SOCIEDAD › SUPERO EL NIVEL DE ALERTA EN SANTA FE, MIENTRAS EL RIO URUGUAY SIGUE BAJANDO

La amenaza llega por el Paraná

En la capital santafesina, el río sigue subiendo y se aproxima al punto de evacuación. En Chaco, muchas familias comienzan a volver a sus casas. En tanto, el Uruguay sigue bajando y en Concordia preparan el “operativo retorno”.

El río Paraná superó ayer el nivel de alerta y permaneció en crecida a la altura de la ciudad de Santa Fe, donde se registraron nuevos evacuados. En la costa chaqueña la situación fue distinta: el cauce del río disminuyó 15 centímetros en 48 horas y unas 220 familias decidieron volver a sus hogares, aunque otras 700 permanecían autoevacuadas. En tanto, el río Uruguay comenzó a bajar su caudal y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, dijo que esta semana podrían volver a sus casas las 700 familias que tuvieron que dejar la ciudad de Concordia.

El Centro de Operaciones de la municipalidad de Santa Fe informó que el Paraná alcanzó 5,36 metros de altura, superando el nivel de alerta, y continuaba creciendo, por lo que podría aproximarse a la marca de evacuación, que es de 5,70 metros. A raíz de la crecida, tres nuevas familias fueron evacuadas en la ciudad capital, con lo cual serían casi medio centenar las personas que abandonaron sus viviendas.

Las familias de la zona costera, conocida como Vuelta del Paraguayo, se unieron a las 19 residentes del mismo lugar y otras seis de Colastiné Sur, que debieron abandonar sus viviendas en los últimos días. Las autoridades provinciales informaron que fueron refugiados 27 adultos y 18 menores de edad en los espacios dispuestos en zonas altas de la ciudad. Los evacuados recibieron alimentos, agua y atención médica. Mientras tanto, se implementó un plan de seguridad en la zona de las viviendas que debieron abandonarse. La Empresa Provincial de la Energía (EPE) garantizó la provisión de energía en la zona costera y en los puntos de bombeo. Además, se pidió un esfuerzo extra en la recolección de basura.

En contraposición, en la provincia de Chaco, el cauce del río se ubicó ayer en 5,56 metros, una baja de 15 centímetros en 48 horas, de acuerdo con Prefectura Naval. En Puerto Barranqueras, donde se llegaron a autoevacuar 1100 familias cuando el Paraná alcanzó los 7 metros, el 14 de junio pasado, ayer volvieron a sus hogares unas 220 familias, mientras que “otras 700 permanecen autoevacuadas”, confirmó el ministro de Desarrollo Social provincial, Roberto Lugo.

“Las primeras 180 familias que regresaron a la costa de Puerto Vilelas, uno de los municipios afectados, lo hicieron la semana pasada. Ahora estas 220 familias que tomaron la misma decisión pertenecen al mismo municipio y también a Colonia Benítez”, señaló Lugo. El funcionario indicó que el control sanitario demandará “una tarea mayor” y destacó que “en el marco de la emergencia hídrica continuará la asistencia a todas las familias afectadas”.

El río Uruguay continuó en baja en casi toda la ribera oriental de Entre Ríos. En la ciudad de Concordia, la más afectada por la inundación, ya comenzaron a planificar el operativo de retorno de los evacuados a sus viviendas. El gobernador Urribarri dijo que “de no mediar nuevas lluvias, esta semana, las 700 familias evacuadas en esa ciudad podrán comenzar a volver a sus hogares”. Personal de la Cruz Roja Internacional y de la municipalidad de esa ciudad trabaja en el diagrama del operativo que permitirá que los 2000 damnificados por la creciente puedan regresar a sus viviendas.

El gobernador entrerriano informó que disminuyó el cauce del Uruguay y que “si bien se han registrado algunas precipitaciones, se prevé que para el miércoles tengamos valores de 11 metros en el puerto de Concordia, casi tres menos que durante el pico de la crecida”. “Esta vez pudimos evitar que 400 familias ribereñas tengan que ser evacuadas porque con anticipación fueron relocalizadas en nuevos hogares”, expresó el gobernador.

Por su parte, el Ministerio de Educación de Formosa puso en marcha ayer, en coincidencia con el inicio del receso escolar de invierno, un plan de apoyo educativo para alumnos cuyas familias fueron evacuadas por la crecida del río Paraguay. El trabajo estará a cargo de equipos de docentes y organismos intermedios de manera coordinada con el gobierno formoseño. “Se trata de revalorizar el conocimiento y aprendizaje como también lo pedagógico, donde el alumno enriquece sus conocimientos, aprende y muestra las condiciones básicas para investigar su entorno social y la vida cotidiana”, destacó el Ministerio de Educación provincial en un comunicado.

Compartir: 

Twitter
 

En la zona costera de Santa Fe el río llegó al nivel de alerta y se aproxima al de evacuación.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.