SOCIEDAD

El pozo que se tragó un auto

Tras la rotura de un caño maestro, ayer la esquina de Boedo y Constitución se inundó parcialmente y el asfalto se abrió, por lo que terminó tragándose, literalmente, la mitad de un auto. El dueño del vehículo dijo a la prensa que había estacionado el auto, ido hasta un negocio en la esquina y regresado. En “menos de cinco minutos, escucho el ruido del agua. Veo que se levanta el asfalto y el auto se cae” en el vacío que se abrió bajo las ruedas. El desperfecto en el caño fue arreglado por operarios de Aysa, concesionaria de la provisión de agua y propietaria del caño, horas después, y el hombre pudo recuperar su auto.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.