radar

Domingo, 15 de enero de 2012

ANTONIO CARLOS JOBIM Y VINICIUS DE MORAES

Garota de Ipanema

Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto era una chica de quince años que vivía en la calle Montenegro del barrio carioca de Ipanema. Todos los días pasaba por el popular café bar Veloso y ocasionalmente paraba para comprarle cigarrillos a su madre. El Veloso era el lugar de encuentro de Vinicius y Jobim, y los dos se sintieron obligados a describir la manera en que la chica robaba la atención de todos cuando caminaba en una canción que originalmente llamaron “Menina que passa”. Poco después le cambiaron el título. Después de que la canción se convirtiera en un éxito planetario en la versión de Astrud Gilberto, hubo una intensa especulación sobre quién podría ser la chica de Ipanema. Cansado de la cantidad de pretendientes que se arrogaban ser “la chica”, Vinicius dio una conferencia de prensa en 1965 y confirmó que era Heloísa. Dijo poéticamente: “Es una chica dorada, una mezcla de flores y sirenas, llena de luz y llena de gracia, pero cuya personalidad también está llena de tristeza porque siente que la juventud pasa y que no podemos retener la belleza. Ella es el regalo de la vida con su hermoso y constante fluir”. Heloísa recibió el reconocimiento público. La canción ganó el Grammy por Disco del año en 1965 y expuso todavía más a Heloísa. Su fama se mantuvo constante, al menos en Brasil, e incluso hizo dos apariciones en Playboy, una en 1987 a los 40 años, y otra en 2003, con su hija. Las fotos demostraron que el tiempo fue amable con la chica de Ipanema. Pero surgió la controversia cuando Heloísa (ahora Pinheiro después de su casamiento con un ingeniero paulista) decidió abrir una tienda de ropa llamada Garota de Ipanema. Los hijos de Vinicius y Jobim intentaron demandarla por el uso de la canción, pero el juez del caso no estuvo de acuerdo con ellos y falló en favor de Heloísa, que ya había comentado sobre su decepción antes del caso judicial: “Jobim solía decirme que ‘Garota de Ipanema’ era la gallina que había puesto el huevo de oro, pero yo nunca vi un centavo, y tampoco considero que debería haber recibido dinero. Pero ahora que estoy usando una marca registrada legalmente quieren prohibirme ser la chica de Ipanema. Y eso es ir demasiado lejos”.

Compartir: 

Twitter
 

RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.