EL PAIS › REÑIDA ELECCION DE AUTORIDADES EN EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

En busca de la fumata blanca

Hasta anoche, ni el oficialismo ni la oposición lograban juntar los siete votos necesarios para designar al nuevo presidente. La mirada quedó puesta sobre la postura del camarista Mario Fera, titular saliente del organismo.

 Por Irina Hauser

El Consejo de la Magistratura intentará elegir hoy a su nuevo presidente y a las autoridades de las comisiones en un escenario complejo y reñido, quizás incluso un poco más de lo habitual. Para que un candidato se imponga hacen falta siete votos de los trece consejeros, pero hasta ayer al anochecer nadie lograba juntarlos, ni el oficialismo ni la oposición. Como ha sido casi de rigor en los últimos años, el voto clave para lograr una definición es el del camarista laboral Mario Fera, que es el presidente saliente.

Desde su llegada al organismo el jueves pasado, los jóvenes de La Cámpora Julián Alvarez (secretario de Justicia) y Eduardo “Wado” De Pedro (diputado) apostaron a lograr un consenso. Sin embargo, las primeras conversaciones no fueron nada sencillas y se encontraron con una gran fragmentación en el cuerpo. Tanto los radicales como los abogados y los jueces no muestran ninguna predisposición a negociar.

Hasta el momento, seis integrantes del Consejo son o apoyan al oficialismo: además de Alvarez y De Pedro, el diputado Carlos “Cuto” Moreno, los senadores Marcelo Fuentes y Ada Iturrez, más el académico Manuel Urriza. El bloque opositor también es de seis: está integrado por los radicales Mario Cimadevilla y Oscar Aguad, los jueces Alejandro Sánchez Freytes y Ricardo Recondo, y los abogados Daniel Ostropolsky y Alejandro Fargosi. El que define y siempre marca un interrogante es Fera.

En 2011, en sus inicios como consejero, parecía que apoyaría un presidente kirchnerista y terminó logrando que lo votaran a él. Ahora la ley le impide ser reelecto, aunque la semana pasada deslizó esa idea. El panorama es todavía más complejo porque ninguno de los bloques en pugna funciona cohesionado y suele haber diferencias internas.

El nombre que analizaba días atrás el oficialismo para presidente era el de Urriza, un peronista histórico. Pero Fera hizo saber que le daría su aval. A su vez, algunos consejeros kirchneristas sospechan que quien fogonea a Urriza es Hernán Ordiales, el representante del Ejecutivo que acaba de ser reemplazado por Julián Alvarez y a quien –en rigor– buscan neutralizar. Ordiales intentó una alianza con la corporación judicial para conseguir votos a favor de Urriza. Así las cosas, contra esa iniciativa, surgió el senador Marcelo Fuentes como otro posible candidato. Por ser representante político y haber impulsado la reforma judicial, es difícil que Fera lo vote. De hecho, los presidentes del Consejo suelen ser jueces o académicos, no políticos.

Tanto intríngulis entusiasma a los opositores, que entrevén alguna posibilidad de lograr mayoría y alientan como alternativa al juez cordobés Sánchez Freytes. También circuló el nombre de Cimadevilla, con menos fuerza, aunque no es descartado como vicepresidente. En este grupo de espíritu mayormente radical flotaba ayer un aire triunfalista anticipado, aunque tampoco saben si cuentan con Fera, quien se juega también sus aspiraciones dentro de la Asociación de Magistrados. Fera se postula por la lista Celeste, opositora a la actual conducción de la lista Bordó, a la que pertenece Sánchez Freytes.

El plenario de hoy está citado para las 11. Antes de eso, habrá negociaciones informales que por lo general incluyen el reparto de las comisiones, la suerte de expedientes y de nombramientos, aunque nadie lo diga en voz alta. A este paso, es difícil imaginar cómo se destrabará el funcionamiento del Consejo.

Compartir: 

Twitter
 

El Consejo pasó a cuarto intermedio el jueves pasado, luego de la jura de Julián Alvarez y Wado De Pedro.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.