SOCIEDAD › EL DESBORDE DE LAS AGUAS CASTIGO AHORA A SANTIAGO DEL ESTERO Y PROVOCO 3500 EVACUADOS

El Dulce, un río que se fue de cauce

La creciente fue provocada por el caudal de agua que deriva el dique de las Termas de Río Hondo. Los habitantes ribereños tuvieron que dejar sus casas. En las otras provincias la situación mejora. En todo el Noroeste hay seis mil evacuados. Otro muerto en Córdoba.

El temporal que durante quince días castigó a muchas provincias del NOA sigue dejando secuelas. Como consecuencia del desborde del río Dulce, más de 200 vecinos tuvieron que ser evacuados en Santiago del Estero y ya suman un total de 3500 afectados en toda la provincia. Mejora un poco la situación de los inundados en San Luis y el cese de las lluvias trajo algo de alivio en Santa Fe, aunque continúan evacuadas más de mil personas y se mantiene el alerta por las inundaciones. Asimismo, en Entre Ríos, tras haber caído 400 milímetros de agua en pocos días, comenzaron los trabajos de reconstrucción de caminos. En total, hay 6000 evacuados en el Noroeste.

Según Defensa Civil, el desborde del río Dulce engrosó a 3500 la lista de damnificados en Santiago del Estero. La creciente del río fue provocada por el intenso caudal de agua que deriva el dique frontal de las Termas de Río Hondo. Asimismo, el caudal de agua es derivado por los diques El Cadillal y Escaba, en la vecina provincia de Tucumán. A consecuencia de ello, los pobladores de la zona ribereña se vieron obligados a dejar sus casas tras la rotura de una alcantarilla, que superó los terraplenes de tierra construidos en forma preventiva. Los nuevos vecinos asistidos fueron alojados en salones del Liceo y Escuela de Policía Coronel Lorenzo Lugones, de la capital provincial.

Si bien desde hace 72 horas no se registran lluvias, más de mil evacuados y varios cortes de ruta continúan en Santa Fe. Se mantiene el alerta por las inundaciones que afectan especialmente la capital provincial. “En los últimos siete días cayeron más de 500 milímetros, lo que para gran parte de la provincia significa que, en una semana, llovió la mitad de lo que llueve en todo el año”, precisó el gobernador Antonio Bonfatti, tras recorrer por vía aérea las zonas afectadas por el temporal. El mandatario precisó que “suman 1142 las personas evacuadas, fundamentalmente de la zona de la cuenca del arroyo Cululú, de los departamentos La Capital, Las Colinas, Castellanos, San Martín y una parte de San Jerónimo”.

Bonfatti aseguró además que “se está garantizando todo lo que significa cobertura de salud, alimentación para las personas afectadas y un espacio digno para todos aquellos que deban ser evacuados mientras dure esta situación”. Respecto de las medidas sanitarias adoptadas para evitar epidemias, indicó “que se entregan antibióticos tanto a adultos como a niños para evitar la leptospirosis”. El gobernador detalló también “que la mayoría de las personas que recibe asistencia se encuentra en el departamento La Capital, con unos 560 evacuados en la ciudad de Santa Fe y 310 en Recreo”.

La ausencia de lluvias mejoró la situación por las inundaciones que afectaban desde el domingo pasado a la provincia de San Luis. Disminuyó la cantidad de familias evacuadas, ya que muchas están regresando a sus hogares, aunque hay viviendas derrumbadas o a punto de caerse, y algunos afectados deben regresar a los refugios ubicados en escuelas y en polideportivos.

El ministro de Desarrollo Social de Córdoba, Daniel Passerini, estimó que quedan “entre 1500 y 1600 evacuados” por las inundaciones de los últimos días. Passerini insistió en que la situación más complicada se vive en la localidad de Idiazábal, donde fue evacuada la totalidad de sus habitantes. El intendente, Eliberto Favalli, una de las pocas personas que aún permanecen en el pueblo totalmente inundado, dijo que la situación “sigue siendo crítica”. No obstante, hay una mejora por la ausencia de lluvias y los trabajos realizados. “En los últimos siete días tuvieron 780 milímetros de lluvia, cuando su media anual es de unos 850 milímetros”, destacó el funcionario.

En tanto, el cadáver de un hombre de 50 años, que había caído de su caballo y fue arrastrado por las aguas en un canal de El Fortín, fue hallado ayer, con lo que suman diez las personas muertas a raíz de las inundaciones por el temporal que afecta a Córdoba desde hace 18 días. El cuerpo de Aníbal Avila fue hallado “a unos 1800 metros del lugar de donde desapareció, arrastrado por la correntada de un canal en El Fortín”, localidad a 208 kilómetros de la capital cordobesa. Avila cayó al canal mientras cabalgaba y su hija de 17 años, que iba en otro caballo, se salvó al no cruzar por ese lugar.

En Entre Ríos, las zonas más afectadas fueron el departamento Paraná, la ciudad capital y algunos parajes rurales del departamento La Paz, donde en pocos días llovieron alrededor de 400 milímetros. Hubo desborde de arroyos y el consecuente corte de algunos puentes. La Dirección Provincial de Vialidad inició una serie de trabajos para recomponer los caminos afectados por las intensas lluvias de los últimos días.

Compartir: 

Twitter
 

En Córdoba hay una mejora en la situación por la ausencia de lluvias y los trabajos realizados.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.