CIUDAD › ACUERDAN REFORZAR PRUEBAS POR EL ASESINATO DE DAVID MOREIRA EN BARRIO AZCUENAGA

Medidas contra la impunidad

En una reunión informal en la Fiscalía Regional, la querella que representa a la mamá del joven rechazó el cambio de carátula a "homicidio en riña" que impulsa el fiscal. El lunes 30 marchan a Tribunales, a un año del crimen.

A horas del primer aniversario del crimen de David Moreira, el joven que fue linchado en barrio Azcuénaga tras un hecho de robo, las partes acordaron "reforzar pruebas", ante una cuestionada pretensión fiscal de bajar la acusación de los imputados. Luego de que el abogado querellante, Norberto Olivares, criticara el cambio de calificación penal que pretende hacer el fiscal Florentino Malaponte (de homicidio agravado a homicidio en riña), ayer se realizó una reunión informal con el fiscal regional Jorge Baclini, en la que se acordó avanzar en nuevas medidas antes de volver a reunirse para determinar qué figura penal le endilgarán a Nahuel P. y Gerardo G., quienes quedaron en libertad hace pocas semanas. Para el letrado de la familia Moreira "no hubo nada nuevo en la causa que habilite cambiar la carátula"; incluso, habló de "estancamiento". Y planteó: "Que esto no sea una impunidad a medias". Ahora, buscará que la acusación sea por homicidio simple. El lunes 30 habrá una movilización en Tribunales. "Cuando se amplía la lucha, se achica la impunidad", destacó Olivares.

El abogado de Lorena Torres, madre de la víctima, cuestionó ayer que la calificación de la muerte del joven de 18 años quede como homicidio en riña, ya que la pena en expectativa por ese delito va de los 2 a los 6 años. Al mismo tiempo, alertó que resta realizar varias medidas para dar cuenta de que se trató de un homicidio simple, cuya pena llega a los 25 años de prisión efectiva. "Fue un caso de alto impacto: habló la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre los linchamientos; el Papa Francisco mandó una solidaridad a la familia y un repudio a lo sucedido, al igual que el Arzobispado, que repudió la violencia; incluso el juez Daniel Acosta (que liberó a los acusados) habló de una muerte espantosa pero por un tecnicismo dejó en libertad a los dos imputados", recordó. "Vamos a requerir que se pongan las pilas en el énfasis investigativo", dijo sobre uno de los tres planteos que hizo ayer al fiscal.

Otro de los puntos a los que se refirió Olivares tuvo que ver con "la propia invocación de la fiscalía en la audiencia imputativa de los acusados de homicidio agravado. La línea de pruebas que invocó era para homicidio agravado. No hubo elementos ni circunstancias para cambiar esa acusación, entonces no entendemos por qué este cambio de calificación. La prueba es muy importante", aseguró.

Como tercera cuestión, planteó que "el homicidio en riña (por la no determinación del autor de un golpe certero) cae porque están determinadas las personas, que no le pegan en cualquier parte: el video muestra una secuencia final en la que David está tirado en el piso, sin ofrecer resistencia, ni siquiera se ataja, y le pegan en la cabeza, se la patean. Además, hay una corriente doctrinaria que apunta a que cae esa figura cuando hay una convergencia intencional, y podemos demostrar que antes y después hay elementos de clima cultural, porque había pasado lo mismo con dos personas que habían robado una cartera y los salvaron de los golpes. También, después de la detención de los acusados, la novia de uno de ellos habló de justicia por mano propia `contra los negros de mierda'. En las redes sociales, una persona se dijo `orgullosa de mis vecinos' y `la próxima vez les cortaremos las manos en la plaza'. Entonces, es intencional", dijo e insistió con la "implicancia de personas del club del barrio".

Con todo ello, consideró que "debe seguir la investigación y realizarse todas las pruebas". En ese sentido, apuntó a una reconstrucción del video que se viralizó en las redes sociales, sobre el final de la paliza fatal. "Está prometida por la fiscalía desde septiembre", reclamó antes de ingresar a la audiencia.

Así, tras la reunión, Olivares confirmó que se realizarán nuevas pruebas: la filmación antopométrica para compararla con el video viralizado, el pedido de "auxilio" a peritos informáticos, la citación a un testigo presencial; y el cotejo de voz de la madre de uno de los imputados que en una escucha afirmó --según dijo Olivares-- "Nahuel pegó; pero pegó poco".

Con ello, el letrado consideró que los acusados deberían enfrentar un juicio por homicidio simple o "en todo caso, preterintencional" (cuando no se representa el riesgo de muerte). Por eso, adelantó que trabajarán para producir prueba y "que los acusados vuelvan a quedar detenidos"; ya que "están en libertad provisoria, porque siguen vinculados al expediente. Ello no los deja afuera de la causa". Ambos, de 27 y 28 años, estuvieron casi dos meses en prisión y luego en domiciliarias, hasta que lograron la libertad, a principios de este mes.

Para reclamar justicia por el hecho perpetrado el 22 de marzo de 2014, el lunes 30 se realizará una movilización organizada por la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud y la Casa de la Memoria Rosario.

Aquella tarde, David e Isaías Ducca - condenado en juicio abreviado por el robo-- fueron acusados de asaltar a una mujer que caminaba con su hija en brazos, por Marcos Paz al 5400. En la huida, David fue interceptado por un grupo de personas que lo atacó a golpes hasta dejarlo semiinconsciente, tirado en el asfalto. La investigación dio cuenta de que la víctima fue arrastrada unos 50 metros y en ese trayecto le golpearon la cabeza con la puerta de un auto. El fiscal sostuvo que el ataque duró unos 15 minutos. David murió tres días después por los traumatismos provocados.

Compartir: 

Twitter
 

Norberto Olivares, el abogado querellante, dijo que no hay razones para morigerar la carátula.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.