SOCIEDAD › DOS BONAERENSES SERAN ENJUICIADOS POR EL CASO DE LA CARCOVA, EN JOSE LEON SUAREZ

Juicio oral por una masacre

Franco Almirón y Mauricio Ramos murieron y Joaquín Romero resultó herido por balas de plomo disparadas por los policías Gustavo Rey y Gustavo Vega, cuando descarriló un tren en José León Suárez. Ambos llegaron al juicio detenidos. Piden investigar hacia arriba.

 Por Horacio Cecchi

A partir de hoy se realizará el juicio a dos policías bonaerenses, el subinspector Gustavo Vega y el oficial Gustavo Rey, acusados de fusilar a escopetazos a los jóvenes Franco Almirón y Mauricio Ramos Arce y provocar graves heridas a Joaquín Romero, el 3 de febrero de 2011 frente al barrio de La Cárcova, José León Suárez, y que llegan detenidos a esta instancia. Esa tarde el descarrilamiento de un tren de carga de TBA llevó a que la población de La Cárcova se lanzara sobre las cajas diseminadas para llevar a casa algunos productos. La reacción policial, con balas de plomo, derivó en los resultados detallados más arriba. Pero la versión policial de los hechos fue diametralmente opuesta. El ministro de Seguridad y Justicia, Ricardo Casal, difundió la versión que sostenía que una banda de delincuentes había descarrilado el tren y pretendía robar el cargamento, lo que provocó los disparos. La versión fue descartada por la Justicia porque las pruebas indicaron desperfectos ferroviarios. El Movimiento Evita realizó anoche una vigilia, festival incluido, frente a los Tribunales de San Martín, y para hoy convocó a una concentración. La intención de los querellantes es demostrar que Vega y Rey no fueron dos loquitos aislados del gatillo fácil, sino que se trató de una actuación policial que recibió órdenes jerárquicas.

“Esta causa es muy importante porque estamos llevando a juicio oral a los dos imputados como autores materiales de haber apretado el gatillo –sostuvo Juan Carlos García Dietze, abogado de la familia de Mauricio Ramos–. Otra parte que todavía se está investigando tiene que ver con la responsabilidad de los que dieron las órdenes. Sería ingenuo pensar que estando presente personal jerárquico, hayan actuado de manera aislada.”

El 3 de febrero de 2011, alrededor de las 14.30, siete vagones del tren 8232, cargados con autopartes, descarrilaron frente a La Cárcova. Unas horas antes, por la mañana, el subteniente Marcelo Houriec había sido baleado por cuatro personas que intentaron arrebatarle su arma cuando patrullaba el Camino del Buen Ayre, muy cerca de la zona del descarrilamiento. Poco después fueron detenidos dos hombres por el crimen de Houriec, uno de ellos herido; tres días después, detuvieron a los otros dos. Dos de los comisarios que participaron en la represión junto a las vías, Víctor Hualde y Carlos Silva, comisario y subcomisario de la 4ª de José León Suárez, habían participado en la investigación del crimen de su colega y llegaron al escenario del descarrilamiento dispuestos a tomar venganza.

Testigos sostuvieron que Hualde y Amílcar Pino, titular de la subcomisaría de José León Suárez, abandonaron el escenario del descarrilamiento y se dirigieron a la 4ª de José León Suárez a buscar expresamente cartuchos verdes (con balas de goma) y una pistola lanzagases. La pistola lanzagases fue inmediatamente utilizada por Carlos Aguirre, también de la 4ª, para disparar detrás de un chapón donde se ocultaban Franco, de 16, y Mauricio, de 17. El gas lacrimógeno los obligó a salir y fueron baleados por Gustavo Rey, de la Policía Bonaerense 2. En otro sector, Gustavo Vega, de la comisaría 2 de San Martín, disparó hiriendo gravemente a Joaquín, de 19. Ambos, Vega y Rey, dispararon escopetazos con postas de plomo. Vega sostuvo primero que confundió los cartuchos de postas de goma con los de plomo. El mismo argumento usado nueve días después en el crimen de Lucas Rotella, en Baradero. A las dificultades de confundir unas con otras por peso, tamaño, textura y color, habrá que agregar que Vega es instructor de tiro en la Bonaerense.

Hasta ahora, los fiscales que investigaron el caso, Marcelo Sendot y Raúl Sorraco, fueron a fondo en la búsqueda de los autores directos de los disparos, pero no avanzaron con los pedidos de investigar hacia arriba. Federico Efrom, abogado del CELS, organismo de derechos humanos que acompaña a las familias de Ramos y Romero junto al Movimiento Evita, dijo a Página/12 que “en dos oportunidades les pedimos a los fiscales Sendot y Sorraco que citen a las jerárquicos, pero hasta ahora, y esto hace un año, no tuvimos respuesta. Queremos que cuando se reproduzca toda la prueba en el debate oral, nos lleve en forma directa no sólo a la presencia de rangos jerárquicos, sino a los que tomaron la decisión y ordenaron disparar”.

Hoy el Movimiento Evita y el CELS convocan a una concentración frente a los Tribunales de San Martín a partir de las 10. El juicio se llevará adelante hasta el martes 11 de marzo y tendrá como jueces a Alejandro Moramarco Terrarosa, Oscar Correa y Silvio Chagaya, del Tribunal Oral 1.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El tren de TBA cuyo descarrilamiento, el 3 de febrero de 2011, derivó en la masacre.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.