SOCIEDAD › UNA ESTAMPIDA PROVOCO 717 MUERTOS Y MAS DE 800 HERIDOS CERCA DE LA MECA

Otra tragedia de peregrinos musulmanes

La celebración en Arabia Saudita congrega a unos 3 millones de musulmanes. La avalancha se produjo cuando miles de personas pretendían salir por un lugar donde otras miles querían entrar. El desastre tiene numerosos antecedentes; en 1990 murió el doble que ayer.

En el peor accidente de los últimos 25 años durante una peregrinación, al menos 717 personas murieron ayer y 863 resultaron heridas en una estampida en Mina, cerca de La Meca. La avalancha ocurrió en el primer día del Aid al Adha (Fiesta del Sacrificio), que consiste en lanzar piedras contra lápidas que representan al diablo. El drama sucedió cuando varios fieles que abandonaban el lugar se cruzaron con miles que querían acceder a él. Si bien se desconocen los motivos, dos accesos estaban cerrados en el lugar donde se aglomeraba la gente para el rito de la “lapidación de Satán”. Tras el episodio y desperdigados por el suelo, numerosos cuerpos inertes y miles de paraguas de colores –que usan los peregrinos para protegerse del sol– conformaban una imagen dantesca. Es el segundo hecho que golpea a los musulmanes en menos de dos semanas, tras la caída de una grúa que mató a más de cien de personas (ver aparte). Irán atribuyó la tragedia a una mala organización de Riad. En una de las mayores concentraciones de personas en el mundo, cerca de 3 millones de fieles se encuentran en Arabia Saudita para conmemorar el hach (peregrinación).

Unos 1500 millones de musulmanes de todo el mundo celebraban la Fiesta del Sacrificio, uno de los cinco pilares del Islam junto a la shahada (profesión de fe), la limosna, la oración y el ayuno en el mes de Ramadán. En La Meca, que recibe miles de fieles de todas partes, las autoridades árabes habían realizado importantes obras para facilitar el movimiento de las personas y desplegaron 100 mil policías para garantizar la seguridad.

En todos los países árabes es tradición entre los musulmanes el sacrificio de los corderos. Los peregrinos dedican además este día a lapidar con guijarros tres columnas que simbolizan “las tentaciones de Satán”. Pero todos estos ritos se vieron ayer empañados por una fatal estampida que dejó hasta el momento más de 700 muertos y alrededor de 900 heridos.

Fuentes saudíes explicaron que la causa de la tragedia fue el aumento en el flujo de fieles y la entrada repentina de muchos de ellos a la zona donde se disponían a realizar el rito, durante el tercer día de la peregrinación. Por motivos que se desconocen, dos accesos estuvieron cerrados cerca del lugar: sólo había abiertos tres de ellos. “Eso fue lo que causó este trágico incidente”, declaró a la televisión iraní Said Ohadi, uno de los organizadores del hach. Las autoridades decidieron cercar el lugar del accidente y requisaron cuatro hospitales, 220 ambulancias y varios helicópteros. Los equipos de rescate intentaban evacuar a los heridos y fallecidos ante la mirada de peregrinos aturdidos.

El titular de Sanidad saudí, Jaled al Falah, explicó que su departamento trasladará a algunos de los heridos a las ciudades de Yeda y Taif para proporcionarles “todos los servicios médicos y asegurarse de que estén cerca de sus familiares”. El ministro subrayó que “la aglomeración y el incumplimiento de las instrucciones fueron las causas del incidente”. Además, muchos fieles “caminan en dirección contraria” y realizan los rituales “fuera de los horarios establecidos”, agregó. El rey Salman dijo que espera “pronto” los resultados de la investigación y ordenó “una revisión de los planes” de organización de la peregrinación para que los fieles “celebren sus ritos con seguridad”.

Irán aseguró que fallecieron al menos 90 de sus ciudadanos y atribuyó el hecho a las autoridades sauditas. Su guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, consideró que “medidas no apropiadas” y una “mala gestión” de Riad causaron la tragedia. Al respecto, un peregrino sudanés opinó que éste era el hach peor organizado de los cuatro a los que había asistido. “Los peregrinos se tropezaban unos con otros; la gente ya estaba deshidratada y se desmayaba antes de la avalancha”, afirmó.

Al menos dos muertos y varios heridos son de nacionalidad india, y estiman en 100 mil los peregrinos de esa nación asiática desplazados a la ciudad santa. India es el tercer país del mundo con mayor población musulmana, con unos 172 millones de creyentes. Por su parte, el gran mufti de Turquía, Mehmet Görmez, dijo que 18 peregrinos turcos están desaparecidos.

Al Falah aseguró que Arabia Saudí está tratando con “total transparencia las informaciones que ofrece a sus ciudadanos y a todos los países del mundo”, y que se anunciará posteriormente la cifra definitiva de víctimas. Asimismo, las autoridades indicaron que la zona donde tuvo lugar el incidente fue reabierta a última hora al tránsito, para que los fieles puedan seguir realizando los rituales de la peregrinación.

Antes de conocerse el fatídico incidente, la jornada festiva arrancó con multitudinarios rezos al aire libre frente a las mezquitas. Poco después, las calles comenzaron a teñirse de la sangre de carneros y vacas sacrificados para conmemorar la historia del profeta Ibrahim (Abraham), que según la tradición musulmana ofreció a Alá a su hijo Ismael –engendrado con la esclava Hagar– y no a Isaac, como narra la Biblia. En ambas religiones, Dios perdona la vida al hijo de Ibrahim, que sacrifica en su lugar un cordero, degollándolo con la cabeza en dirección a La Meca para que sea halal (permitido por el Islam).

En muchas zonas de El Cairo, la ciudad más poblada del mundo árabe, los carniceros afilaban los cuchillos, los compradores elegían a conciencia una buena pieza para deleitar su mesa y muchos niños no dudaban en jugar con la sangre y dejar la marca de sus manos en los muros para conjurar la mala suerte. Para los peregrinos a La Meca esto no alcanzó.

Compartir: 

Twitter
 

Los cadáveres mostraron que no alcanzaron las obras hechas para facilitar el movimiento de gente.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.