SOCIEDAD › CATORCE PENITENCIARIOS PROCESADOS POR ABANDONO

El penal de Rawson, investigado

El juez federal de Rawson, Hugo Sastre, procesó a 14 integrantes de la Unidad 6 de esa ciudad, perteneciente al Servicio Penitenciario Federal, por abandono de un preso que se ahorcó con una sábana en su celda a principios de 2012. Entre ellos figura el ex director de la unidad, Roberto Irusta.

Los uniformados fueron procesados como autores del delito de “abandono de persona”. El interno David Dubra sufría un “especial estado de vulnerabilidad” con un cuadro de “inestabilidad emocional” que era conocido tanto por sus compañeros de pabellón como por las autoridades penitenciarias que debían vigilarlo y cuidarlo, afirmó el juez Sastre en su fallo.

El magistrado consideró que existieron “comportamientos desinteresados, indiferentes, despreocupados y de desprecio hacia la integridad de la víctima”. El deterioro anímico de Dubra era evidente y visible, según el juez Sastre, quien estimó que estaba claro que, mal vigilado, era un peligro para él y para el resto de los presos.

Dubra había sido trasladado desde la Unidad 7 de Chaco a Rawson y pedía ser llevado a Buenos Aires, porque un familiar se encontraba allí internado en grave estado. Por eso presentó numerosas denuncias contra el personal del Servicio Penitenciario Federal.

El hombre padecía problemas de adicciones y tenía antecedentes psiquiátricos. El 25 de enero de 2012 a las 7.20, cuando los guardiacárceles de la Unidad 6 abrieron las celdas del Pabellón 14, sector D, hallaron el cadáver de Dubra, que se había ahorcado amarrando una sábana al conducto de luz del techo.

Según la información, Dubra había comenzado una huelga de hambre seca tres días antes de quitarse la vida para llamar la atención sobre sus reclamos. Sus compañeros declararon que lo vieron desmejorado y con poca fuerza la noche antes de morir.

De acuerdo con los testimonios de varios presos, éstos informaron al celador sobre los problemas de Dubra, pero en una ocasión recibieron como respuesta de uno de los guardias que no era “niñero” y cumplía un horario.

“Le contestamos que éramos seres humanos y no animales, pero nos cerró las cortinas y nos dejó hablando solos”, según consta en la causa.

Además del entonces jefe de la Unidad 6, el juez dispuso el procesamiento de los jefes de Seguridad Interna, José Millaqueo y Ariel Fernández; los jefes de turno Luis Ventos y Ernesto Medina; el inspector de servicio Víctor Díaz; los encargados de sector Gerardo Aguilera, César Gómez, Darío Alvarez y Alfredo Díaz, y los celadores Ramón Franco, Sebastián Nieva, Walter Aleuy y Gabriel Martínez.

El caso de Dubra tiene curiosas coincidencias con dos casos ocurridos en el mismo penal, el 22 de diciembre de 2013 y el 14 de febrero de este año. El primer caso es el de Cristian Pereyra; en el segundo, Juan Carlos Moreno. Ambas muertes, por fuego, fueron caracterizadas exteriormente como suicidios, aunque la perversidad de la custodia habla de otra cosa. Un detalle grafica de qué se trata. En el caso Moreno, mientras Moreno ardía, del otro lado de la reja uno de los guardias le gritaba: “¡Morite!”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.