SOCIEDAD › MASA CRITICA POSTEO AYER

La bici se defiende

Participantes de las bicicleteadas de Masa Crítica declararon en un blog del movimiento que ellos representan “el amor y no la violencia, la falta de respeto y el odio”, en referencia al incidente ocurrido el jueves a la madrugada, cuando un taxista atropelló a tres ciclistas a la altura de Figueroa Alcorta y Sarmiento. Los integrantes del colectivo fueron cuestionados por pasar semáforos en rojo e insultar a quienes van en auto.

“La Masa Crítica es un movimiento no organizado, no tiene cara, no tiene líderes, no tiene una forma. Se junta espontáneamente dos veces al mes (y más también). La Masa Crítica no es violencia, no es falta de respeto, no es odio. La Masa Crítica es amor y cualquiera que haya participado lo sabe”, afirma la última publicación del blog masacriticabsas.

El viernes a la madrugada la Policía Federal secuestró el taxi durante un allanamiento realizado en un estacionamiento en Rodó al 5800. Es un Volkswagen Voyage que tiene labradas unas cincuenta actas por infracciones de tránsito y pertenece a una empresa de radiotaxis. El coche fue llevado a la comisaría 23, donde se realizarán los peritajes. El problema es que no todos los testimonios del sumario coinciden sobre la patente ni el modelo de taxi. Los investigadores deberán esperar a que la Policía Científica perite el automóvil en busca de marcas que demuestren su intervención en el accidente. La fiscalía aguarda los resultados para poder detener al conductor del taxi.

El hecho ocurrió en la madrugada del jueves en Figueroa Alcorta y Sarmiento, donde el conductor de un taxi aceleró en la misma dirección que se desplazaban unos 500 ciclistas que participaban de un paseo nocturno organizado por el colectivo Masa Crítica. A raíz del choque, tres personas resultaron heridas y fueron trasladadas al Hospital Fernández, donde se informó que sus lesiones no eran de gravedad y recibieron el alta. Uno de los atropellados, Federico Morris, dijo que el taxista iba derecho a matarlo y que quedó agarrado al capó de donde el conductor quería que se cayera para pasarle por arriba. “Cuando me caí en el capó por los reflejos me agarré de donde entra el aire al coche y pensé que el taxista iba a frenar, pero empezó a acelerar y frenar para que yo me caiga y llevarme puesto”, explicó. El ciclista expresó que cuando las caravanas de bicicletas circulan en forma masiva por las calles de Buenos Aires algunos automovilistas “putean y no frenan el auto” y dijo que tratan “de no contestar para que no haya más problemas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.