SOCIEDAD › UN DOCENTE ACUSADO POR ABUSO

Un juicio en suspenso

El juez admitió un pedido para elevar la acusación a “abuso sexual doblemente agravado”, que tiene penas de hasta veinte años. Dos gremios docentes sostienen que se trata de “falsas denuncias”.

Un profesor de música de un colegio católico de La Plata comenzó a ser juzgado ayer por el presunto delito de corrupción de menores, pero el juicio fue suspendido cuando el tribunal aceptó un pedido que cambia la calificación del hecho, que era de “abuso simple”. Ahora, al acusado se lo imputa por “abuso sexual doblemente agravado”, un delito que tiene penas de hasta veinte años de prisión. La causa pasará a sorteo para se que designe un tribunal oral que se encargue del nuevo proceso, ya que por el tenor del delito juzgado no puede estar en manos de un solo magistrado. Unos 200 docentes de los gremios Udocba y Suteba manifestaron en la puerta de los Tribunales de La Plata para expresar su apoyo al profesor y denunciar que los docentes, muchas veces, son víctimas de “falsas denuncias”.

Lucas Puig, de 35 años, casado y padre de tres hijos, se desempeñaba como profesor de música en el Colegio San Benjamín, ubicado en las calles 141 y 57 de La Plata, donde actualmente realiza tareas administrativas. Los hechos que se investigan habrían ocurrido en 2010, cuando un niño de 3 años y una nena de 4 habrían sido abusados por el docente.

Según relataron a sus padres los dos pequeños, en el marco de supuestos “juegos”, el profesor les hacía bajar la ropa, les besaba sus genitales y hacía que le practicaran sexo oral. Estos dos niños figuran como víctimas en la causa judicial, pero en el expediente hay relatos de padres de otros nenes que asistían al mismo jardín y que habrían presenciados los abusos.

Luego de la denuncia de los padres de ambos chicos se ordenó la detención del docente acusado, aunque dos meses después se dispuso su prisión preventiva morigerada y llegó en libertad al juicio.

La primera audiencia, a cargo del Tribunal Oral Criminal Nº 1 de La Plata, comenzó ayer pasadas las 10.30 con la lectura de las imputaciones y de la documentación que integra la causa, que incluyen los informes de los peritajes psicológicos realizados a las dos víctimas.

Al inicio de la audiencia, Julio Beley, abogado de una de las víctimas, solicitó la ampliación de la acusación “luego de la declaración de la madre de una de las víctimas que aportó nuevos elementos que agravan la situación del imputado”. El juez Samuel Saraví Paz aceptó la nueva calificación, abuso sexual doblemente agravado, y se excusó de seguir interviniendo en la causa debido a que el delito que se imputa ahora tiene una pena de hasta veinte años de prisión y, por lo tanto, no puede ser juzgado por un solo magistrado.

El Código de Procedimiento Penal bonaerense establece que los Tribunales se integrarán con un solo juez cuando se trata de delitos cuya pena máxima en abstracto no exceda 15 años de prisión o reclusión o, tratándose de un concurso de delitos, ninguno de ellos supere ese número.

El abogado defensor del acusado, Adrián Fernández Koenig, sostuvo que “la grave duda que yo tengo es cuál es el problema que hay para celebrar este juicio”, y añadió que “llama la atención que tengamos un nuevo debate suspendido”. “Si la inocencia de Lucas la tiene que determinar la Justicia, necesitamos que se haga el juicio y que no se dilate en desmedro del debido proceso”, finalizó.

Unos 200 docentes del gremio Udocba y del Suteba se concentraron en las puertas de los Tribunales Penales de La Plata para expresar su apoyo al profesor y denunciar el estado de “vulnerabilidad” de los docentes ante lo que califican como “falsas denuncias”.

Para esta primera jornada, el juez dispuso que no estén presentes los medios de comunicación cuando declararan los cuatro padres que denunciaron que sus dos hijos de 3 y 4 años, respectivamente, fueron abusados por el profesor de música.

El magistrado consideró que “es más fuerte la protección y el cuidado de los niños” que el derecho a la información, por lo que se resolvió no permitir la presencia de la prensa durante la declaración de los padres.

La medida había sido solicitada por la querella y consentida por la fiscalía. Por el contrario, el abogado de Puig se opuso y había reclamado la presencia de la prensa para reservar el derecho de la información, moción que fue rechazada por el juez en base a los derechos del niño. “Esto es una vergüenza”, se quejaron amigos y familiares del acusado, que sostienen la inocencia del docente.

La causa pasó ahora a sorteo para que se designe un Tribunal Oral que será el encargado de juzgar al profesor de música.

Compartir: 

Twitter
 

El docente acusado (derecha), con su abogado defensor.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.