CONTRATAPA › ARTE DE ULTIMAR

SINTOMAS de una decadencia anunciada

 Por Juan Sasturain

Aunque se trate en apariencia de un tema menor, no pertinente para muchos ni siquiera como cuestión; aunque me exponga al ridículo de la desmesura, voy a ser obviamente apocalíptico: creo (muchos creemos) que el fútbol argentino está en clara y acaso irreversible decadencia. Y me refiero, al decir fútbol, a lo único que me interesa: lo que pasa dentro de la cancha, el juego y los jugadores, no al contexto/los contextos de todo tipo. Para gran parte de los futboleros –a los que nos gusta, nos interesa y nos importa el fútbol argentino (y el fútbol en general)– la sensación generalizada es que estamos mal y que –dadas las condiciones imperantes de todo tipo– seguiremos empeorando. Y da pena, da lástima y da bronca. Es ese orden.

Algunas precisiones: “Estar mal” quiere decir –en primer lugar– que se juega mal, feo; que el índice de calidad (aptitud técnica y táctica) individual de los jugadores y de los equipos es cada vez más bajo; que la mayoría de los partidos (en tanto espectáculos) son horribles, incluso desagradables en términos de estética del juego.

“Estar mal” significa, además, en segundo lugar –y como resultado de lo anterior– que el fútbol argentino, confrontando con otros, cada vez obtiene menos resultados positivos. La mayoría de los equipos (selecciones o de club) que nos representan en copas y torneos internacionales, a todos los niveles, cada vez ganan menos partidos y habitualmente juegan peor que los ocasionales rivales de cualquier región futbolera del mundo. Creer (aceptar) o reventar.

Hasta acá, entonces: Jugar cada vez peor y ganar cada vez menos son síntomas de que estamos mal.

Pero “estar mal” significa, en tercer lugar, que hay sin duda causas sólidas –más o menos ostensibles y flagrantes– que hacen que afloren esos tristes síntomas: y esas causas, inmediatas y mediatas, encadenadas, deberían ser el motivo de análisis primero y de acciones después, para –en lo posible, si es posible y desde donde se pueda y quiera– revertirlas. Pero para eso tendríamos que dejar de hacer lo que nos gusta: hablar de fútbol (como hablar de libros, como hablar de música, de cine, de mujeres o de morfi) y empezar a hablar de todo aquello de lo que el fútbol es dolorosa/gozosa parte. Dura, necesaria y otra tarea. Mientras tanto –como dice el (buen) programa–, hablemos de fútbol. Y de los síntomas de nuestra decadencia futbolera.

Este fin de semana, la última fecha del torneo local y algunas otras referencias nos dieron numerosos ejemplos al respecto. Vamos a desarrollar uno y enunciar otros tres, a cuenta de mayor cantidad.

En principio, el síntoma de enfermedad más alarmante es el que menos registro periodístico tuvo, la derrota 3-0 del Sub 17 –“dirigido” insólitamente por el “Mago” Garré– en el Mundial de México ante Francia –nos pasearon y nos hicieron precio– muestra una vez más, tras las últimas y decepcionantes producciones del Sub 20 y otras selecciones menores, que los juveniles que en otro momento fueron motivo de esperanza y serena convicción de que “el semillero” seguía ahí, ya no son lo que solían. Desde hace rato. Y no por su culpa (pobres pibes) por supuesto.

La verdad es que –pareciera– en el fútbol argentino “aparecen” cada vez menos jugadores en el sentido literal: que sepan “jugar”, no meramente “competir” y “trabajar”. No hay mayoritariamente riqueza técnica, aptitud en el manejo de la pelota y vocación por su cuidado y administración colectiva. Para no hablar de las excepciones que solían caracterizarnos: no hay “diferentes”, no hay habilidad. Sólo esbozos de prolija disciplina táctica, seudo “oficio” y mañas mal aprendidas, nada más. Y del medio para atrás, claro. Cada vez más, nuestros seleccionados juveniles parecen –ante cualquier rival: sudamericano, africano o europeo de primera– empeñosos austríacos, polacos o anodinos luxemburgueses. Quiero decir, con todo respeto: equipos europeos de segunda, tercera línea, no enriquecidos por la explosiva inmigración negra que ha traído la globalización a los países occidentales abiertos, como Inglaterra y Francia sobre todo, y que “los salva” por ahora de su anémica producción genuina, local, de jugadores.

En el partido con Francia –ellos, con inmensa mayoría de jugadores hijos/nietos de inmigrantes coloniales o afines– la diferencia física, mental y de aptitud fue abismal: un ejemplo del fútbol que viene y del que nosotros estamos –desde ya– excluidos. En este momento no tenemos ni (clubes con) plata para bancar un desarrollo autónomo ni (jugadores) negros para mejorar los planteles nacionales. Cuestiones de economía globalizada y de geopolítica, que le dicen. Pero además, de criterio.

Quiero decir: si, por lo visto, estos empeñosos pibes son los mejores de su generación tenemos un problema. Y si se supone que no pueden jugar de otra manera que como lo hacen, con otros conceptos del juego asociado, tenemos otro problema. Me gusta y quiero pensar que no es así: que éstos son los pibes que los sospechados (por mezquinos) seleccionadores (Garré, antes Perazzo, antes...) consideran que son los más aptos de acuerdo con “su” criterio de cómo debe jugarse; y que es cierta concepción mezquina del juego que “baja” de la conducción la que limita las posibilidades de jugar mejor a éstos u otros pibes. Es decir: en los juveniles, en las inferiores, se ven con mayor claridad que en ninguna otra parte o segmento recortado del fútbol argentino los síntomas mediatos de su enfermedad (que puede ser terminal): el resultadismo, etapa superior del capitalismo futbolero dependiente.

Así, otros síntomas flagrantes de nuestro inocultable deterioro futbolero, rastreables en este final de campeonato más histérico que histórico, han sido: el protagonismo casi excluyente de los entrenadores en detrimento de los jugadores; el desprecio por la posesión de la pelota y –alevosa evidencia– la dificultad de los equipos para ganar de local. Todos tienen una misma raíz.

Por ejemplo, en la Argentina no se sabe atacar porque se prioriza el “trabajo” defensivo, el “orden táctico”, la “disciplina” en la marca, la “concentración” y otros eufemismos que enmascaran la mezquindad de los que necesitan (desde el banco) destruir a los que crean, anulándolos si están enfrente, subestimándolos si los tienen a disposición. Se cree que gana el que “comete menos errores”, como si el fútbol fuera una ciencia exacta y no un juego creativo en el que caben y definen la imaginación, la destreza y campea el azar. Y para jugar hay que tener la pelota. Poner siempre más “recuperadores” que “creadores” en el mediocampo implica, en lógica elemental, que se supone que es el otro y no yo el que tiene la pelota... La dirección técnica se parece, así, cada vez más a la jefatura de marketing o de personal que a la conducción musical o teatral, que de eso se trata.

Ultimas salvedades: una, que el campeonato haya resultado apasionante y emotivo –incluso interesante– no invalida ninguna de las afirmaciones anteriores. También una pelea entre dos nobles paquetes que se cagan a trompadas y no se sabe quién noqueará a quién puede apasionar y ser una malísima pelea. En este sentido, gran parte del periodismo especializado soslaya la referencia a la calidad del juego (partidos habitualmente espantosos) para poner el énfasis en factores externos a lo que sucede en la cancha. Tiene que ver –creo– con la conversión paulatina del fútbol en lo que es hoy para la mayoría de nosotros: un programa televisivo monstruoso, con todas sus implicaciones comerciales. Un asco, quiero decir.

Otra: la Selección argentina actual y su técnico, el Checho Batista, parecen marchar, por suerte, a contrapelo de toda esta mayoritaria tendencia enferma y decadente. La Selección, le vaya como le vaya en la Copa América, se propone jugar con la pelota, juntar a los más aptos, buscar la asociación solidaria y priorizar el buen juego y las buenas artes.

En este sentido, podemos decir que –saludablemente– no nos representa en lo que somos hoy.

La seguiremos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CONTRATAPA
 indice
  • ARTE DE ULTIMAR
    SINTOMAS de una decadencia anunciada
    Por Juan Sasturain

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.