15:12 › EL CAIRO

Tensión en Siria tras las sanciones de la Liga Árabe

Un día después de que el Consejo Económico y Social del organismo panárabe refrendara el paquete de las primeras medidas contra el régimen de Damasco, el secretario general Nabil Elaraby aseguró que están dispuestos a revisar "todas" las sanciones impuestas a la política de Bashar Al Assad si éste ratifica el plan para poner fin a la represión contra las manifestaciones en el país. La decisión fue transmitida en una carta de Elaraby al ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, quien criticó a la Liga por negarse a reconocer la presencia en Siria de "grupos terroristas responsables de la violencia" en el país.

En la carta, el secretario general asegura que la firma del acuerdo podría implicar "una revisión de todas las medidas adoptadas por el Consejo de Ministros de la Liga". El organismo aprobó ayer en la capital egipcia un paquete de sanciones contra Siria -el primero que la Liga aplica a un país de la región-,que incluyen el congelamiento de los activos del gobierno y la interrupción de la colaboración con el Banco Central sirio. Además, establece que se proscriban los viajes a otros países árabes de altos responsables así como los vuelos de las aerolíneas sirias, exceptuando a los aviones con mercancías, y la paralización de las inversiones árabes en Siria.

La decisión provocó la inmediata reacción del ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Moalem, acusó ayer a la Liga Arabe de "infringir su estatuto y buscar la intervención extranjera" en Siria, mientras Al Assad redobló la apuesta y aseguró que las fuerzas del régimen seguirán luchando contra los "terroristas" en el país y que "no habrá tolerancia con ellos".

En el mismo sentido, Walid al Mualem, insistió en que "las sanciones sin precedentes son una declaración de guerra económica" al ratificar que "la Liga Árabe cerró todas las puertas con Siria". "La organización no deben lanzar ultimátum y sanciones contra nosotros", agregó.

En tanto, miles de manifestantes salieron a las calles para demostrar su apoyo al presidente Bashar al Assad. La convocatoria principal se realizó en Damasco, la capital, donde una multitud salió a respaldar al mandatario, cuyo Partido del Renacimiento Arabe Socialista o Baaz lleva en el poder desde 1963.

El alzamiento en demanda de una apertura democrática se inició en marzo, alumbrado por la llamada "primavera árabe", y la represión desatada por el gobierno dejó un saldo de 3.500 muertos, miles de heridos y una cantidad no definida de detenidos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.