SOCIEDAD › PRISION DOMICILIARIA AL ARGENTINO PROCESADO EN RUSIA POR UN GRAMO DE MARIHUANA

A esperar el fallo en el hotel

Kevin Hoistacher, de 24 años, fue detenido el 23 de julio por un cigarrillo de tabaco con cannabis, acusado de narcotráfico. Ayer le concedieron el arresto domiciliario, bajo garantía del Consulado argentino, hasta la audiencia donde se resuelva su caso.

El joven argentino que estaba detenido en Rusia por llevar un cigarrillo de marihuana fue beneficiado con un arresto domiciliario, otorgado bajo la garantía del Consulado argentino en ese país de que permanecerá alojado en un hotel de la ciudad de San Petersburgo hasta octubre próximo, cuando se realice la audiencia en la que se resolverá su situación procesal en la causa por contrabando de drogas.

“Estoy bien, mucho mejor de lo que esperaba, quedé bajo tutela del Consulado. Por lo menos estoy vivo y estoy bien, voy a disfrutar ahora de estar afuera, de ver gente normal y de poder comerme una pizza, es único”, dijo Kevin Hoistacher (24), a poco de ser excarcelado por orden de la Justicia de la ciudad de Vyborg, en el límite con Finlandia, donde se realizó la audiencia.

Kevin, quien está radicado hace un par de años junto a su esposa en Finlandia, fue detenido el 23 de julio pasado, cuando regresaba de Rusia a su país de residencia en su auto, luego de haber dejado a un amigo en el aeropuerto de San Petersburgo. Cuando conducía hacia Finlandia fue interceptado en un control caminero en la ciudad rusa de Vyborg, cerca de la frontera entre ambos países, y tras requerirle el documento –que era argentino, nuevo y no tenía sellos previos– los agentes aduaneros lo demoraron para analizar si sus papeles estaban en regla.

La policía rusa requisó el auto con perros entrenados en la detección de narcóticos y encontró un cigarrillo que tenía en su interior tabaco y unas hojitas de marihuana, motivo por el cual Kevin fue detenido. Aunque la dosis que hallaron en su poder era de 1,1 gramo de marihuana, la ley rusa pena la tenencia de estupefacientes y el joven fue detenido acusado de contrabandear droga de un país a otro, un delito que prevé entre 3 y 7 años de prisión.

El joven argentino fue alojado en la prisión de San Petersburgo, donde permaneció cerca de 50 días detenido hasta ayer, cuando logró ser excarcelado bajo garantía del cónsul argentino en Rusia, Jorge Zobénica. El diplomático contó que mediante una apelación presentada se logró celebrar una audiencia en los tribunales de Vyborg para tratar el arresto domiciliario de Kevin y no tener que aguardar al 22 de septiembre, cuando iba a celebrarse el juicio en San Petersburgo. “Junto con el abogado se apeló y hoy (por ayer) entre las 16.30 y 18.30 de acá se hizo una audiencia en Vyborg, al cabo de la cual Kevin quedó libre bajo mi custodia personal”, explicó.

“A pesar de que hubo oposición de la fiscalía, que quería que continuara preso, finalmente la defensa pudo acordar mediante una garantía del Consulado por escrito que quede bajo arresto domiciliario hasta el 15 de octubre, cuando se va a realizar otra audiencia, en la que la causa por contrabando de drogas puede cerrarse o dictarse un fallo, de acuerdo con los elementos que haya”, añadió Zobénica.

El cónsul explicó que hasta entonces Kevin permanecerá sin su pasaporte, alojado en un hotel de San Petersburgo, donde puede usar todos los medios de comunicación a su alcance y recibir visitas, entre ellas la de su esposa, que pasado mañana viajará desde Finlandia para acompañarlo.

Los padres de Kevin, que ayer estaban con él en Rusia, irán en las próximas horas con su abogado y el cónsul a la fiscalía para interiorizarse puntualmente en las cuestiones que le están permitidas o no hacer al joven en esta condición.

“El responsable de su situación soy yo, que soy el cónsul y me comprometí a que no va a violar el beneficio y estará disponible cada vez que lo requiera la Justicia”, añadió Zobénica.

Ahora la tarea de la defensa del joven se centrará en demostrar que no existió de su parte una conducta tendiente a cometer el delito de contrabando, sino a lo sumo que se lo juzgue por la tenencia de un cigarrillo de marihuana para su consumo, delito que en Rusia está penado pero con una reducida escala de prisión.

“Fue muy duro lo que pasó, al principio estuve incomunicado. Cuando me llevaron a San Petersburgo compartía una celda con otras tres personas, pero gracias a la gestión del Consulado me pusieron con buena gente y tuve un mejor trato, la verdad es que estuvieron pendientes de mí”, agradeció el joven excarcelado.

Compartir: 

Twitter
 

“Voy a disfrutar de estar afuera y de poder comerme una pizza”, dijo Kevin Hoistacher.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.