SOCIEDAD › UN TEMPORAL DE LLUVIA Y VIENTO SE ABATIó SOBRE LA REGIóN

Parecía que se caía el cielo

Una intensa lluvia caída durante toda la noche y parte de la mañana de ayer reunió más de 60 milímetros. Inundaciones en Tigre y en Luján. También en Berisso hubo evacuados. El aeropuerto de Ezeiza sufrió demoras. Para hoy pronostican tormentas fuertes.

Más de 60 milímetros de lluvia cayeron en la ciudad de Buenos Aires y alrededores, provocando serios trastornos en el servicio de transporte público. El temporal se mantuvo hasta ayer por la mañana, con tormentas fuertes y ráfagas de vientos del norte. Los vuelos en el aeropuerto de Ezeiza registraron demoras. Por ríos desbordados, hay familias evacuadas en Arrecifes, Berisso y San Antonio de Areco, donde la Ruta 8 permanecía cerrada al tránsito. Hay alerta en la zona ribereña de Tigre y Luján. El gobierno bonaerense afirmó que está en “contacto permanente” con los municipios. Por su parte, el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, puso su equipo de trabajo a disposición de las contingencias que surjan por las lluvias. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) adelantó que el clima inestable perdurará todo el fin de semana en Capital, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe.

Desde las 21.50 del miércoles hasta la mañana de ayer cayeron más de 60 milímetros de lluvia, informó el Observatorio Central de Buenos Aires (OCBA) con sede en Villa Ortúzar. Calles anegadas, muchos semáforos sin suministro eléctrico y choques fueron consecuencias de la fuerte tormenta, que provocó serios trastornos en los transportes públicos. Hubo grandes demoras en el aeropuerto internacional Ministro Pistarini, ya que por la tormenta eléctrica no se podía cargar combustible y se dificultaba poner las rampas. Las principales demoras en Ezeiza se registraban en los vuelos con destino a Santiago de Chile, Punta Cana, Caracas y Asunción. En tanto que en el aeroparque Jorge Newbery se registraron pocos retrasos. Los ferrocarriles funcionaron con demoras por anegamientos en las vías.

Por su parte, unas 50 personas, más de la mitad niños, debieron ser evacuadas al desbordar el río Arrecifes, que atraviesa la ciudad homónima en la provincia de Buenos Aires. Bomberos Voluntarios de Arrecifes confirmaron que el río seguía creciendo.

En la ciudad de Berisso, lindante con La Plata, el director de Defensa Civil de ese distrito, Pablo Acosta, informó que “cinco familias que residen en el Barrio Obrero debieron ser evacuadas y fueron trasladadas a un Centro Integrador Comunitario”. Con más de 80 milímetros de agua caída, se produjeron anegamientos en los barrios Juan B. Justo, Los Talas, Villa Nueva, Villa Argüello y el Carmen. “El panorama indica que habrá que prepararse para recibir a más vecinos”, reconoció el funcionario platense.

Por otra parte, la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) informó que la Ruta Nacional 8 estaba cerrada al tránsito entre las localidades bonaerenses de Solís y San Antonio de Areco por el desborde del río Areco.

Asimismo, vecinos de Tigre y Luján quedaron bajo el agua por las intensas lluvias y la falta de obras. En Tigre, las inundaciones afectaron zonas populares y de clase media alrededor de los barrios privados en las localidades de Benavídez, Rincón de Milberg y General Pacheco, donde el agua alcanzó el interior de las casas y muchos debieron autoevacuarse. “Estamos rodeados de los paredones de los countries y el agua estancada queda adentro del barrio. Al no tener cloacas, no tenemos dirección para que el agua corra como antes”, apuntó Sofía Ayala, vecina del barrio Las Tunas de Pacheco. “Hay mucha pobreza en el barrio, y somos los que más sufrimos las inundaciones porque perdemos lo poco que tenemos”, agregó la mujer, e indicó que “no hay respuesta del municipio” a sus demandas.

En Luján, la situación también fue crítica ante la crecida del río homónimo que superó los 3,46 metros de altura, desbordó en varios tramos y cortó las calles aledañas a la terminal de ómnibus. Hubo evacuaciones y se habilitó el Instituto Mignone para recibir a quienes se vieron obligados a abandonar sus hogares. El coordinador de Prodecom (Protección y Defensa de la Comunidad), Javier Sosa, dijo que “la situación es muy compleja”. También hubo familias evacuadas en barrios linderos a arroyos de Garín, Derqui, Pilar y Del Viso tras la caída de 135 milímetros de precipitaciones en doce horas.

El Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires comunicó que se encuentra “en contacto permanente con los municipios”, con fuerte presencia de Defensa Civil de la provincia y de la Oficina Provincial de Atención de Emergencias recorriendo los lugares más sensibles. Asimismo, el ministro de Planificación, Julio De Vido, puso a disposición todo su equipo ante cualquier contingencia que se llegara a presentar en las próximas horas. El SMN emitió un alerta por “tormentas fuertes” para hoy en Capital Federal y las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, con abundante caída de agua, fuerte actividad eléctrica, ráfagas y ocasional caída de granizo.

Compartir: 

Twitter
 

En la zona de Berisso el agua entró en las casas. También en la zona de Luján y Tigre.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.