00:00 › BERGOGLIO DIó LA MISA DEL CORPUS CHRISTI ANTE UNA MOVILIZACIóN JUVENIL CATóLICA

"Lo que fue pecado e injusticia, no se asusten con esto que digo, también necesita ser bendecido con el perdón"

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, reiteró hoy que "falta de diálogo institucional" en la país y advirtió sobre quienes traicionan al pueblo por medio de "la violencia, la exclusión, la injusticia y la mentira". "Hay que bendecir el pasado, no maldecirlo", sostuvo el cardenal en un ambiguo tramo de su discurso.

"Nos hace falta bendecir el presente, hablar bien unos de otros. No para adularnos, sino buscando lo que construye, lo que une, lo bueno que compartimos y que supera las distintas perspectivas y es bien común", subrayó el purpurado porteño al presidir la misa del Corpus Christi.

El Primado alertó sobre aquellos que "en vez de bendecir, maldicen con palabras y con gestos de violencia, exclusión, injusticia y mentira".

Bergoglio consideró que también "traicionan al pueblo quienes maldicen para atrás, porque seguramente están planeando sacar una ventaja en el presente o en el futuro, una ventaja que no será bendición para otros".

"Hay que bendecir el pasado, no maldecirlo. Lo que fue pecado e injusticia, no se asusten con esto que digo, también necesita ser bendecido con el perdón, el arrepentimiento y la reparación", sostuvo delante de la multitud que se congregó frente a la Plaza de Mayo, incluido el jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman.

Tras afirmar que "el diálogo institucional es quizás uno de nuestros defectos", el purpurado porteño volvió a hablar de "sobrantes" en la Argentina cuando una persona empobrecida y en estado de ebriedad interrumpió a los gritos su reflexión.

"No teman. Es uno más de los marginados, excluidos, sobrantes, a los que debemos incluir en la sociedad", sentenció.

Minutos antes de comenzar la misa, Bergoglio se dirigió a la intersección de Avenida de Mayo y Piedras, donde dirigió un mensaje a los jóvenes que desde la mañana marcharon desde cuatro puntos de la ciudad recogiendo las intenciones de la gente, previo paso por la Plaza de la Memoria, en Once, donde se recuerda a las víctimas de la tragedia de Cromañón.

"Mientras algunos por ahí estaban reunidos para ver como pueden hacer para tener más dinero, más poder, o más influencias; ustedes estaban diciendo que el amor es servicio y que lo único que vale es vivir para los demás. Lo que ustedes estaban gritando con su modo de ser, es que el que no vive para servir no sirve para vivir, porque estamos cansados de gente que no sirva para vivir", dijo el primado a la marcha juvenil.

Bergoglio renovó la consagración de la ciudad y de la arquidiócesis de Buenos Aires a Nuestra Señora de Luján, para luego encabezar la tradicional procesión con el Santísimo Sacramento alrededor de la Plaza de Mayo.

La custodia que guarda la hostia fue llevada por un grupo de jóvenes, seguida por la Archicofradía del Santísimo Sacramento, los abanderados de los colegios católicos, los seminaristas porteños, los jóvenes y el resto de la feligresía presente.

La pública expresión de fe, que este año llevó por lema "Soy la vida", culminó con la multitud entonando el Himno Nacional Argentino y el cardenal Bergoglio impartiendo la bendición eucarística.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.