de la causa sean ampliamente debatidos, desafiando el derecho de los familiares de la víctima y de la sociedad en su conjunto a acceder a la verdad material de los hechos que se ventilan en esta causa”, sostuvo el abogado de la familia, en el escrito presentado ante Tribunal de Casación Penal.

Soriano fue vista por última vez el 20 de agosto pasado de 2010 y la versión de su pareja es que al día siguiente ella se fue a visitar a su madre a la localidad bonaerense de Villa Adelina, pero allí nunca llegó. El fiscal y el juez no creyeron en esa declaración y sostienen que, a pesar de que nunca apareció el cadáver, Erica fue asesinada por Lagostena dentro de la casa, en el marco de la violencia de género que ejercía él.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared