SOCIEDAD › EL ARTISTA FUE DISTINGUIDO POR LA UNIVERSIDAD DE ENTRE RIOS

León Gieco, el Doctor Honoris Causa

Con mucha emoción, el “muchacho de pueblo” recibió el diploma de la Facultad de Trabajo Social de la UNER por “ser un autor comprometido con su pueblo, denunciar desigualdades y por su labor por los derechos humanos”.

León Gieco fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos por “ser un autor comprometido con su pueblo, por denunciar desigualdades sociales y por su labor crítica en la defensa de los derechos humanos”.

“No vayan a creer que tengo palabras para verbalizar el significado que tiene para mí esta distinción. La gente cree que porque uno compone canciones lo puede hacer: las canciones son más pensadas, uno las da vuelta, las transforma, las hace diferentes”, se emocionó Gieco frente al auditorio.

El cantante se refirió al impacto de este reconocimiento en su carrera. “Esto le da a mi carrera un alcance inimaginable; mis expectativas cuando salí de mi pueblo, a los 18 años, eran ir a Buenos Aires, sacar unos pesos y volver para comprar una verdulería. Recibir este premio de la UNER es algo impensado. Lo voy a recibir por el compromiso que me genera para conseguir nuevos méritos; no por lo que hice, sino por lo que haré; no por las luchas que se han ganado, sino por las luchas que aún vamos a ganar”.

“Siento que esta distinción pone a mi corazón en marcha más que nunca, no me hace dormir en los laureles, no sé si lo merezco, no lo he pensado. Me voy a llevar este gran papel, lo voy a encuadrar, lo voy a poner en mi pared. Y todos los días cuando lo mire, voy a decirme que valió la pena luchar: valió la pena pensar que no hay nada más hermoso y divertido que hacer algo por alguien y que no hay nada más aburrido que nunca hacer nada por nadie”, cerró antes de iniciar un concierto que se extendió por más de una hora.

El santafesino se despachó con temas que componen el núcleo central de su obra musical. Así interpretó, solamente apoyado en su guitarra y una armónica, “Canción para Carito”, “La memoria” y “El ángel de la bicicleta”, entre otros. Los primeros temas estuvieron dedicados a las mujeres, para lo cual contó con un video con imágenes de personalidades destacadas de la cultura y la política; también señaló que en octubre pasado visitó el Encuentro Nacional de Mujeres, cuya edición número 27 se realizó en Posadas.

Cada canción estuvo acompañada de anécdotas: “Me parece que hay que ajustar la tuerca, y una forma es hacer todos los trabajos solidarios que se pueda, es un reconocimiento por los años de gloria, yo a la gente le debo todo”. En una de sus narraciones se refirió a la Unidad Penal Nº 6 de Paraná, la cual visitó en 1982 y cuando tocó para detenidas por razones ideológicas. El año pasado pudo reencontrarse con ellas e incluso algunas estaban en el Teatro 3 de Febrero por la distinción del honoris causa.

Tampoco dejó pasar la oportunidad para deslizar algunas ideas políticas y evocar momentos importantes en la historia nacional. “Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo merecen un reconocimiento del papa argentino”, esbozó, cuando introdujo una de sus producciones. Resaltó además que la Argentina es vista internacionalmente como el “único país del mundo que ha hecho una lucha increíble por los derechos humanos”.

El acto formal tuvo como oradores a autoridades académicas y gubernamentales. La vicedecana de la Facultad de Trabajo Social, Carmen Lera, realizó una semblanza de León Gieco y enfatizó que “el dolor no le es indiferente, por eso sus canciones tienen forma de denuncia”. Acto seguido, la decana de esa casa de estudios, Sandra Arito, sostuvo que “hace homenaje al arte como cultura”, en tanto que “el arte es necesariamente político, si no lo es, es otra cosa”. Mientras que el rector de la UNER, Jorge Gerard, afirmó: “Esos valores son los que queremos transmitirles a nuestros alumnos”.

Por su parte, la intendenta Blanca Osuna aludió a “un tiempo especial” que se vivencia entre el 24 de marzo y el 2 de abril. “Son dos fechas que todos sentimos a flor de piel. Dos fechas donde las instituciones han ido dando muestras de cómo se reconstruye el Estado. Y en esta fecha la universidad entrega este título, lo que da muestra de esa cercanía al sentir popular”, aseveró. En primera fila, estaban el vicegobernador José Cáceres y el ministro de Cultura, Roberto Romani, además de algunos legisladores.

La iniciativa aprobada por el Consejo Superior de la UNER fue una propuesta de la Facultad de Trabajo Social, expresada en la Resolución N 114/2010 de su Consejo Directivo. Entre los considerandos, se señala: “Que (Raúl Alberto Antonio León Gieco) ha dado muestras de ser un autor comprometido con su pueblo; que él mismo se rebela y denuncia las desigualdades sociales; y que su obra y su persona merecen su reconocimiento a su labor crítica en defensa de los derechos humanos”.

Los anteriores títulos de Doctor Honoris Causa que entregó la Facultad de Trabajo Social de la UNER fueron otorgados a Estela Barnes de Carlotto (2004), Joaquín Salvador Lavado Quino (2009) y Néstor Kirchner (2010).

Compartir: 

Twitter
 

Gieco en el momento de recibir su doctorado y antes de tocar para los muchos que se acercaron a honrarlo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared