EL PAIS › ENTREVISTA CON MARTIN SABBATELLA SOBRE SUS COINCIDENCIAS NACIONALES Y DIFERENCIAS PROVINCIALES CON EL FPV

“Hay que construir una alternativa”

El candidato a gobernador bonaerense dice que Scioli tiene “una perspectiva más conservadora que no permite avanzar en la transformación que necesita la provincia”. Pero destaca que “la principal diferencia es con Francisco de Narváez”.

 Por Julián Bruschtein

“El acuerdo con el Frente para la Victoria nos permite expresar las coincidencias nacionales y las diferencias provinciales”, aseguró a Página/12 Martín Sabbatella, diputado y candidato a gobernador bonaerense por Nuevo Encuentro. La semana pasada, después de intensas reuniones en la Casa Rosada, selló una alianza con el kirchnerismo por la que sus diputados irán en la lista del FpV a nivel nacional, pero en provincia presentará candidatos propios, con él a la cabeza y “colgado” de la boleta presidencial del oficialismo.

–¿En qué consiste el acuerdo al que llegó con el kirchnerismo?

–Estamos muy contentos porque la ingeniería electoral que acordamos nos permite expresar las coincidencias nacionales y las diferencias provinciales. Por eso, la boleta va a tener seis cuerpos: en las categorías nacionales el Nuevo Encuentro va con el Frente para la Victoria y en las provinciales tenemos nuestra propia propuesta, candidatos propios a gobernador, a legisladores provinciales, a intendentes y concejales. Porque es ahí donde tenemos claras diferencias con lo que expresa la propuesta oficial en la provincia. El acuerdo nos permite dejar en claro la decisión de poner el cuerpo con fuerza al rumbo que lleva la Nación, y al mismo tiempo expresa el convencimiento de que hay que construir una alternativa en la provincia para poner en sintonía el territorio bonaerense con los grandes debates nacionales.

–Desde un primer momento su espacio político planteó diferencias con la política del gobernador Daniel Scioli. ¿Puede precisar algún punto de discrepancia?

–Tenemos una mirada crítica hacia la construcción política provincial y su gobierno partiendo de que se trata de una perspectiva más conservadora que no permite avanzar en las transformaciones que necesita la provincia. Esto genera una tendencia a administrar la realidad y no a construir una gobernabilidad que rompa el molde como sí pasa en términos nacionales. Además, está sostenida sobre una estructura en donde en muchos municipios sucede lo mismo. Por eso somos críticos y tenemos una mirada distinta. Aclaremos que la principal diferencia es con Francisco de Narváez, que está en los antípodas de nuestro pensamiento. Es la versión más acabada de esa derecha que junto con el barco opositor hegemonizado por un pensamiento conservador propone retroceder con las recetas que ya fracasaron. De Narváez propone un país para pocos básicamente porque pertenece a esos pocos, es justamente la expresión de la pata empresarial del menemismo y ahora es la derecha atendida por sus propios dueños.

–¿Qué opina de los sectores de la oposición que se presentan como progresistas?

–Ver a Ricardo Alfonsín y a De Narváez juntos queriendo explicarle a la gente que eso es un frente progresista parece casi un chiste. No se es ni progresista, ni de izquierda, ni nacional y popular porque uno se autodefina. Los intereses que representa uno en el momento histórico político en que le toca actuar son los que te definen políticamente. El lugar en términos políticos ideológicos que expresa la oposición está a la derecha del sistema político argentino. Hoy, con el proceso político que viven la región y el país, es difícil que alguien diga en nombre de una fuerza progresista que no hay que poner el cuerpo para defender este rumbo. Por lo que se hizo y por lo que falta, es difícil que el que se dice progresista diga que lo que se vive es más de lo mismo.

–Volviendo a la lista. Van a compartir la boleta con el Partido Justicialista, algo que en otro momento parecía impensable...

–Un acuerdo implica el punto de equilibrio de las posiciones que se han planteado. La diversidad es una de las características del actual proceso político. Rompe la frontera de los partidos y convoca e interpela a muchos hombres y mujeres de distintas tradiciones políticas. Que en la lista nacional haya candidatos de distintas expresiones habla de un dato de la realidad, lo que no significa que esto licue las diferencias, ni que las niegue. Diferencias, matices y debates que es absolutamente necesario dar al calor de este momento político. El kirchnerismo inaugura en el 2003 esta posibilidad de debatir e impacta en todas las estructuras políticas.

–Aun así va a presentar candidatos a intendentes en casi toda la provincia...

–Hay lugares donde tenemos profundas diferencias, hay municipios donde hay mayor sintonía. Pero en casi todos los casos coincidimos en el debate más importante que es el prioritario, que es la continuidad del proyecto nacional y esto lo expresa Cristina. Porque más allá de que presentarse a la reelección es una decisión que tiene que tomar ella, no tenemos duda de que Cristina debe ser la candidata.

Compartir: 

Twitter
 

“Ver a Alfonsín y De Narváez queriendo explicar que son un frente progresista parece casi un chiste.”
Imagen: Martín Acosta
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared