SOCIEDAD › EN UNA CARTA CRITICA EL FALLO QUE LO DEJO PRESO

Chabán responde a los jueces

“No tiene precedentes jurídicos que me hayan vuelto a encarcelar sin ninguna violación de las normas. Quiero volver a dejar en claro que no tengo ningún interés en fugarme, ya que me considero inocente de los cargos imputados.” El texto pertenece a Omar Chabán y forma parte de una carta que el empresario difundió ayer con críticas a la decisión de la Cámara de Apelaciones de mantenerlo en prisión.

“Me sorprenden los criterios utilizados –comienza diciendo Chabán– para formularse en mi contra. ¿Para qué me excarcelaron en un principio entonces? Hasta la fecha de la anulación de mi excarcelación nada se había modificado en mi conducta, yo no había violado ninguna de las condiciones de mi libertad, pagué la fianza y permanecí custodiado en una isla del Tigre sin la menor intención de fugarme.” La crítica parece dirigida, aunque sin mencionarla, a la jueza María Laura Garrigós de Rébori, quien inicialmente había votado la excarcelación junto al camarista Gustavo Bruzzone, de licencia en la feria, y en el fallo reciente votó por mantenerlo en prisión. Pero Garrigós no modificó sus criterios sino que, simplemente, se remitió a lo dictado por un tribunal superior, como lo es Casación. Chabán sostiene que es imposible “prever y en consecuencia prevenir un acto demencial, fuera de todo sentido común, como fue el hecho de prender estos artefactos pirotécnicos de largo alcance en un lugar cerrado lleno de gente?” Dedica otro párrafo a “la otra causa de la tragedia (...) estos paneles acústicos que yo compré de buena fe y que resultaron emanar este gas tóxico y letal al entrar en combustión. ¿Qué culpa tengo yo en esto?”

“Aducen –dice Chabán en relación con el fallo judicial que lo deja preso por temor a que fugue– que me fui la noche de la tragedia y que eso lo puedo repetir. El único testimonio que explica en detalle lo que pasó es el mío. Me quedé en el lugar resolviendo todos los problemas pertinentes hasta que no pude más y ya no podía hacer nada.”

“Fue entonces que sucumbí al espanto –continúa la carta apelando a un tono más emocional– y tomé conciencia de todo lo que había pasado. Sólo entonces me fui, sintiendo que se abría un enorme agujero negro en mi vida. Si esto es tan condenable, debo vivir en un país de personas probas, puras e intachables, que nunca tienen debilidades y que se comportan con inmaculada virtud.”

“Que la sociedad en su conjunto no esté aún preparada para entender la magnitud de este hecho, y encontrar las verdaderas causas de este desastre, no significa que yo tenga que cargar con las infinitas culpas que esto genera”, se queja. Y finaliza la carta: “En esta tragedia han sucedido muchas cosas que emblematizan nuestro funcionamiento como sociedad. Probablemente nos lleve muchos años entender cuáles son las profundas fallas de nuestro sistema social, atañe a cosas tan fundamentales como la educación, la salud, la exclusión social y el resentimiento y la ignorancia que ello provoca. Espero que la conciencia acompañe este proceso y que el sufrimiento de tantas personas, entre las que me incluyo, no sea en vano”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.